Loader
El barrio de Flores celebró su semana y sus 212 años
7298
post-template-default,single,single-post,postid-7298,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

El barrio de Flores celebró su semana y sus 212 años

Recordar el aniversario de cada barrio, es recordar su historia y su identidad. En el año 2000, la Legislatura de la Ciudad sancionó la Ley porteña 408 y dispuso el 31 de mayo como el Día del barrio de Flores.

Durante una semana, les vecinos junto con instituciones como el Centro de Formación n°24, la Mutual Centro Social y Cultural Flores Sur, el Club Malvinas Argentinas, la murga Herederos de la Locura, el Centro Aguafuertes, la Asamblea de Flores, el Centro Cultural Roberto Arlt, Flores Solidario, e Integrantes de la Junta de Estudios Históricos de Flores, que nuclean la Red Cultural de la Comuna 7, decidieron celebrar la “Semana de Flores” y el cumpleaños número 212 de su barrio, haciéndose cargo de la organización. El ciclo comenzó el 25 de mayo y finalizó el 2 de junio con más de diez actividades en distintos horarios y lugares.

Se ofrecieron festivales al aire libre, ferias callejeras, espectáculos musicales, varietés culturales, un recorrido histórico e historias propias del barrio.  También hubo actividades en clubes de barrio y centros culturales. Se destacó la actividad realizada el 31 de mayo en el Centro Cultural Roberto Arlt con la presencia de integrantes de la Junta de Estudios Históricos de Flores.

Para los organizadores, la idea principal fue desarrollar los espacios propios donde el barrio“se encuentra, vive y sueña”, con el objetivo de reconstruir los lazos de solidaridad y los vínculos colectivos tan necesarios en estos tiempos.

La Semana de Flores ha sido recientemente declarada de Interés Cultural por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

Límites, nombre e historia del barrio

El barrio de flores está delimitado entre las calles Portela, Cuenca, Av. Gaona, Teniente General Donato Álvarez, Curapaligüe, Av. Directorio, Av. Carabobo, carril noreste de la Av. Carabobo (entre Saraza y Av. Eva Perón), Av. Carabobo, Av. Castañares, Curapaligüe, Presidente Camilo Torres y Tenorio, Av. Riestra, Agustín de Vedia, carril sureste de la Av. Gral. F. Fernández de la Cruz, carril noreste de la Av. Varela, Perito Moreno, carril noroeste de Castañares, Lacarra, línea media de la autopista Teniente Gral. L. Dellepiane. En total el barrio está constituido por 595 manzanas.

Su nombre, San José de Flores, es compuesto. El primero, San José, corresponde al patrono elegido para velar por la primera capilla del lugar; el segundo, es el apellido de Juan Diego Flores, quien invirtió gran parte de su cuantiosa fortuna en tierras que luego formarían el barrio.

Este lugar aglutinó a diversas comunidades de inmigrantes. Una de ellas y tal vez la mas grande, fue la judía, que ha crecido y desarrollado y no ha querido emigrar. Las nuevas generaciones aún siguen afincadas en el lugar, especialmente en la calle Avellaneda entre Nazca y Campana y sus adyacencias. También se establecieron fuertemente en el sur de Flores, construyendo un barrio de 200 casas, la comunidad arménica, dedicándose al calzado y a la construcción.

Inspiración cultural

El café Colón ubicado frente a la Plaza Flores, sobre la calle Artigas, fue concurrido por barras bravas y poetas, uno de ellos, fue César Vedani, autor del tango “Adiós muchachos”.  El centro de reunión elegido por los obreros y trabajadores para su distracción fue el Café de las Orquídeas, ubicado en Artigas y Yerbal. En ese mismo café, el escritor y vecino del barrio, Roberto Arlt, compuso gran parte de su famoso cuento “El Juguete Rabioso”. Otra confitería, La Perla de Flores, fue el lugar elegido por el artista Julio Cortázar para escribir “Lugar llamado Kindberg”.

No Comments

Post A Comment