Loader
“Una canción con cosas para ver” – “Querubines”
2605
post-template-default,single,single-post,postid-2605,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

“Una canción con cosas para ver” – “Querubines”

Recomendación teatral por  Colibrí Revista

Sobre la calle Lavalleja, con altura  960 y en el corazón de Villa Crespo, se asoma  Espacio Sísmico, un teatro independiente que los domingos a las 20 horas, abre sus puertas para presentar  Querubines.

   La expectativa es alta y la ansiedad porque empiece es aún más grande. El escenario nos recibe con una escenografía compuesta mayoritariamente por ruedas de bicicletas, la expectativa crece y nace al curiosidad.  De pronto, un proyector de diapositivas, una guitarra, y una serie de voces en armonía dan comienzo a la magia.

   Querubines fue construida colectivamente en dos años de esfuerzo, experimentación e investigación. La obra totaliza las ideas de un equipo de trabajo integrado por ocho personas, entre ellos: dirección, elenco, técnicos de sonido, iluminación, escenografía y asistentes.

_mg_4828

“La palabra desde la que partimos fue `música´”, nos cuenta nostálgico  Mariano Agnone, el director, quien musicaliza en vivo con una guitarra eléctrica la totalidad de la obra.  La segunda palabra fue “amnesia”, y la tercera, “grabación”. Y es,  justamente, en una especie de estudio de grabación donde la historia transcurre. Ambientado en un escenario que simula el comportamiento de una máquina de cinta abierta, un coro de dos niños cantores, guiados por una excéntrica jefa y su malevo asistente,  trabajan en la grabación de una sinfonía, curiosamente relacionada con el bombardeo a plaza de mayo del 55´.

   Charo, una travesti viuda de un ingeniero de sonido, se obsesiona con esta grabación y junto a Boris, su asistente y amante,  deciden  convertir en castratis a los niños Di Pietri y Mancuso y, así, conservar su voz angelical. Di Pietri y Mancuso, entonces, comienzan una lucha entre ellos y hacia sus superiores para evitar toda medida de limpieza de sus cuerdas vocales. La operación desata un confuso juego de identidades y de traición.

_MG_2720

Ramiro Garzón e Iván Díaz Benítez

   El trabajo, pensado y producido de forma cooperativa, elige hacer énfasis en el diseño lumínico y sonoro -los principales creadores de ese mundo fantástico- y la estrategia ambienta el estudio de grabación que le da vida a la historia de los cuatro únicos e impecables personajes.

   Una obra que discute y reinventa el rol del medio y de la “máquina escénica”, que contiene seres, música, arte, etc.  Bajo la premisa de que lo que caracteriza –y diferencia- a la obra no es el tema en sí, sino la estrategia técnica utilizada, Carla Abelando, una de las protagonistas, nos dice: “Lo que tiene el teatro de maravilloso es que es una combinación de todas las artes. Incluye lo rítmico, lo fotográfico, lo musical, lo plástico, y esa fue nuestra búsqueda prioritaria”. En la misma línea, Ramiro Garzón, tambièn parte del elenco,  opina que el teatro es un encuentro, donde los actores son conscientes del público como el público de los actores, conectados por las miradas. Iván Díaz Benítez, por su parte, añade que ese encuentro se hace también para cumplir el sueño de muchos de salir un poco de la realidad y del mundo conocido.

_MG_2764

Carla Abelando

El resultado final de esta creación es un juego de palabras:  una operación musical sobre una cinta abierta, que refiere a aquel junio del 55´, el cual fue una operación criminal sobre una Ciudad Abierta.

“Parece una obra de teatro, pero no lo es, es una canción con cosas para ver”, concluye el director.

Ficha técnico-artística

Actúan: Carla Abelando, Iván Díaz Benítez, Ramiro Garzón, Julieta Tramanzoli               Músicos: Mariano Agnone                                                                                                         Escenografía: Guille Papasso Lamerata, Julieta Ruz                                                               Iluminación: Josefina Cristiani, Guille Papasso Lamerata, Alejandro Diego Politi, Federico Vecchio                                                                                                                                        Edición de sonido: Zarto                                                                                                         Dirección: Mariano Agnone                                                                                                       Entrada: $ 100,00 – Domingo – 20:15 hs

No Comments

Post A Comment