Loader
Zoo porteño, la privatización detrás del proyecto de sustentabilidad
7609
post-template-default,single,single-post,postid-7609,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Zoo porteño, la privatización detrás del proyecto de sustentabilidad

Por Daniela Garrido

Parece innovador, certero y progresista la idea de transformar el Jardín Zoólogico en un espacio verde libre de la clausura de las especies animales. A simple vista, disfrutar de la diferente fauna, acorralada en este tipo de espacios, parece haber cambiado. Ya no sentimos, como antes, el goce de pasear por el zoólogico, ¿significa un cambio de paradigma? Parece ser que el proyecto de convertir al Jardín Zoologico en un espacio natural que fomente proyectos de sustentabilidad y estudio de la misma, va de la mano con este cambio de pensamiento.

Pensarlo en estos términos alienta a “bancar” la propuesta, pero ¿qué hay detrás de este proyecto? ¿cómo se plantea llevar adelante?

El día miércoles 29 de agosto, se llevo a cabo, tras la aprobación de una primera lectura por la Legislatura Porteña, una audiencia pública,  que trató el expediente que autoriza el uso y la concesión de los espacios verdes y edilicios ubicados en el predio del Jardin Zoológico, el expediente N°3086-2017.

Si bien, se aprobó hacia fines de año del 2016, la Ley que fomenta la realización de un EcoParque N°5752, dejando de lado la propia explotación animal por parte del zoólogico, este proyecto nunca fue llevado a cabo, por más tentador que pudiera resultar. Si nunca fue realmente planificado a partir de sus objetivos, implementación de la enseñanza sustentable, interacción de los ciudadanos con la naturaleza, ¿qué intereses asoman detrás? Intereses privados.

El punto de la cuestión es que la instalación de este progre EcoParque no se llevaría a cabo sin el interés de privatizar edificios, como autorizó el Poder ejecutivo. Más de un 20% de la superficie del predio se verá afectada por la privatización, aunque haya sido nombrada como monumento histórico nacional al conjunto edilicio paisajístico, ambiental y artístico, conformado por el Jardín Zoológico.

En el período que duró la audiencia pública, en la calle Perú, se presentaron varias objeciones, debates y posturas contrarias a la realización de este proyecto, entendiendo que alberga una postura sumamente interesada hacia los sectores más favorecidos. Entre estos cuestionamientos, se puso en tela de juicio el cumplimiento de la Ley de Evaluación del impacto ambiental dentro de la creación del nuevo Espacio “verde y sustentable”. Se juzgó que haya fundamentos eficientes para autorizar la privatización del más del 20% de los espacios del predio y así se manifestó claramente la creencia de que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires tiene un interés meramente privatizador, sin la intención de utilizar recursos propios del Estado.

De esta manera, se juzga realmente el valor y el carácter de la Ley N°5752

Cualquier interés por avanzar rápidamente en la concreción de este espacio Verde por parte del Gobierno de la Ciudad y las empresas privadas, pasa por la necesidad de tener la propiedad de todos estos edificios cuanto antes. Desplazar a la fauna habitante del Jardín lo más rápido posible, es necesario para que la concesión se haga efectiva. Entonces, ¿cuál es realmente el objetivo del fin del jardín Zoológico? ¿qué hay detrás de un discurso ambiental tan propio de este Gobierno?

 

No Comments

Post A Comment