Revista Colibri | Bestia Música, una casita lúdica
8581
post-template-default,single,single-post,postid-8581,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-12.1.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Bestia Música, una casita lúdica

Por Maia Kisz


Bestia Música es un dúo compuesto por Vero Gerez y Paloma Iturri. Jugar es la palabra que mejor describe al grupo que, con tres años de existencia, planea su primer disco para mitad de año. Resulta que en todo momento predomina lo lúdico. “No lo hacemos conscientemente, nos gusta mucho jugar. Nos sale naturalmente”, afirma la pianista, cantante, compositora e intérprete, Paloma Iturri. Este concepto queda al descubierto en las presentaciones en vivo. Cada show tiene su parte de juego y el disfrute de la acción queda a la vista.

Paloma define a Bestia como una casita en la que entran Vero y ella, pero donde también hay espacio para toda la gente que quiera participar o aportar cosas desde el amor. “El amor es lo que más nos mueve. Tanto al proyecto como a nosotras. Es la esencia misma de la música. Bestia es eso sumado a lo lúdico y el disfrute”, expresa la cantante.

Las producciones denotan que en su composición hubo espacio para el entretenimiento y eso se trasluce en melodías diversas que despiertan en el público deseo de romper la pasividad de la escucha e interpretar también las canciones de Bestia. Paloma confiesa que ha pasado por mensaje privado los acordes de algunas canciones. “A mí me flasha un montón que pase eso. Yo amo sentarme a tocar temas de otros y que pase lo mismo con mi música es algo increíble”, afirma la artista.

Bestia nació porque Vero y Paloma se juntaron y cada una le mostró a la otra una canción que tenía compuesta. A ambas les encantó y fueron haciendo arreglos sobre eso. Así es la manera de componer hasta la actualidad, siempre cuidando el disfrute que hace que lo lúdico se mantenga presente tanto en temas propios como cuando reversionan alguno ajeno.

Participaron del Ted x Woman, en 2017, donde entre otras cosas interpretaron la Canción del Jardinero, de María Elena Walsh. “Las dos amamos mucho a María Elena”, cuenta Paloma, y asegura que uno de los motivos es que es una representante muy firme y desde un lugar muy sincero, desde hace mucho tiempo. “Estaba en un momento muy heavy por la dictadura y ella hiper feminista y gay. Todo lo que no se podía hacer en esa época. Sumado a sus letras que son una daga al corazón”, explica Paloma.

En 2018 participaron del Grl Pwr, donde compartieron line up con Mimi Maura y Femigangsta. El festival irrumpió en la escena porteña dejando claro que hay muchísimas excelentes artistas mujeres en un momento en el que, debido a que la mayoría de los grandes festivales no llegan al 20% de mujeres sobre el escenario, se está pidiendo una Ley de Cupo. Un reclamo laboral y de género. Mientras, en España, el Primavera Sound hizo, por primera vez, una presentación en la que la mitad de les artistes eran mujeres.

“Me emocioné mucho cuando vi que anunciaban eso. Se me cerró la garganta. La mujer siempre estuvo en la música y está buenísimo que estemos donde tenemos que estar. No debería ser algo sorprendente o distinto”, confirma Paloma.

Los festivales también son una excusa para hacerse amigues musiques y compartir público, eso hace que haya una renovación constante. “Además todas las fechas que tenemos ahora en febrero son gratis y eso acerca nuevas personas”, manifiesta la cantante. El 15 de febrero Bestia se presentará en el Centro Cultural Recoleta, el 22 de ese mes en el Centro Cultural 25 de mayo y el 26 en Soria Bar, todo en Capital Federal. Además de tocar lo más posible en vivo, esperan tener el disco para mitad de año. “Lo venimos laburando desde hace tiempo. Es difícil grabar en Argentina de manera independiente. Hace falta tener capital y en la era Macri el dólar se fue a la mierda, pero confiamos en que va a salir”.

Sin comentarios

Postear un comentario