Revista Colibri | Lo que una persona significa para otra
6012
post-template-default,single,single-post,postid-6012,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

Lo que una persona significa para otra

Por Julieta Belén Gallart Mongé

 

Calificación: 9/10

Título original: The End of the F***ing World. Año: 2017. País: Reino Unido. Directores: Jonathan Entwistle y Lucy Tcherniak. Temporadas1. Cantidad de episodios: 8. Duración de cada episodio: 20 minutos aproximadamente. Basado en: The End of the Fucking World, de Charles S. Forsman. Guion: Charlie Covell. Elenco: Jessica Barden, Alex Lawther, Gemma Whelan, Wunmi Mosaku, Steve Oram, Christine Bottomley, Navin Chowdhry y Barry Ward. Música: Graham Coxon. Producción: Channel 4. Distribución: Netflix. Género: comedia negra dramática.

 

Tener 17 años, sentir que nunca pudiste conectar con nadie y que estás rodeado de personas falsas que no te comprenden. Esas sensaciones son las que unen a James y Alyssa que, para salir de esa situación, deciden escaparse de sus casas y huir juntos a lo desconocido. Así comienza The End of the F***ing World, una serie británica distribuida por Netflix que a pesar de tener pocos capítulos puede desarrollar a la perfección los conflictos de la adolescencia, el autodescubrimiento y la magia del primer amor.

 

 

Alyssa (Jessica Bardem) y James (Alex Lawther) van al mismo colegio. Él desde hace años piensa que no puede sentir nada -ninguna emoción, ninguna sensación- y se considera a sí mismo un psicópata. Llegó a matar animales, pero ahora quiere saber cómo es asesinar a una persona. Ella es una chica impulsiva, que dice lo que piensa. Sintiéndose rechazada y acosada por la pareja de su madre -quien decide hacer la vista gorda-, ni bien conoce a James le propone escaparse e ir en busca de su padre biológico. Él acepta; cree que esta es su oportunidad para finalmente matar a alguien: a Alyssa. Toman el auto del padre de James y emprenden un viaje que estará cargado de situaciones graciosas pero también oscuras.

The End of the F***ing World desarrolla toda su historia a lo largo de ese viaje. Tiene todas las características de una road movie: los protagonistas se sumergen en una travesía que poco a poco les irá modificando su mirada del mundo y, sobre todo, de sí mismos. Pero la serie también tiene elementos del género coming of age: hay un crecimiento psicológico y moral de los personajes, que están atravesando el paso de la adolescencia a la adultez.

 

 

Durante el viaje, Alyssa y James se van conociendo, van creciendo en compañía y llegan a descubrir, tal como lo dice él, “lo que una persona significa para otra”. Emprendieron el viaje con distintos objetivos pero lo que finalmente harán es salvarse mutuamente. Porque, en definitiva, esta es una historia sobre el primer amor.

Quizás al principio sea difícil empatizar con Alyssa y James por su personalidad tan polarizada: ella es caprichosa y contestadora; él se considera un psicópata y la quiere asesinar. Sin embargo, si se tiene paciencia, con el correr de los capítulos se puede pasar de rechazarlos a amarlos. Y lo que se descubre es una serie increíble.

 

 

The End of the F***ing World tiene un guion con ingeniosos diálogos, una bella estética fotográfica, una increíble banda sonora de música indie y retro (recomendadísimo escucharla), y excelentes actuaciones de todo el reparto. Eso, sumado a que la serie tiene tan sólo ocho capítulos de 20 minutos, genera deseos de verla de un tirón.

Como la historia termina donde concluye la novela gráfica de Charles S. Forsman en la que está basada, habrá que esperar la confirmación de los productores y de los directores para saber si tendremos o no una segunda temporada.

 

Sin comentarios

Postear un comentario