Revista Colibri | Reivindicar el rouge y los brillos: Rocky Horror Picture Show
6439
post-template-default,single,single-post,postid-6439,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

Reivindicar el rouge y los brillos: Rocky Horror Picture Show

Por Luz Rodríguez

Puntuación: 7/10

Año: 1975. Duración: 1.40 horas. Dirección: Jim Sharman. Producción: Lou Adler, Michael White. Guión: Richard O’Brien, Jim Sharman. Música: Richard O’Brien, Richard Hartley. Fotografía: Peter Suschitzky. Reparto: Tim Curry, Susan Sarandon, Patricia Quinn, Nell Campbell, Richard O’Brien, Peter Hinwood, Barry Bostwick, Jonathan Adams.

 

Entre tantos estrenos y re-ediciones casi ni se piensa en ver películas “viejas” (con muchas comillas de por medio); el máximo al que se anima la media, a la hora ver clásicos, suelen ser los años noventa o hasta ochenta (y hasta ahí). Un clásico que vale ser reivindicado se escabulle hoy entre estos párrafos y es del año 1975: Rocky Horror Picture Show.

Hablar de identidad trans y del reconocimiento a la sexualidad, por fuera de nuestro aparato reproductor, suele ser difícil, incluso en estos tiempos que corren. ¿Por qué no hablar de una película que, además de reafirmarlos, propone una trama y una puesta musical movilizantes?

Rocky Horror Picture Show, basada en el musical homónimo, es una obra fílmica que pone sobre el tapete cuestiones que hasta nuestros días sobreviven como controversiales, prohibidas o incorrectas: el goce femenino, la homosexualidad y hasta el cuestionamiento a la fidelidad amorosa (por sólo nombrar un par).

En ella se conocerán las aventuras del Dr. Frank-N-Furter (encarnado por Tim Curry), un científico que logra crear un prototipo de Super Hombre con fines sexuales, y de Brad (Barry Bostwick) y Janet (una muy joven Susan Sarandon), una pareja muy conservadora que, recién comprometida, se encamina en la búsqueda de un viejo amigo de ambos y también ex profesor de química de sus años de secundaria, el Dr. Everett V. Scott (Jonathan Adams).

En medio de una noche tormentosa Brad y Janet toman el auto pensando en Scott, cuando de repente se ven obligados a parar el recorrido por un neumático que se les pincha; buscando ayuda terminan en el castillo del Dr. Frank y llegan justo a tiempo para una ceremonia organizada por el excéntrico científico.

Entre confusiones y preocupaciones, guitarras eléctricas rabiosas y canciones pegadizas, Furter será quien lance, con ayuda de sus también llamativos sirvientes, a Brad y Janet -sin que ellos se lo esperen- a divertirse y a despojarse de sus prejuicios y tabúes. Soy un travesti dulce exclama Furter con tanta seguridad y orgullo en la canción principal, que muy difícilmente uno la podrá ignorar.

 

Algunas curiosidades:
-Fue versionada en el año 2016 y cuenta con la participación de Tim Curry, quien interpretó originalmente al mismísimo Dr. Frank-N-Furter, pero esta vez en la piel del personaje del Dr. Scott.

-Patricia Quinn, quien interpreta al personaje de Magenta, es tía de Jonny Quinn, baterista de la banda de indie rock Snow Patrol.

-Richard O’Brien, autor de la obra musical sobre la que se basa el film, se desempeña en la actualidad como doblador de voz en la caricatura Phineas y Ferb.

Sin comentarios

Postear un comentario