Revista Colibri | Hipersomnia, la trata a través de las pesadillas
6226
post-template-default,single,single-post,postid-6226,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

Por Luz Rodríguez

 

Calificación: 8/10.

Título original: Hipersomnia. Año de estreno: 2017. Director: Gabriel Grieco. Duración: 90 minutos. Guion: Gabriel Grieco y Sebastián Rotstein. Elenco: Jimena Barón, Gerardo Romano, Sofía Gala, Nazareno Casero, Juan Pedro “Peter” Lanzani, Yamila Saud, Fabiana Cantilo, Vanesa González, Gustavo Garzón, Florencia Torrente, Candela Vetrano. Música: Diego Hensel. Género: terror psicológico. Distribución: Netflix.

 

Milena (Yamila Saud) es una chica que sueña con llegar al estrellato de la mano de la actuación. Pero una serie de sucesos conectados con los ensayos de la obra de Federico (Gerardo Romano), el director que la convoca, harán que ella se replantee la posibilidad de continuar en el proyecto. Secuestros, torturas, flashbacks y sueños lúcidos; vaivenes entre la realidad y la imaginación desembocan en una tortura mental. Un cóctel mortal para cualquiera que mezcle todos esos ingredientes.

 

 

Hipersomnia, una película argentina estrenada el año pasado (pero que hoy se puede ver en Netflix), esboza a la perfección el detrás de escena cotidiano de los tan comunes papelitos con fotos y teléfonos de chicas que vemos pegados en el centro de Buenos Aires -y aunque cueste creerlo, hay gente que aún no se percata de su existencia-. Con una estética gótica y penumbrosa, logra transmitir el aire sombrío de ese mundo. Atraviesa la temática social de algo que no nos es ajeno, por más que se intente mirar para el costado.

 

 

Cruda, visceral, pero de a ratos sutil, juega con los sentidos y deja sensaciones que te hacen querer taparte los ojos pero, a la vez, no dejar de mirar. Es atrapante y se esmera en ello, en mantener al espectador calculando y deseando saber “qué va a pasar ahora”.

 

Sin comentarios

Postear un comentario