Loader
Poesía, pasión y videos de gatitos, sobre el teatro en el Barrio de Almagro
7560
post-template-default,single,single-post,postid-7560,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Poesía, pasión y videos de gatitos, sobre el teatro en el Barrio de Almagro

Por Maii Kisz

Si algo nos sobra en este último tiempo, es la capacidad para imaginar y crear un mundo de subjetividades sujetas al Click que linkea una ventana con otra
en la computadora. “Soy tu seguidora” se convierte en una performance realista que problematiza las relaciones sociales tras el florecimiento de la aldea global.

Con un guión propio de una velada poética y literaria que tiene a Francesca Giordano como única oradora y actriz, la historia presenta como hilo conductor el diario en el que una mujer toma notas de momentos de siete días de su vida.  El tema central de la escritura es el amor, sentimiento que se le presenta disfrazado en la idealización de un hombre al que no conoce más
que a través de sus posteos y Likes.

La intimidad y la comodidad proporcionada por el Estepario Teatro permite que quienes van a ver la obra se comprometa con la historia. El lugar, ubicado en Medrano al cuatrocientos, funciona hace cuatro años como una sala independiente que alberga diversas expresiones culturales en Capital Federal. Un espacio fundado por y para creadores, explican en su descripción de Facebook.

Esta vez, las palabras trascienden la idealización virtual para convertirse en arte y materializarse en el lugar elegido para que Daniela Regert, directora de la obra, pueda presentar el proyecto los sábados de agosto, septiembre y octubre a las 21:00 horas.

La puesta propone una pantalla como fondo, desde la cual Facebook irrumpe en escena como interlocutor constante preguntando: ¿Qué estás pensando?. Pero Daniela, desde su cuarto, solo se cuestiona si sus “amigos” virtuales estarán divirtiéndose en una fiesta a la que no la invitaron, pues no encuentra más explicación que esa para la ausencia de Likes en su último estado, el cual deja en la web cuarenta minutos y al ver que no hay reacciones, lo elimina.

La pantalla continúa a lo largo de la función siendo una ventana global desde la cual se vislumbran “memes”, Fotos de perfil y, como no podría ser de otra manera, videos de gatitos. Soy tu seguidora se puede considerar como una crítica al amor idealizado y a las relaciones sociales. “¿Por qué cuando me enamoro me vuelvo tan mala?”,  se pregunta la protagonista abriendo un nuevo hipervínculo en la obra: ¿Cómo se convive con la obsesión y la culpa?.

Algo fundamental: La obra está atravesada por un humor que no está vacío, afirma Daniela Regert, directora, ideadora y dramaturga de la obra y lo ejemplifica recordando a Nietzsche, cuando en su texto “El orígen de la tragedia” cuenta que el mejor momento para este tipo de teatro fue en el Siglo de Perícles, cuando la sociedad estaba mejor económicamente y mientras el sistema funciona y culmina: En cambio, cuando todo se está yendo a la mierda aparece la comedia. El humor es muy necesario y el teatro hace esos juegos de contraste. Sería insoportable ver una tragedia, porque ya la tragedia está afuera, en la realidad.

“Entré a la página del Partido Obrero y vi el video entero de como reprimían a los trabajadores de PepsiCo”, dice la Daniela protagonista de la obra. Tal castigo y sufrimiento debían ser suficiente, pero no. Quizás porque no hay un otro observándola, porque ¿De qué vale un Posteo si no hay quien lo reciba? ¿Para quién se escribe?  ¿Para quién se vive cuando eso se vuelve lo único?.”

La autora confirma haber trabajado tratando de incluir y mixturar lo intelectual y lo popular, la risa y lo patético, lo banal y lo profundo. Piensa que quizás sea eso lo que hace que el público se ría. En ese sentido, es que la obra que surgió como un escrito en un cuaderno anónimo para regalarle a otro director teatral. No deja de asimilarse a una sátira que toca lo más profundo
de los usuarios de, por lo menos, una de las tantas redes sociales existente.

Daniela y Fernando. ¿Cómo se conocieron? No sabemos. ¿Se conocieron? No podemos asegurarlo. ¿Ella lo conoce? Solo al Fernando que se armó gracias a diversos algoritmos que denotan posibles gustos y preferencias.

 

No Comments

Post A Comment