Revista Colibri | A una memoria – “Vuelos de Emergencia”
6620
post-template-default,single,single-post,postid-6620,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

A una memoria – “Vuelos de Emergencia”

Por Nicolás Gambolini

Fotografía por Paula Colavitto 

 

Recordá
que solo sos una parte,
la vida continúa
el movimiento nunca frena,
A todo le llega el olvido
las formas son pasajeras
dentro del cuenco vació

Recordá
El deseo furioso
puede consumirte
como a una brasa, 
y la apatía alejarte
de cualquier exterior
de cualquier elección.

Recordá
Las grandes causas
atraen buitres,
si vas a levantarte en armas
no busques ocupar el trono
buscá hacerlo pedazos.

Recordá
Que no hay grandes iluminados
solo hay ciegos guiando ciegos
el mundo camina a tientas,
no confíes en cualquier palabra
aunque salga de tu propia boca.

Recordá
Todo gran concepto es una ilusión
todo concepto pequeño también,
no se puede escapar de lo arbitrario
solo se puede indagar
cada vez más adentro
y morir dejando una verdad a medias
para que dé a luz a la siguiente
y reduzca así 
la ignorancia infinita
unos centímetros menos
hacia la asíntota.

Recordá
No hay dios, no hay paraíso
no hay conciencia después de la muerte,
todos lo saben en el fondo,
todos miraron en el vacío
solo se puede elegir
enfrentarlo o vivir mintiéndose,
escapar de la muerte
es escapar de la vida.

Recordá
La codicia es una trampa
espejos de colores,
opulencia, fetiche, exceso
no empeñes la vida
en tu propio yugo, para llegar
a una vejez llena de afectos rotos
y miles de objetos inertes susurrando en tu oído.

Recordá
La explotación está allí afuera,
en la gente asesinada, los esclavos,
en los burdeles llenos de niñas,
las masas que trabajan agotadas,
los inmensos mataderos de ganado
y está también en tu estomago
en tus zapatillas,
en cada insulto al sufrimiento
propio y ajeno
en cada intento desesperado
de callar la angustia de
tus entrañas vejando el
cuerpo de alguien más.

Recordá
Que en vos
conviven las semillas
de todos los posibles vicios
y todas las posibles virtudes,
no siempre vas a ser sabio
vas a cometer errores
vas a conocer el arrepentimiento,
nadie está exento de oscuridad,
nadie está exento de luz.

Recordá
No te resumas en una imagen
la identidad es un tránsito,
tu vida es un río,
no te encadenes a sueños ajenos,
ni a tus propios caprichos,
los verdaderos anhelos no responden
a la dinámica mentirosa
del éxito o el fracaso,
observá tus emociones, 
algunas respuestas si existen
enterradas en lo profundo.

Recordá
Nunca dejes de sembrar
No pretendas ver los frutos
nunca vas a salvar al mundo
nunca va a ser en vano intentarlo,
esmerate en comprender a las personas,
comprenderte a vos,
reunirte para construir,
reunirte para frenar a quienes solo saben destruir,
no reniegues de los conflictos inevitables.

Nunca olvides
la historia de tu especie,
ni de todas las demás
nunca olvides al mundo, 
al agua que corre en cada respiro,
a todo lo no humano,
que define lo que somos,
el mundo nos compone y nos arroja
como a una melodía.

BIO:  Soy, músico y docente. Formo parte del Colectivo Cultural Victor Jara, y soy otra criatura viviente de este planeta.

Sin comentarios

Postear un comentario