Revista Colibri | Huelga feminista 8M: en las calles y en las casas
5667
post-template-default,single,single-post,postid-5667,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

Huelga feminista 8M: en las calles y en las casas

Por Nicole Martin

Ustedes son las verdaderas hienas, que nos encantan con la blancura de sus pieles y cuando la locura nos ha puesto a su alcance, se abalanzan sobre nosotros. Ustedes son las traidoras a la Sabiduría, el impedimento de la Industria […] los impedimentos de la Virtud y los acosos que nos conducen hacia todos los vicios, la impiedad y la ruina. Ustedes son el Paraíso de los Necios, la Plaga del Sabio y el Gran Error de la Naturaleza.“-Walter Charleton, La matrona de Efeso, 1659

 

Mujeres e identidades disidentes de todo el planeta se manifiestan hoy a favor de la plena igualdad de derechos y condiciones de vida. Más de 150 países adhieren al paro de actividades en las calles y las casas, dado que la huelga no se limita al ámbito laboral, sino que se extiende a las actividades domésticas en denuncia de un trabajo no remunerado que es invisibilizado como naturalmente de las mujeres.

Primer Paro Internacional de Mujeres 8/3/2017 Foto: Rocío Brunero

La falta de medidas políticas contra las violencias hacia las mujeres, -y en el peor caso, los femicidios y la trata de personas- la brecha salarial, la falta femenina en altos puestos, la discriminación por la maternidad y la creciente feminización de la pobreza son algunas de las razones que motivan esta movilización. Además, la precarización, los ajustes y despidos.

“Exigimos que el Pacto de Estado contra las violencias machistas –por lo demás insuficiente– se dote de recursos y medios para el desarrollo de políticas reales y efectivas”, declaró la Comisión 8 de marzo en su manifiesto de la huelga, un documento elaborado por organizaciones del movimiento feminista de todo el país.

Uno de los motivos de la medida política es la lucha por los derechos de las identidades disidentes, en denuncia de la LGTBIfobia social, institucional y laboral. El manifiesto señala: “Nuestras edades son todas y nos sabemos lesbianas, trans, bisexuales, inter, queer, hetero. Somos las que no están, somos las asesinadas, somos las presas. Somos TODAS”.

“Si nosotras paramos, el mundo se para”

“Fue la unión de muchas mujeres en el mundo, la que consiguió grandes victorias para todas nosotras y nos trajo derechos que poseemos hoy”, declaró el manifiesto 8M. Así es como hoy, agrupaciones, colectivos, redes, gremios y ONGs marcharán en todo el mundo para hacer visible un reclamo global.

La desigualdad está en el centro del reclamo. Es por eso que en España se organizó una huelga laboral, de consumo, de cuidados y de educación. Italia, por su parte, centró su reclamo en el aspecto gremial, denunciando la mayoría masculina. Sólo para mencionar algunos países más, el paro se manifestará en Brasil, Canadá, Chile, Colombia, El Salvador, Francia, Guatemala, Honduras, Estados Unidos, Venezuela, México, Alemania, Polonia, Corea del Sur, Australia, Tailandia y Ucrania.

Con la sororidad como arma, las mujeres se manifiestan para evidenciar la lucha continua por los derechos de las niñas, adolescentes, mujeres e identidades disidentes. Y se recuerdan a las 146 trabajadoras textiles quemadas dentro de la fábrica Triangle en Nueva York mientras se manifestaban por mejores condiciones laborales. Aquellas eran jóvenes inmigrantes que pedían igualdad salarial, jornadas de diez horas y tiempos para amamantar.

Mapa Mundial del Paro Internacional de Mujeres 8M

 

“Eso que llaman amor es trabajo no remunerado”

“Reivindicamos que el trabajo de cuidados sea reconocido como un bien social de primer orden, y exigimos la redistribución de este tipo de tareas”, expuso el manifiesto. Y de esta problemática se desprende la frase de la gran Silvia Federici, teórica y militante feminista italiana. En su estudio, la intelectual definió al patriarcado como una institución larga pero no universal y desmintió la opresión “desde siempre” hacia las mujeres, siendo que en muchísimas comunidades, las mujeres tenían gran poder. El desarrollo del patriarcado como sistema de relaciones estructurado se fundó en el capitalismo, que se apropió y transformó los elementos de la relación patriarcal para explotarlos económicamente.

En este marco, la división sexual de trabajo juega un rol fundamental. No es posible pensar al patriarcado como un orden vigente en el capitalismo sin dividir las tareas de producción y cuidado entre los dos únicos géneros reconocidos. Siendo este sistema la primera estructura social que funda su riqueza y acumulación sobre el trabajo humano, conceptualizándose como riqueza material. En esta división, a las mujeres les tocaron las tareas domésticas y de cuidado, necesarias para que los varones puedan limitarse a producir en los lugares de empleo. Pero esta parte del trabajo es invisibilizado con una idea irónica: el amor. El capitalismo, explica Federici, ha deformado la idea del amor hasta convertirla en algo por lo que se limpia y se cocina, se plancha, se barre y se somete a asumir ciertas tareas como “naturales”, convirtiendo el rol de la mujer en el matrimonio en un tipo de empleo que no es valorado, mucho menos remunerado. Un trabajo considerado como el éxito de las mujeres durante muchas generaciones, condenadas con el estigma de “solteronas” de no ganar la competencia contra otras mujeres por un hombre al que atender. “Confunden amor con un servicio personal”, afirma la autora italiana.

Con la creación de la división sexual de trabajo, además, se crea una separación que rompe el frente unido de la lucha. “Es importante que los hombres comprendan que esa relación de poder los destruye a ellos también”, sostiene la escritora. Debe comprenderse que el rol que ocupa el hombre, el del patrón de la familia, colabora con el capital y refuerza su opresión con respecto a la dominación capitalista, además de profundizar la desunión entre hombres y mujeres, el mejor recurso de resistencia.

Foto: Rocío Brunero

#AbortoLegalYa

En Argentina se realiza el segundo paro masivo de mujeres bajo la consigna de #AbortoLegalYa, dada la iniciativa del Congreso para discutir la despenalización del aborto. El año pasado participaron 500 mil mujeres y este año se espera una convocatoria aun mayor, por lo que la Asamblea del 8M se organizó en medidas de seguridad que incluyó la difusión de instructivos con números de abogados e indicaciones en caso de detenciones, puestos sanitarios y servicios de agua potable, ambulancias, abogados, médicos y “observadores” que recorrerán todo el perímetro de la marcha en 22 puntos fijos y equipos móviles.

Sin comentarios

Postear un comentario