Loader
Wi-fi gratis en el Subte de la Ciudad
6847
post-template-default,single,single-post,postid-6847,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Wi-fi gratis en el Subte de la Ciudad

En el subte de Buenos Aires, es necesario aceptar los términos y condiciones que se requieren para usar Internet gratis. El contrato para acceder a la señal solicita datos como: modelo de equipo, dirección IP, datos sobre su ubicación física geolocalizada, nombre, apellido, tipo y número de documento y/o CUIT y/o CUIL, género, dirección de mail, nacionalidad, contraseña, confirmación de contraseña, preguntas secretas, teléfonos, dirección y código postal, y estas condiciones no son consideradas por los usuarios a la hora de firmar.

Al firmar el contrato, se habilita que el usuario presta “su expresa conformidad para la utilización y difusión de sus datos e imágenes (foto y voz) por los medios publicitarios y de comunicación” que la empresa “SBASE y/o el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires disponga, sin restricciones”.

Valeria Milanés, directora de la Asociación por los Derechos Civiles (ADC) Digital, aseguró a medios periodísticos que la mayoría de la gente no los lee la letra chica de los contratos que firma y en este caso, son contratos de adhesión con terminología muy compleja, que no especifica para qué se van a usar los datos, durante cuánto tiempo y representa un abuso legal, por ejemplo, con la firma, “SBASE podrá establecer nuevas condiciones y/o modificaciones a cualquiera de las cláusulas contenidas en los presentes términos y condiciones y las políticas de privacidad sin necesidad de contar con la autorización del USUARIO”.

Además, la falta de conciencia de cómo entregamos nuestros datos es peligrosa teniendo en cuenta que, en el caso del wifi del subte,  los datos no terminan en una empresa privada sino en el Estado, que puede cruzar datos de todo tipo: “¿es realmente necesario saber el CUIT de una persona, para proveerle conexión a internet?”.

Abuso total

En el contrato figura que si al usuario le roban el celular y hacen alguna trastada, es responsable de las consecuencias, cualquiera que fueran: “El USUARIO responde por el uso correcto de la conexión, obligándose a evitar realizar cualquier tipo de acción que pueda dañar sistemas, equipos; servicios accesibles o sitios web, directa o indirectamente a través del Servicio y de acuerdo con las normas contenidas en el presente documento”.

Traducido en términos legales: “atribución de responsabilidad objetiva”. Independientemente de quién haya usado el aparato, (si le robaron el celular o usaron sus datos) el titular deberá pagar las consecuencias.

Para el Derecho, esto va en contra de uno de los llamados “Principios de Manila” que dice que para ser responsable de algo en internet debe haber una prueba concreta de que hiciste el daño, más allá de que seas el dueño de esa IP o de ese teléfono.

En Derecho, la atribución de responsabilidad es subjetiva: si existiese, el daño penal que generó haber usado mal el celular recaerá sobre la persona que lo uso (independientemente de quién sea el dueño).

El contrato indica genéricamente que “Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (SBASE) hará todo lo posible por garantizar la confidencialidad de la información personal solicitada”. Pero esto no es suficiente, porque si un delincuente accediese a esta base de datos, podría bien organizar crímenes. Es importante para los consumidores de este u cualquier otro servicio el informarse sobre los contratos y condiciones antes de aceptar usar el wifi del subte.

No Comments

Post A Comment