Revista Colibri | Enrique Metinides – Foto de la semana
8473
post-template-default,single,single-post,postid-8473,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Enrique Metinides – Foto de la semana

#HOY en la #fotodelasemana: compartimos al fotógrafo mexicano Enrique Metinides. Su trabajo fotográfico se caracterizó por ser considerado periodismo de nota roja.
Comenzó a sacar fotografías de accidentes a los 9 años y ganó su apodo de “El Niño” al publicar por primera vez en un diario a sus 12 años. Atraído por la tragedia, e inspirado por el cine, Metinides se encontró en cientos de accidentes, retratando con su cámara situaciones dramáticas y a las personas que se encontraban involucradas. Una parte muy importante para la composición de sus imágenes son los que el llama “mirones”, que se juntan al rededor del accidente.

“Yo en todas las películas me fijaba que cuando mataban a alguien o ponían una bomba, el culpable estaba siempre, siempre, entre los mirones. Entonces yo pensé: “¡ah chingá! voy a fotografiar a toda esa gente, porque a lo mejor por ahí sale el criminal”.

También en su labor se encuentran relatos de momentos difíciles que viven las personas, como el que compartiremos hoy. Enrique se encontró con el accidente de una pequeña niña que murió atropellada por un autobús. La madre al no tener dinero, comenzó a pedir ayuda para comprar el ataúd para su hija en una tienda de féretros. Pudo conseguirlo gracias a la solidaridad de la gente y luego tuvo que recorrer nueve kilómetros cargándolo, para llegar a la morge donde se encontraba su hija. El fotógrafo decide acompañarla en ese trayecto y fotografiar a la mujer que se encontraba quebrada por la muerte de su pequeña. “El fotógrafo y el periodista deben ser la voz del pueblo, de los pobres, de los que no tienen cómo defenderse”, afirmaba. Logrando imágenes que conmueven, Metinides nos acerca con su lente a una perspectiva distinta de la muerte y la tragedia.

“El morbo existe en todos: en el que lee la nota, en el homicida, en el reportero, en los mirones. Pero, a pesar de que hay que tomar la foto
incluso con morbo, yo nunca quise quedarme ahí, quise hacer algo artístico, otro tipo de periodismo, con más categoría, pensando incluso en la familia de la víctima, en su dolor, en su vergüenza.”- Enrique Metinides

Sin comentarios

Postear un comentario