Revista Colibri | Pareja de tres : “La idea es romper con los estereotipos”
3192
post-template-default,single,single-post,postid-3192,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Pareja de tres : “La idea es romper con los estereotipos”

Entrevista a la obra “Pareja de tres” de Ernesto Lopez y Lucas Perna Gutierrez.         Por Alma González y  Carla Peverelli

Para la cena de reconciliación organizada por sus padres, Tomás trae a casa a su pareja: una chica… y un chico. La noche saldrá como nadie lo esperaba.
¿Se puede querer a dos personas al mismo tiempo? ¿Es posible llevar así una vida “normal”? ¿Cuál es el riesgo de desafiar lo establecido?

¿Cómo nace la idea de “Pareja de tres”?

Lucas  (Tomás) : La idea surge a partir de un guión de cortometraje que yo tenía escrito y a raíz de una  convocatoria de teatro que surgió en El Desguace se nos ocurrió pensarlo en otro formato. La historia transcurría en un solo espacio, con personajes fuertes y entre ellos había un contraste interesante. Y ahí fue que le dije a Ernesto, con quien estudiamos y trabajamos juntos, de desmenuzar lo que ya había y transformarlo en algo nuevo, en este caso algo teatral.

¿Cómo se organizaron para financiar y llevar a cabo la obra?

Ernesto: El teatro El Desguace abrió una convocatoria para proyectos de obra en la que pedía un guión, un elenco y demás. Y al ganador le cedía en su espacio ensayos libres y doce funciones garantizadas en las que lo que tenemos que pagar nosotros es solamente un porcentaje de las entradas, ósea que pudimos librarnos de ese peso inicial que muchas veces tiene la programación del teatro, que es: conseguir una sala para ensayar, conseguir plata para la sala, capaz convocar actores, conseguir subsidios… bueno, Luis Tenewicki, (quien interpreta el personaje de Arturo) que tiene mucha trayectoria teatral como actor y director, sabe todo lo que es el laburo previo. Se te va toda la energía en eso! Y el desguace nos dio todo eso y nos permitió además decir: “tenemos esta fecha que es ahora” y  a partir de ahí los convocamos a los actores ya con todo armado, con un objetivo concreto y con una dinámica a la que estamos acostumbrados nosotros que venimos del cine. Hay una cosa de ritmo, de fechas límites y para nosotros, fue un montón de adrenalina y el equipo que nos acompañó de punta a punta. A Luis lo conocí cuando hicimos un cortometraje “El criado” y a Rosario, que hace el personaje de Sofía, la conoció Lucas cuando hizo su tesis.

Lucas: Sí, lo interesante es cómo un área va llevando a la otra indistintamente. Es otro tipo de entrega y otro tipo de laburo, pero se van vinculando. Es increíble la apertura que tiene este lugar (el desguace), que nos da todas las herramientas para dedicarnos directamente a lo que más nos gusta hacer, que es volcarnos a las cuestiones más artísticas.

Ernesto: Y no solo eso, además nos asesoraron en un montón de cosas. Dani, que es uno de los dueños de El Desguace, vio muchos ensayos y nos dio un montón de aportes re piolas. Lo mismo nuestro productor, Facundo, que nos brindó un aporte invaluable viniendo a los ensayos.

IMG-20170818-WA0007Foto: Melisa Aluen

Hablemos de la temática, ¿por qué les pareció importante poner en escena este tipo de vínculo?

Ernesto: Cuando surgió la oportunidad de éste concurso, el proyecto de Lucas me pareció súper atractivo porque hay una cuestión que, incluso cuando se habla de alternativas sexuales o de género, uno en general lo que termina viendo son historias románticas de dos personas. Por ejemplo, “Secreto en la montaña” es un romance homosexual pero que tiene toda esta carga romántica de que el amor es entre dos, que alguien sin el otro no puede estar y si hay un tercero siempre entra con celos. Y entonces ésta idea nos parecía muy copada para ir en contra de eso. Nos encantaba, en los ensayos, ver cómo se daba esta dinámica en la cual hay tres personas y si falta uno no es lo mismo. Inclusive fuimos explorando y preguntándonos: ¿Cómo es una pelea de pareja entre tres personas? ¿Cuánto tiempo le dedica al otro? ¿Qué pasa si uno siente que le presta más atención al otro? y todas esas cosas que surgen en una sociedad que está todo más armado para dos. Y fue lindo investigar cómo sería en este caso.

Lucas: Yo creo que al hablar de diversidad, de alguna manera suele suceder que a este tipo de vínculo se lo posicione como algo nuevo, “de moda” y  la idea era bajarlo y hacerlo  más palpable, y que el espectador se vaya con eso de que es algo que pasa y está buenísimo. No tratar estos temas de una forma tan solemne, sino traerlos a algo más cotidiano y que genere identificación.

