Revista Colibri | Los desertores
8555
post-template-default,single,single-post,postid-8555,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Los desertores

Por Griselda Perrotta

Voy a adelantarme

Dejar de inventar excusas que me pongan en la puerta de un Italpark abandonado

o peor

esa masa verde en que lo convirtieron

Aviones que despistan para impactar contra estaciones de servicio

Trenes sin frenos

Bengalas que se atoran en un falso cielo

La ciudad sabe

de este ácido en las entrañas

cada vez que una niña vende flores en Constitución y un señor las compra

Pero callamos

Merecemos el tridente atravesándonos la carne

No supimos poner a salvo las semillas

Ya no habrá lluvias ni abejas suficientes

sombra bajo los árboles

Lo inmediato consume

Lo correcto diluye

Somos un compilado eficiente de frases de señalador

Teníamos el parque de diversiones más grande de Sudamérica

y lo cambiamos por escenarios multifunción

donde tomar mates en ronda sobre una lona de Frida Kahlo

Pero aquí estamos

Los desertores

La piel de gallina en verano

El terror de no saber si nuestras hijas podrán gritar sus nombres mañana

No alcanzarán los pañuelos para recuperar lo que nos sacaron

lo que nos dejamos arrebatar

No alcanzarán los colores

Elijamos bien las causas

porque hay un vampiro en la puerta de cada hogar

al acecho de cada suspiro nuestro

Limándose las uñas con cal

mientras nosotros

tomamos mates en ronda y nos tatuamos pelotudeces

Basta de lamento si no estamos dispuestos a reparar puentes

a construirlos, si es necesario

Seamos los símbolos

los pañuelos

Se lo debemos a cada cuerpo al costado de una ruta

A los que nunca vamos a recuperar

Tengo miedo de que el cansancio nos venza y dejemos de reconocernos

De que al saltar del balcón imaginemos alas

y nos contemos

mirando al suelo

que la televisión decía la verdad

Tengo miedo de que la lucha sea un entretenimiento de pocos

Mientras los monstruos

nos duermen al lado y los abrazamos

De que algún día

este océano

a nosotros también nos dé igual

Griselda Perrotta nació en Buenos Aires en 1976. Es traductora e intérprete en idioma inglés, abogada y docente de la Carrera de Traductorado Público en la UBA. Comparte material literario en su blog “Princesa de la Viruta”. En 2016 publicó “Frontera” (Peces de Ciudad), su primer libro de cuentos.  

Contacto:

/princesadelaviruta.blogspot.com.ar

FB: perrottagriselda

TW: @princesaviruta

Ig: @griseldaperrotta


Sin comentarios

Postear un comentario