Loader
Rythm 0 – Marina Abramovic
7613
post-template-default,single,single-post,postid-7613,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Rythm 0 – Marina Abramovic

#HOY en la #fotodelasemana haremos foco las fotografías de la performance “Rythm 0”, realizada por la artista Marina Abramovic. Abramovic comenzó su trayectoria artística en los años setenta y se convirtió en una de les referentes del arte contemporáneo. La característica principal y el factor en común en todas sus obras, es que en ellas utiliza su cuerpo para experimentar con la tensión y los límites.

La obra “Rythm 0” fue realizada en 1974, cuando ese tipo de arte era considerado ridículo y estaba desacreditado. Cansada de esto, decidió experimentar con los límites del público y colocó en una mesa setenta y dos objetos con una instrucción: “Yo soy un objeto, puedes hacer lo quieras conmigo”. En las primeras interacciones las personas utilizaron rosas, perfumes, pintaron su cuerpo y con el paso del tiempo las acciones se volvieron mas violentas. “Ellos cortaron mi cuello y bebieron mi sangre. Me cargaron y me pusieron en una mesa con las piernas abiertas y pusieron un cuchillo en el medio”, contó Abramovic.

La performance concluyó cuando un hombre colocó un arma cargada en su cabeza y el guardia de seguridad del lugar intervino y arrojo la pistola por la ventana. Durante las seis horas en donde lastimaron su cuerpo, cortaron su ropa y escupieron su rostro, ella se quedó en silencio mientras caían lágrimas por su rostro. “Todavía tengo las cicatrices de los cortes que me hicieron”, dijo la artista.

En otras performance pertenecientes a la misma serie, llamada Ritmos, ya había puesto en riesgo su integridad física pero esta fue la primera en la que perdió el control de la situación al ponerse a disposición de las personas de la sala.

“Realmente puse mi cuerpo al limite. Nunca quise morir, no estaba interesada en morir, pero sí me interesaba en cuan lejos podes empujar la energía del cuerpo humano, cuan lejos podes ir. Y entonces ves que la energía es casi ilimitada, no se trata del cuerpo sino la mente la que te empuja hacia extremos que nunca podrías imaginar”, afirmó.

Poniendo a prueba hasta donde podía llegar la audiencia, Marina puso en evidencia el reflejo de una sociedad que avanza sobre el cuerpo del otre, algo que hasta el día de hoy sigue vigente. Durante muchos años se consideró a la artista como una loca y se desacreditó su arte, pero en la actualidad su trabajo cobró la importancia que le correspondía.

En el 2010, se realizo la exposición “The artist is present” en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA), en homenaje a su trayectoria artística. Estuvieron en exposición 50 de sus obras y una performance realizada por ella.

“Lo que aprendí que que… si se lo dejas al criterio de la audiencia, ellos te pueden matar.” – Marina Abramovic

No Comments

Post A Comment