¿Cómo se les ocurrió romper con el estereotipo del “trío” que suele ser de un hombre y dos mujeres?

Ernesto: Cuándo surgió la idea, se dio naturalmente.

Lucas: Claro, más que nada por el trasfondo de los personajes; la idea es que ellos eran amigos desde antes hasta que se dan cuenta, por una tercera, que ellos en realidad sienten otra cosa. Me pareció más que  interesante trabajar eso.

Ernesto: Aparte da a pequeños juegos que funcionan en un drama, como el malentendido de que uno llega con la chica, y después atrás llega otro pibe, ¿qué pasa con esa relación que es heterosexual y a la vez homosexual? Y aparte que, a los padres les dispara todos los prejuicios, no hubiese sido lo mismo que el hijo aparezca con dos chicas, donde la reacción del padre siendo machista hubiese sido  decirle “hijo de tigre!”. Por eso, nos pareció más interesante lo otro, aunque el personaje del padre tiene muchos matices, ya que por un lado le des-estructura todo que el hijo esté con un chico, en el fondo, cuando de golpe los ve juntos, ve que hay amor.

Lucas: La idea es romper con los estereotipos.

¿Cuál fue el trabajo de los actores en esa búsqueda?

Luis: Yo lo que me planteé desde la lectura del guión, es compartir la mirada del público. Mi personaje y el de mi esposa llevamos la mirada del público, nosotros vamos sorprendiéndonos juntos con los espectadores. Primero la pareja, después uno más. Entonces lo que intentamos asumir y transmitir es que paulatinamente los personajes fueron aceptando varias cosas en sesenta minutos, que es un tiempo comprimido, como corresponde a la ficción, pero hacemos un viaje que llevaría mucho más tiempo. Y siento que para generar una identificación, están los dos polos: el que no lo va a aceptar nunca y el que es más permisivo, que cuando los ve se da cuenta de que lo tienen está bien. Y funcionamos en ese sentido, polo negativo-polo positivo y nos vamos complementando… y un poco así fue como fuimos trabajando en los ensayos.

¿Qué conceptos tuvieron que de-construir para la obra?

Ernesto: Creo que hay ejes principales, que son las cuestiones que se tocan en la obra y que es lo que la hace interesante: uno es la de las alternativas sexuales. Otro que podría explicarlo con una frase de la obra  “todas las canciones de amor sólo son de dos”, que incluye todo esto del romanticismo, y se posiciona a tres personas en el ambiente swinger sin que haya posibilidad de que tengan otro tipo de relación.

¿Qué es lo que se quiere transmitir contraponiendo dos miradas tan diferentes sobre el poliamor?

Lucas: La obra, está bueno aclarar, no se trata sobre el poliamor sino sobre una “trieja”. Y es interesante trabajar eso de las díadas y las tríadas, las interrelaciones que se van dando durante la obra. Por un lado los padres, por otro lado los hijos, se da un momento entre el suegro y la chica. Y todo se va dando en simultaneidad, estamos casi toda la obra todos los personajes en escena, entonces quisimos jugar con eso de ver todas las interrelaciones in situ.

Ernesto: También está el hecho de que el conflicto está entre la responsabilidad y el amor que es otra cosa que es muy común en una pareja pero, en este caso, se da en una trieja. Y una de las cosas más lindas que nos pasó (entre gente que vino, y charlamos), es sobre la decisión que el personaje de Tomás tiene que tomar entre quedarse con sus padres o su pareja. Y es una tragedia, en cierto sentido, porque no hay una decisión correcta.

Luis: Hay otra cuestión que aparece en la obra, que no hemos mencionado, que es lo laboral y que de alguna manera se enlaza fuertemente con la pareja. Lo que pareciera inconcebible para los padres es un  trabajo formal en una pareja menos formal o más novedosa, o más desafiante a ciertas estructuras que están más vigentes pero creo también se está revisando todo el tiempo el concepto de pareja. Pero este concepto está fuertemente ligado con el mundo social y laboral, entonces abandonar la pareja lleva implícito abandonar el trabajo, atreverse a otras experiencias… Esto está muy en juego en la obra, demasiado, queda una situación abierta pero hay una decisión que va a tener que tomar el hijo.

12082017-_DSC0284.jpgFoto: Alma González para Colibrí Revista

Funciones:  Septiembre inclusive, sábados 20 hs. Teatro “El desague” (México 3694 )

Ficha técnico artística                                                                                                                 Dramaturgia:
Ernesto Lopez, Lucas Perna Gutierrez
Actúan:
Anna Mar (MIRIAM), Julian Merensztein (PABLO), Lucas Perna Gutierrez (TOMÁS), Rosario Ramos Isola (SOFIA), Luis Tenewicki (ARTURO)
Diseño gráfico:
Ariel Constantino
Co-producción:
Teatro El Desguace
Dirección:
Ernesto Lopez

Sin comentarios

Postear un comentario