Revista Colibri | La lucha por la tierra a juicio
5622
post-template-default,single,single-post,postid-5622,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

La lucha por la tierra a juicio

Por Diego Gutierrez Pavón

El Estado chileno y el argentino borran sus fronteras para perseguir a quienes discuten la propiedad privada. Chile solicita la extradición del lonko Facundo Jones Huala en un juicio que pretende ser aleccionador.

A partir del 1 de agosto de 2017, luego de la desaparición de Santiago Maldonado por partes de las fuerzas de seguridad, recrudeció la estigmatización, la persecución y los prejuicios sobre todo aquello emparentado a lo mapuche. Sobre la base de la ignorancia y las ideologías que se siembran en ella, salieron a reflotar, incluso, debates y posiciones históricas que graficaban al mapuche como enemigo de la argentinidad desde supuestos tiempos inmemoriales. Le adjudicaron -volvieron a hacerlo- un odio a la patria argentina como parte de su ADN. Argumentos basados en el odio de clase, raza, creencia, identidad, existencia, volvieron a tener micrófono y horario central y así circularon todo tipo de acusaciones infundadas y descabelladas. Desde Isis, a las Farc, desde guerrilla a antipatrias. Así comenzó a circular a nivel mediático la existencia de la comunidad mapuche.

Además, se evidenció un tema central de la relación entre pueblos originarios y el Estado argentino, quizás la matriz del odio mencionado: la cuestión de la tierra y a quien le pertenece, sobre todo teniendo en cuenta la preexistencia de los pueblos, y se dejó aún más en evidencia que la lucha “legal” por la tierra borra las fronteras inventadas cuando hablamos de comunidades mapuches de un lado y otro de la Cordillera.

El sistema judicial argentino es más poderoso que cientos de gendarmes cuando quiere hacer sentir el peso de la ley puertas adentro, cuando quiere dejar en claro de quien son sus tierras. O a que apellidos pertenecen.

A tres meses del asesinato por la espalda del joven mapuche Rafael Nahuel cuando defendía su derecho a vivir en un territorio habitado por su comunidad ancestralmente, comenzó el segundo juicio por la extradición contra el lonko Facundo Jones Huala. La justicia chilena solicita que la argentina lo envíe encarcelado para ser juzgado por un incendio intencional en el predio Pisu Pisue, en la región de la Araucanía, a la altura de la ciudad de Neuquén, como parte de un atentado contra terratenientes.

Este es el segundo juicio, en el primero fue liberado luego de que la Corte Suprema comprobara que las declaraciones que lo imputaban habían sido obtenidas bajo tortura. Las acusaciones contra Jones Huala son una parte del ataque judicial contra todo aquello que venga a discutir la propiedad de la tierra.

En las atareadas horas previas al juicio Sonia Ivanoff, abogada de Jones Huala y su madre, Maria Isabel Jones Huala, dialogaron con Revista Colibrí.

– ¿Cuáles son las expectativas a nivel judicial?
Sonia Ivanoff: – Es un juicio totalmente atípico e irregular, porque es un juicio histórico en el cual se llama a una extradición a un miembro de un pueblo originario, donde participan ambos Estados que se formaron en un territorio ancestralmente habitado y es reivindicado por este pueblo. Este es el segundo juicio, que parte de una detención ilegal y arbitraria. Con todas las irregularidades que se han ido plateando, las perspectivas hacen que una ya tenga que el juez es una farsa. Vamos a ir a un escenario o a un como sí.
Maria Isabel Jones Huala: – No hay mucho para esperar, sería un segundo juicio por las mismas causas, desde el vamos no podemos esperar algo positivo porque ya están haciendo cosas ilegales. Este es un gobierno con una persecución política y con una violencia institucional, con un plan sistemático a todo el que se oponga a sus negociados. Lo que se está viviendo en la argentina no es solamente para el pueblo mapuche.

-¿Cómo puede influir la estigmatización hacia la comunidad mapuche en el terreno judicial?
S.I:- Por un lado hay estigmatización de los medios, pero yo creo que también hay un plan sistemático por parte del gobierno nacional de estigmatizar al pueblo mapuche y mantener preso al lonko Facundo Jones Huala. Es parte de este esquema y de este plan en el cual pretenden instalar al enemigo interno. Indudablemente que no existe el delito de ideología pero aquí hay una clara y evidente persecución política y hostigamiento.
Jones Huala:– Creo que es sabido porque se está haciendo esto, el por qué de la persecución… es una persecución política, un plan sistemático para permitir el extractivismo, la contaminación y la destrucción de la tierra. Están cercando cada vez más al pueblo, y con más razón a quienes somos mapuches, que somos quienes defendemos la tierra, que es nuestra madre, nuestra compañera. Es la que nos da la vida. Sabemos que vienen por todo. Quizás nos quieran aleccionar pero no se dan cuenta que oprimiendo a Facundo están oprimiendo al pueblo mapuche y que esto va a ser historia. Será lo que estudien mis nietos, mis bisnietos, el día de mañana en la historia de su propia argentina. Más allá de que van a tener que reconocer el genocidio en ambas repúblicas, tanto Chile como Argentina. Esa es otra parte que debe reconocer el gobierno, para que haya un dialogo, para que podamos llegar a dialogar en un futuro que espero que con el cambio de este gobierno en algún momento, se pueda llegar.

Sin comentarios

Postear un comentario