Revista Colibri | ¿De qué inclusión hablan quienes nos gobiernan?
8246
post-template-default,single,single-post,postid-8246,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

¿De qué inclusión hablan quienes nos gobiernan?

Por Maia Kisz

 

El Foro Feminista Contra el G20 es un espacio en el que confluyen mujeres, lesbianas, bisexuales, no binarias, trans y travestis para construir, desde una mirada crítica, ante el plan neoliberal que propone la llegada a nuestro país el G20. El espacio, diverso y horizontal, busca la discusión de la agenda económica y global que se intenta imponer y forma parte de la Semana de Acción Global “Fuera G20 y FMI”. Estas actividades tendrán lugar en la Ciudad de Buenos Aires y La Plata del 25 de Noviembre al 1ero de Diciembre 2018.

El foro Feminista Contra el G-20 surge de la experiencia del año pasado cuando diversas organizaciones, nacionales e internacionales, se juntaron para organizar la cumbre de los pueblos contra la OMC”, explica Paula Satta, integrante de DAWN, la Red de Investigadoras y Activistas Feministas del Sur Global Sobre el G20. “Quedó una huella desde el año pasado y se reactivó con el G20”, agrega Carolina Balderrama, docente y periodista,  quien forma parte de la red de periodistas de Argentina por una comunicación no sexista.

 

¿Qué lectura hacen de la realización del G20 en Argentina?

Paula: Hay una crítica a la profundización de las políticas que es lo que algunas organizaciones multinacionales y empresas transnacionales vienen a dejar a nuestras vidas en este encuentro. Proponen saquear nuestros territorios y generar infraestructura solo para profundizar el libre comercio y eso no se traduce en una distribución de las riquezas obtenidas, no se socializa con quienes trabajan la tierra. La intención del foro, y de la semana de acción global contra el G20 en tanto continuidad con lo que se sucedió el año pasado, no es mostrar solamente una denuncia crítica hacia estas políticas neoliberales de libre comercio y los impactos que tienen en nuestras vidas, sino que busca a su vez generar estrategias de resistencia desde nuestros feminismos y desde nuestros pueblos.

 

¿Cómo son esas estrategias de resistencia?

Carolina: Armamos el Foro Feminista para dar la discusión no solo en términos económicos, sino también en cómo desandar todos esos relatos que el neoliberalismo y el capitalismo, enmarcado en el G20, quiere imponer desde una sola manera de pensar el mundo. En un momento nos hablaron de inclusión digital, inclusión financiera, laboral y desarrollo rural. Nosotros en ese momento tomamos todo eso y lo desandamos para preguntarnos: “¿De qué inclusión están hablando?”, “¿Qué pasa que las lesbianas, travestis y trans, no estamos cuando se habla del mundo del trabajo?” y en ese sentido decimos que para que las mujeres accedamos al mundo del trabajo tiene que haber ciertas condiciones que posibiliten que nuestras vidas no sean consideradas inferiores. Uno de los ejes del G20 tiene que ver con el futuro del trabajo y nos volvemos a preguntar lo mismo. Hablan de la mujer emprendedora, pero no nos dicen en qué condiciones nos darían para eso. Porque vemos en su discurso una manera de sobrellevar tareas que en realidad, bajo las condiciones que proponen, muchas no podemos acceder por nuestra realidad material. Instalar en la agenda pública que este discurso oficial proveniente de los gobiernos, en particular el de Argentina que se propuso como anfitriona, viene de la mano de más deuda y más precarización para nuestros cuerpos es parte de la resistencia.

 

 

El G20  fue promocionando como feminista ¿Qué crítica hacen ustedes de eso?

Paula: El discurso es siempre desde una mujer blanca, heterosexual y empresaria. No muestra nuestras diversidades sexuales. También somos lesbianas, travestis, bisexuales y trans. Creemos que la perspectiva de género que muestra el G20, expresado en el Women 20 (W20), no nos representa. Desde el foro feminista estuvimos presentes en octubre contra la organización de este evento para expresarnos y decir: “no es nuestro nombre”. En el caso del W20, de lo que se habló fue de estrategias que ese grupo considera que son relevantes para diagnósticos como el desempleo y la precarización. Diagnósticos que compartimos, pero no sus respuestas. Buscan tapar los baches sin cambiar las desigualdades de nuestras vidas. Nosotres decimos: “este sistema capitalista no solo profundiza y sostiene desigualdades de género, sino que se enraíza en eso. Sin esas desigualdades de género, que a la vez están cruzadas con desigualdades de clase, no podría existir el heteropatriarcado capitalista”. Entonces nuestra crítica a la perspectiva de género de G20 y a la reunión del W20 es la instrumentalización de nuestras luchas. Nos hablan de inclusión laboral y de empoderamiento, pero nuestras voces no se ven representadas por las políticas que llevan adelante. Lo que hacen es profundizar nuestra precarización, nuestro desempleo y el saqueo de los territorios.

 

¿Qué importancia creen que tiene, en estos momentos, agruparse y formarse?

Carolina: El agruparse viene desde la historia del movimiento feminista y de la lucha de las organizaciones sociales, las mujeres campesinas y muchas otras agrupaciones de América Latina que promueven espacios, como en su momento fue el NO AL ALCA, y genera articulaciones que nos permiten internacionalizar nuestras luchas. Creemos que la agenda económica es uno de los espacios en el que las feministas nos tenemos que meter de lleno. Si bien este es un trabajo que viene hace tiempo, ahora hay una gran oportunidad de la mano de la escuela de economía feminista. Se generaron espacios para encontrarnos, compartir saberes y experiencias concretas en este sur global que han articulado de cara a todas estas situaciones de desigualdad estructural y jerarquías de poder que se ve representado en el patriarcado. Y no hablamos en términos de entelequia, sino de vivencias concretas en donde las estrategias colectivas se suman a una mirada feminista e internacionalista con la intención de seguir promoviéndola para que siga atravesando la agenda. Tenemos mucho para decir porque venimos haciendo un montón de cosas y vamos a seguir estando para dar batalla y que esta lucha sea cada vez más colectiva.

Sin comentarios

Postear un comentario