Revista Colibri | Aprender para no repetir
5846
post-template-default,single,single-post,postid-5846,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

Aprender para no repetir

 

El día que asesinaron a Carlos Fuentealba, el entonces gobierno provincial de Jorge Sobisch dejó en claro que cualquier docente que sale de las aulas a protestar es del bando enemigo. La demostración más evidente de su ideología llegó en forma de represión a quienes protestaban por mejores condiciones laborales y educativas, sobre la ruta 22 en Neuquén.  Y llegó en forma de asesinato.

El 4 de abril de 2007 el maestro Carlos Fuentealba recibía, a corta distancia, un proyectil de gas en su nuca. El  cabo primero José Darío Poblete fue el autor del disparo en medio de un clima de estigmatización hacia las maestras y los maestros.  La feroz represión fue el último paso de largos días en que se intentaba desarmar la organización de trabajadores de la educación. El gobierno  provincial se obstinaba en desalentar las protestas callejeras con cualquier recurso. Ya iban unas cuatro semanas de reclamos y ninguna respuesta del gobierno provincial.

Fuentealba tenía 41 años. Daba clases de química. Inmenso fue el dolor de sus estudiantes, sobre todo en aquellas escuelas de los barrios más pobres de la ciudad. Era docente pero entendía su docencia como trabajador organizado. Su lucha por la educación pública era en las aulas, pero también en las calles.

Sandra Rodríguez, su compañera y colega, escribía en una carta publicada en La Garganta Poderosa, hace un año: “Cómo no recordarlo, hoy y cada día, si para representar al amor no me dibujaba un corazón, sino una gota de agua. Técnico químico, afirmaba que ahí, en el agua, estaba el principio de todo. Imposible olvidarlo, al obrero de la construcción, al empleado de supermercado, al gran padre que fue o al hombre que encontró una herramienta ideológica y práctica en la docencia, abrazando la historia de Paulo Freire y su lucha por los oprimidos”.

 

Mural en homenaje a Carlos Fuentealba en Ushuaia

 

A pesar de que el autor del disparo fue condenado a cadena perpetua, el reclamo sigue siendo por los responsables políticos, quienes fueron absueltos. El poder judicial neuquino intentó resolver el caso dividiéndolo en dos partes, una para condenar a Poblete, y otra para juzgar a estos últimos, responsables del operativo. Pero esta segunda causa, Fuentealba II, fue cerrada y quedaron sobreseídos quince imputados, entre ellos, Sobish.

A once años de su asesinato, gremios docentes realizaron una jornada de lucha y en reclamo a la apertura de paritarias nacionales. Además, exigen una nueva Ley de Financiamiento Educativo y rechazan el “techo salarial” del 15% impuesto por el gobierno en las negociaciones. Los maestros levantaron como consigna que el día del maestro ya no es en septiembre, sino cada 4 de abril.

 

Imágenes de la marcha de antorchas del 04/04/17

Fotos: Facundo Jalil

Sin comentarios

Postear un comentario