Loader
Contra el ajuste y la represión
184
post-template-default,single,single-post,postid-184,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Por Micaela Petrarca,
Fotografía por Santiago Carrillo

Organizaciones de izquierda marcharon hoy por la tarde a Plaza de Mayo en reclamo de un bono de fin de año por 5 mil pesos. Además, la movilización adquirió gran masividad en repudio a la represión efectuada por la Gendarmería a los trabajadores de Cresta Roja, en Ezeiza.

La concentración comenzó a las 16.30 en la intersección de las avenidas 9 de Julio y Belgrano y culminó frente a la Casa Rosada. Estuvieron presentes la Unión Ferroviaria (Línea Sarmiento), delegaciones del gremio de la alimentación (PepsiCo, Mondelez y Stani) Sindicato de Aceiteros de Capital, trabajadores de la Línea 60, las seccionales opositoras de los SUTEBA y el Frente de Izquierda y los Trabajadores, entre otros.

El Presidente Mauricio Macri anunció ayer en conferencia de prensa que el Gobierno no está en condiciones de pagar el habitual bono navideño “por la situación heredada”. Desligándose, afirmó que en el sector privado serán ellos quien resuelva la cuestión y, por último, anunció un aporte de 400 pesos para los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo.

Esta negativa del oficialismo fue la que motivó la toma de las calles en exigencia de que el bono contributivo sea de 5 mil pesos y para todos los trabajadores. Estas medidas son las que los sectores de izquierda consideran como el ajuste y las que rechazan rotundamente.

A su vez, se levantaron consignas en solidaridad con los trabajadores de la avícola Cresta Roja que fueron reprimidos por la Gendarmería hoy al mediodía. La protesta de los empleados radica en la demanda del pago de los salarios atrasados y la continuidad de la empresa, que hoy se declaró en quiebra. La medida de fuerza comenzó el miércoles pasado con el corte de la autopista Riccheri.

 Según Página12, el delegado gremial Cristián Villalba dijo que el Gobierno les permitía continuar con el corte mientras que dejaran liberados dos carriles, pero hoy tuvieron cinco minutos para liberar la autopista por orden de Macri. En este sentido, frente a una brutal represión, la Vicepresidenta Gabriela Michetti afirmó en rueda de prensa en Casa de Gobierno: “Si se vuelve a cortar una ruta, actuaremos de la misma manera”.

En el escenario central de Plaza de Mayo uno de los oradores fue Ezequiel Roldán, delegado gremial del Sindicato de Aceiteros de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, quien les dejó en claro a los “compañeros” de Cresta Roja que “por más que nos repriman no nos vamos a callar”.

 En referencia a la concentración dijo: “Nuestra dignidad no vale 400 pesos” y aseguró que ya no alcanza con parar la fábrica ni la productividad. “Hay que movilizarse y hacerle saber al Gobierno que hay un cuadro unido que se no se dejará vencer”, remató.
 También estuvo presente el el candidato a Presidente por el Frente de Izquierda, Nicolás Del Caño, quien actualmente es Diputado Nacional por Mendoza (por el Partido de los Trabajadores Socialistas).

-En la actualidad, el kirchnerismo tiene una situación favorable para posicionarse como oposición al Gobierno de Macri. Entonces, ¿Qué accionar utilizará la izquierda para posicionarse como una fuerte oposición, frente al ajuste inminente denunciado en su campaña, tanto de Daniel Scioli como Mauricio Macri?

-Nosotros vamos a confluir con todos los sectores que luchen contra el ajuste que lleva adelante Macri y desenmascaremos lo que se vio en esta movilización. Muchas organizaciones kirchneristas que iban a participar se bajaron luego de que el Presidente anunció el aporte de 400 pesos para quienes reciben la Asignación Universal por Hijo.

El ajuste va a ser duro y habrá represión, como se vio con los trabajadores de Cresta Rojal, y para resistir la izquierda estará firme. Nosotros vamos a convocar a luchar contra el ajuste a sindicatos que se identifiquen con el kirchnerismo, así como nosotros nos movilizamos con nuestras propias banderas por los paros llamados por Luis Barrionuevo y Hugo Moyano.

-Un tópico recurrente en la izquierda es la falta de unión. Sin embargo, hoy estuvieron varias organizaciones que no forman parte del Frente de Izquierda…

-Creo que es una perspectiva muy necesaria de los sectores clasistas y combativos para enfrentar el ajuste. Estamos en presencia de una discusión profunda de como avanzar en una alternativa anticapitalista.

-Aunque los períodos históricos nunca son iguales, se puede prever una situación similar a los años ’90 y al desenlace final de la crisis del 2001. En este sentido, ¿Qué balance haces de la militancia en la actualidad para la resistencia?

-La perspectiva para la militancia de izquierda es favorable en el sentido de que hemos tenido coherencia y consecuencia en nuestros actos, que eso hace que haya amplios sectores que simpaticen con nosotros y que habrá diálogo en los lugares de estudio, trabajo y en los barrios. En el 2001 no solo se venía de la derrota de la dictadura, sino también de los ’90. Aunque la izquierda en aquel entonces estaba muy debilitada, lo que se vivió quedó como enseñanza, y el sentimiento igualitarista de ese momento tuvo que ser una constante en el discurso del kirchnerismo para sostener su gobierno y reconfigurar las instituciones capitalistas.

No Comments

Post A Comment