Revista Colibri | “Marejada” – Vuelos de Emergencia
6163
post-template-default,single,single-post,postid-6163,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

“Marejada” – Vuelos de Emergencia

Por Marisol Cerrini

Fotografía por Gustavo Salamié

 

Sumergir en el pantano

la inercia del correr

Estancada la esperanza

se hace barro en el papel

Sabernos hasta las rodillas

entrenar el olfato

reconocer qué se muere

en temporada de Espanto

Dónde vamos a poner

tanto puño frustrado

Cómo seguir andando

con el horizonte hipotecado

Se nos hace un vacío

en la marcha cotidiana

Si hoy no nos encontramos

el cansancio ya nos gana

Un abrazo nos espera

donde crece el coraje

El deseo enardecido

no distingue entre ropajes

****

Nosotrxs, regades, delegad*s                                                              relegadas

Flores quizás, sin lluvia ni soles

Ya no gritamos,

                              fuimos calladas de raíz

                                                  Nacimos con los pies en la tierra

                                                                     

y la cabeza

un tanto más abajo

Uñas de barro, tanto escarbar y llorar

buscando algo                                                                                              sembrando vacíos

Nos creen dormidas, parecemos sonámbulas,

                                                                               pero

                                                                                        estamos

                                                                                                      vivas

Esperando, concientes de que nunca, de que lo mejor

                                                                               sería

                                                                                         cerrar los ojos

                                                                                                         y asentir

 

¿y a quién carajo le importa lo mejor?

                                                     Si ya somos lo peor

Sin qué perder

seguimos nadando hacia adentro

                          hacia el centro

Donde un sol incandescente

alimente

los sueños que nos queden

Nosotrxs

trazando grietas en el papel,

Desgarrando lo blanco

    abriendo ríos de sangre negra

                     surcando,

                                                           cincelando lo         real

 

Y quizás crear

sea

lo único que nos queda:

 

desafiar el infinito

 

Cuando la tirana realidad aprieta sus dos manos,

seguimos siendo libres si inventamos

Cantar y dejar ecos rebotando entre las paredes

gritar suavecito que estamos acá

 

Dibujar mundos más imperfectos

                          terribles

                          hermosos

 

Crear todo lo que no podemos:

***

Celebrar la vida en un beso.

 

Celebrar

La vida

En un beso

 

En medio del desconcierto

 

Insistir en el abrazo

 

Volver, una y otra vez, al      

                                                              ahorasiempreahora                              del encuentro

 

Potenciar nuestras presencias en

                                                                                                                        el toque

                                                                                                                        la mirada

                                                                                                                        la voz

Desnudar el grito,

                                    Desatar la piel.

 

Empoderarnos en el amor, para el amor.

 

Ejercer con plenitud el derecho a estar juntxs

           

     

Empatía                                                                          o indiferencia

                                   Deseo y política

 

Seamos movimiento, que la quietud es una farsa.

 

BIO: Desde que aprendí, siempre escribí junto al oleaje, que baila, suena y piensa. Investigo la experiencia perceptiva en el encuentro de danza y filosofía. En este momento está en gestación Mar, mi primer libro

Sin comentarios

Postear un comentario