Loader
Ajedrez – “Vuelos de Emergencia”
6733
post-template-default,single,single-post,postid-6733,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Ajedrez – “Vuelos de Emergencia”

Por Daniel Alvarez

A Pedro Torres

Hace dos fines de semanas me junté con un amigo a jugar unos partidos de ajedrez.

Mientras charlábamos, él se quedó un rato callado pensando en su jugada, con el mate amargo recién cebado en la mano; luego de unos cuarenta segundos movió una pieza diciéndome:

-Ya está; te toca.

Moví unos peones y él mirándome a los ojos me dijo:

-Qué loco, ¿te pusiste a pensar alguna vez que el problema de las naciones en tiempo de guerra se asemeja a este juego?

-Sí, hay una semejanza… ¿Por qué lo decís? -pregunté mientras tomaba el mate que me tocaba.

-Pregunto por preguntar –replicó- estaba pensando que los peones se mueven en nombre de los poderosos reyes.

-Sí, hay una semejanza, pero se dio a lo largo de la historia y el nacimiento del juego era recrear las guerras.

-Mirá, me acordé de una historia que me contó mi abuelo:

“… Resulta que en los tiempos de la guerra mundial, la mayoría de las naciones se asemejaba a un tablero de ajedrez; los reyes mandaban sus peones a la guerra, sino los encerraban en las torres, grandes cárceles. Otros se movían entre medio de los alfiles para poder salvar sus vidas alimentando a un sistema nefasto. Los que se escapaban para conseguir libertad eran reprimidos y perseguidos por policías en caballos…”.

Yo lo escuchaba con atención. El partido pasó a un segundo plano. En la pava se iba terminando el agua junto a los mates y él seguía con su relato.

“…Cierto día, un peón que estaba atrapado en la torre, logró escaparse y andando sin rumbos sobre el tablero encontró a una peona, hija abandonada de unos reyes, por tener ideas subversivas. A primera vista se enamoraron, pero fueron detenidos.

Los otros peones, al ver a la pareja atrapada, decidieron organizarse y atacar, sin importarles las consecuencias de llegar a ser detenidos. Por ese esfuerzo, en el día menos pensado derrocaron a los reyes con un gran jaque mate, librando a sus compañeros enamoradizos. A partir de esa gran embocada, consiguieron la revolución y por ende la libertad…”

Al finalizar la historia, realicé algunos comentarios sobre el relato y, cansados de jugar, guardamos el tablero y las piezas, pero al caer los reyes al piso, le dije: “…Todos los días tendrían que caer reyes…”, y en silencio afirmó con su mirada acompañada con un suave movimiento de cabeza.

BIO: Luis Daniel Álvarez nació en Andalgalá (Catamarca). Público los siguientes libros: “Pueblo y rebelión”, “Vuelo onírico”, “Sueños encajonados”, “Pájaros de aguardiente”. Publicó en  las siguientes antología: “Palabras dichas, Palabras escritas”, “La cueva” y “Tantanakuy: Pucara de las letras “. Colaboró con las revistas “La opinión”, “Molinos de letras”, “Horizonte literario”, “El viento” y “La  Ciruja”. Actualmente vive en la ciudad de San Luis.

Imagen: Marc Alexander

 

No Comments

Post A Comment