Loader
Aborto y Disidencias: unificación en camino
9072
post-template-default,single,single-post,postid-9072,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Aborto y Disidencias: unificación en camino

Por Luz Rodríguez

“Perder la identidad hoy, y dentro de un país democrático, es que no te respeten la ley de identidad de género, que en la facultad no te quieran poner tu nombre autopercibido, que en tu familia no te nombren con tu pronombre”, Julián Rugnone, docente transgénero.

Su nombre es Julián Ekar Rugnone y tiene 28 años: es actor, profesor de teatro y actualmente se forma en la Escuela de Teatro de Morón. Desde su lugar como disidencia hace un análisis del debate por la legalización del aborto en nuestro país con las masculinidades, la lucha LGBTIQ+, la construcción de los medios y el lugar de las trans y los trans hoy, como algunos de los tópicos en relación.  El tema central está, según él, en no quedarse meramente en una cuestión partidista y/o en cuestionarse el nivel de pertenencia que hay en cada organización con respecto al tema, sino contemplar lo que hay detrás: una extensión necesaria de derechos. De modo contrario, si no, Julián argumenta: “Se pierde el foco. ¿Cuántas personas pueden haber que piensen que esto es un puje político?”.

 

Como participación en el corto Mi cuerpo Tus ojos, la historia de Julián es retratada, junto a otras, a modo de exteriorizar todas esas identidades que el capitalismo, de la mano de su marido el patriarcado, excluye.

¿Qué avances ves, desde la comunidad LGBTIQ+, en la actualidad con respecto a las luchas por el reconocimiento de derechos?

Tenemos la identidad de género, la ley del matrimonio igualitario y la ESI. En términos de reconocimiento y acompañamiento el colectivo se ha parado desde hace varios años con un determinismo que logra ir transformando todo de a poco. El fuerte hoy está en les trans y no binaries: están teniendo empuje para decir “existimos” y creo que tiene que ver con un posicionamiento político frente a la vida. Que las travas se sigan mencionando travas tiene que ver con una identidad política y no tanto sólo con el género.

“Cuando se habla de interrupción del embarazo, dentro de este imaginario social binario, pensamos únicamente en la mujer cis y me parece que es para cuestionarse”, expresa como su disparador para argumentar a favor de la inclusión de las disidencias masculinas. El Encuentro, ahora proclamado Plurinacional, de Mujeres 2018 es un puntapié en el que Julián confía para seguir en su militancia, siendo que aún son pocas las masculinidades disidentes que se sienten interpeladas a la hora de estas convocatorias.

¿Cómo ves la militancia de la comunidad trans por el aborto legal?

Vuelvo a la esi y a la identidad de género: reconocen que hay personas que no se van a identificar con el sexo asignado al nacer y por tanto hay personas gestantes no mujeres. Si está dentro de la ley eso tiene que empezar a nombrarse dentro de las consignas y el movimiento con la misma fuerza que se nombran otras cosas. Porque sino sucede esto: “¿Cómo que hay varones embarazados?” y esa pregunta dice que se sigue reproduciendo binariedad aún habiendo ESI.

Julián confía en que, como herramientas de visibilización, el arte y la militancia en microespacios -como centros culturales y barrios- es donde más se llega pero menos se nombra. “La importancia de asumirse y que les otres vengan a hacer” preguntas es algo que valora y por eso su docencia es uno de los lugares donde más se apoya: sus alumnes ven en él algo más que sólo un profe de teatro, y encuentran en él, como disidencia, una alternativa para encaminar las relaciones sociales que nos envuelven como seres humanes.

Ahora el nuevo proyecto de la IVE incluye a mujeres y cuerpos gestantes.

¡Me alegra mucho que así sea! Así como se ha cambiado la consigna de los ENM, que ahora es plurinacional con esto todavía más. En los registros médicos no están registrados los casos de masculinidades que hayan abortado o que estén en situación de gestación. En todas situaciones te tienen que tomar tu nombre autopercibido, independientemente del nombre que figura en el DNI y si estás o no estás hormonando.

 

 

¿Cómo ves la representación de las consignas del movimiento en los medios?

Hay un trabajo perfecto de incomunicación, de sobreinformación que en verdad no dice nada y de tener a la masa controlada. El descontrol es hoy el control del capitalismo, todo forma parte de lo mismo. Y a mí me toca como docente, que digo “agarren los libros” y que no se queden con un solo diario, que salgan a leer, agarren foros, hablen con personas que quizá no es de tu entorno. Eso no sucede, porque pareciera que las 24hs del día no alcanzan y la gente empieza a mirarse el ombligo; “me conformo con ver un ratito la tele” y quizá esa tele que yo veo es la que me recorta la catedral incendiada y es la foto de la flaca en tetas.

Julián reconoce en los movimientos femeninos trans una representatividad que en los círculos de varones aún falta: “Hay una puja que está tácita y esa competitividad es patriarcal”, concluye.

2 Comments
  • Candela
    Posted at 19:57h, 15 abril Responder

    Muy buen artículo! Gracias por compartir!

  • Carola Cardozo
    Posted at 01:44h, 16 abril Responder

    Impecable! La nota y Julián 💚

Post A Comment