Loader
Manifiesto disidente
4568
post-template-default,single,single-post,postid-4568,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Manifiesto disidente

Por Colibrí Revista

Disidencia: término con el cual se denomina a quienes se separan de la doctrina, creencia o conducta común.

La norma se nos impone desde que llegamos al mundo: por nacer dónde y cómo nacemos. Se impone unilateralmente cómo debemos ser, cómo debemos vivir, cómo debemos elegir, en qué debemos creer, como si todo se tratara de un deber o de una obligación. Somos lo que nos imponen que seamos o somos disidentes.

La disidencia rompe, enfrenta, pelea, problematiza. La disidencia incomoda, no cree en una realidad, no cabe en estructuras. La disidencia difiere de lo normal, de lo natural, de lo común.

Celebramos la disidencia porque creemos que enfrentarse al orden dominante, a la estructura impuesta, al qué hacer y al cómo hacer, es un acto de valentía y de revolución. Nos declaramos, por tanto, en rebeldía ante este sistema de muerte que se nos plantea como natural. No nos conformamos con una única realidad. Estamos en desacuerdo con el poder que nos imponen, nos rehusamos a seguir con las doctrinas impuestas social, cultural, sexual y políticamente.

Colibri Revista es disidente.

Lo somos en género: porque mientras la norma nos quiere en nuestras casas, oprimidas, cosificadas, en competencia y reproduciendo este sistema; nosotras nos organizamos. Somos mujeres feministas debatiendo cada teoría, modelo y práctica del patriarcado. Destruimos su opresión, nos corremos del lugar que nos asignó, alzamos la voz y empuñamos denuncias porque la lucha es juntas y en sororidad.

Somos disidentes en la comunicación: porque nuestro oficio no calla, no es cómplice, no sigue el ejemplo de las grandes estructuras, no negocia, no se acostumbra. Nuestra comunicación no vende, nuestra información transforma y empodera porque cuestiona, escucha, hace visible lo invisible, y problematiza.

Consideramos a nuestro arte disidente, porque es una herramienta que, citando a Bertolt Brecht, “no es un espejo para reflejar la realidad, sino un martillo para darle forma“.

Nuestra forma de trabajo horizontal y sin autoridad, es disidente. Somos mujeres organizadas en cooperativa.

Somos inadaptadas a este sistema capitalista y patriarcal, y en nuestra nueva temática “Disidencias” buscamos comunicar y visibilizar la disidencia en la calle, apropiándonos del espacio público, siendo parte de cada marcha, de cada grito de injusticia y desigualdad.

Mostramos la disidencia en las aulas, eligiendo profundizar y mejorar la escuela pública y no “cayendo” en ella.

Somos disidentes en nuestras camas expandiendo el propio deseo y  la elección de género, haciendo oídos sordos a la heteronorma.

La disidencia en la política, porque luchamos contra toda grieta y entendemos que la división binaria es un producto del capitalismo para fomentar la competencia y el comercio. Fomentamos  la disidencia en el capitalismo (reconociendo la lucha de los pueblos originarios) y la disidencia en la salud (valorando los aportes por fuera de la medicina occidental y hegemónica).

Practicaremos, viviremos, construiremos éstas y cualquier otra disidencia que incomode, que cuestione y que, fundamentalmente, transforme.

 

8 Comments

Post A Comment