Revista Colibri | You: La abuelita puede ser el lobo
8518
post-template-default,single,single-post,postid-8518,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

You: La abuelita puede ser el lobo



Por Rocío Lema

Título: You.

Año:2018.

País: USA .

Directores: Sera Gamble, Greg Berlanti.

Genero: Crimen, drama.

Reparto: Penn Badgley, Elizabeth Lail, Shay Mitchell, Zach Cherry, Nicole Kang, Luca Padovan.

You es una serie estadounidense, producida por Netflix. Protagonizada por Elizabeth Lail, Pen Badgley y basada en la novela con el mismo nombre de Carolina Kepnes.

Beck, la protagonista, aspira a ser escritora. Es rubia y sus ojos brillan de forma particular. Suele no usar corpiño, dato que la serie resalta a los 5 minutos de iniciar el capítulo número uno. Tiene citas por Tinder, mientras supera un “desamor”. Su padre tuvo problemas con las drogas y sus amigas ostentan su vida por las redes sociales. Joe, es gerente de “Mooney´s”, librería con reliquias antiguas. Carismático, atento, lindo y enigmático. Busca al amor de su vida. Se hace amigo de Paco, su vecino de 10 años con problemas familiares, con quien tiene una relación especial, la cual le causará problemas a lo largo de la historia.

Parece tratarse de una historia de amor entre los dos. Como en muchos relatos, está basada en la idea del amor romántico, la monogamia, la “persona indicada” y el ser capaz de dar todo por el otro. El detalle, lo distintivo, es la conducta de Joe, dentro de este vínculo enfermizo.

You, sostiene características similares a otras películas o series contemporáneas, las cuales fueron muy masivas y convocantes, también controversiales como Fifty shades of Grey. En donde el protagonista, no sólo tiene rasgos patológicos y psicópatas, sino que juega a su vez con un perfil de “tipo ideal” de “hombre perfecto” que ama a la protagonista. Busca generar en el público, no una ruptura de su vínculo amoroso, sino todo lo contrario, una esperanza de que el amor triunfe. Joe se intenta meter en la cabeza de Beck y cree saber lo que ella quiere, accediendo a sus cuentas, redes sociales, le saca una especie de “identikit”, y actúa en relación a esa fantasía. La persigue a escondidas, controla y manipula e intenta eliminar todos los obstáculos que le impidan que ella “sea feliz”. Esconde su obsesión por Beck en la piel de un hombre cariñoso y preocupado.

La psicóloga Silvia Freixas, en diálogo con Revista Colibrí, nos cuenta que algo primordial en los sujetos psicópatas es que carecen de empatía, no se ponen en tono ni en el lugar del otro. No se emocionan realmente con los sentimientos de los demás. A su vez, intentan mimetizarse con su víctima, generar cierta pena, como un personaje que muestra alguna historia oscura.

Esto es lo que la serie relata, una obsesión. La historia de una relación en donde el protagonista es un acosador. Porque existen y no todos son psicópatas cómo Joe.

¿Cómo podemos identificar a un psicópata?

“Es complicado, ya que tienen una doble fachada. Lo que muestran al exterior es algo atractivo, su perfil seductor, no siempre a nivel físico, sino algo que resulte llamativo, sea simpatía, algo que tiene que ver con lo narcisista, o con el ego, que para muchas personas es atractivo”, nos cuenta Silvia.

You, es la cara de muchas realidades actuales. La abuelita, puede ser el lobo. Cuenta que los psicópatas, pero también los hijos sanos del patriarcado, no sólo son locos barbudos y harapientos que pueden estar en un baldío, o cerca de la estación del tren. Lxs acosadorxs, femicidas, y violentxs también pueden ser una cara, o gesto bonito.

El vínculo de Joe con Beck demuestra que la idea del amor romántico puede estar cubierto de mucha violencia y destrato. De muerte. “Lo hice por vos”; “vine hasta acá, porque estaba preocupado por vos”, “sé lo que necesitas” son frases que se repiten constantemente por parte del protagonista. Si bien el personaje de la serie tiene rasgos de psicópata, la psicóloga María Belén Rodríguez explica al igual que Freixas que “los psicópatas no ven al otro cómo un sujeto, sino como un objeto, que puede ser manipulado por él satisfaciendo sus deseos. No reconoce al otro como persona. Por eso manipula, y mantiene relaciones objetuales con el mundo”. El psicópata absorbe al otro, como si fuera este objeto, le saca la energía. La víctima, que antes se sentía segura, empieza a sentir que no vale nada, siente culpa, que está haciendo algo mal.

Esta objetivación caracteriza a Joe, y a su vez, la serie da cuenta, que este tipo de conductas, pueden producirse en distintos niveles, dentro de la sociedad, sin necesidad de tratarse de una patología específica. Es muy común, ver, cómo el acosador cree que tiene el poder sobre su víctima, y el macho violento, también. Lo interesante, como en muchas cosas, no es el contenido en sí, sino los discursos en torno al mismo, cómo va cambiando la construcción de ciertos temas como el acoso, abuso, relaciones, vínculos, amor, pareja.

En la redes, You generó debate, algunas posiciones sostienen que el personaje de Joe genera empatía y que sus acciones se ven justificadas porque es un psicópata. Pero ¿cuán fácil es empatizar con una persona que te revisa el celular, te persigue y te manipula todo el tiempo? Cómo espectador, ¿no se empieza a cuestionar los vínculos? You, ¿sirve como disparador de debates? ¿le pone voz a víctimas de este tipo de violencias, sea en manos de psicópatas o no? Así, otras posturas apuntan a que si no existe una lectura con perspectiva de género, puede ser una ficción peligrosa. ¿Se puede justificar una obsesión por amor? No. La serie basada en la novela de Carolina Kepnes, suscitó muchas controversias. Y sí, es tarea del feminismo cuestionarse y alertar sobre ciertas prácticas y discursos. Pero una vez más, los temas de su agenda se discutieron en lugares de trabajo, en la calle y en la familia. La violencia, los femicidios, los abusos aparecen de nuevo. Porque existen. ¿No es ahí, donde queremos estar?

Sin comentarios

Postear un comentario