Loader
“No dudé ni un segundo de que se trataba de una persecución policial”
9587
post-template-default,single,single-post,postid-9587,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

“No dudé ni un segundo de que se trataba de una persecución policial”

Por Pablo Hernán Velazquez

Ilustración: Disculpe la molestia

El lunes 20 de mayo cerca de la una de la mañana iban en auto por la Colectora 9 de Julio Aníbal Suarez, de 22 años junto a Gonzalo Domínguez, de 14 años; Camila López, Danilo Sansone y Rocio Guagliarello, todes de 13 años, cuando comenzaron a ser perseguidos a los tiros por un móvil de la Policía Bonaerense. El caso tomó conocimiento masivo en la mañana del miércoles siguiente.

En la desesperación y la confusión del escape –sin tener motivo para estar escapando-, a la altura del kilómetro 111 de la colectora, el vehículo con les jóvenes chocó violentamente contra el acoplado de un camión estacionado. Producto de la colisión, perdieron la vida todes sus ocupantes salvo Rocío, quien permaneció varias semanas en estado crítico y hace unos días fue dada de alta. A un mes del conmocionante hecho, Colibrí Revista conversó con Mauricio Sansone, primo de Danilo, una de las victimas del gatillo fácil y de la violencia del Estado.

 En el momento en que tomaste conocimiento de lo que le hicieron a Danilo, ¿Cuál fue tu reacción y cuáles fueron tus primeras sensaciones?

Fue el lunes a la madrugada. Yo vivo en La Plata, me enteré por algunos familiares. Alrededor de las cinco o seis de la mañana me llamó mi hermana para avisarme que había muerto mi primo en un accidente de tránsito. Fue el primer conocimiento que tuvimos.

Las siguientes aproximaciones del tema las tuve cuando fui para allá y me comentaron que había testigos que declararon que hubo tiros, y que hubo un móvil de la policía que parecía que los había perseguido. Desde ese momento no dudé ni un segundo de que se trataba de una persecución policial donde la policía actuó como actuó y no dude ni un segundo en hacer responsable a la persona que disparó, aunque todavía no sabíamos nada. Lo sentía de alguna manera por el conocimiento en el trayecto de militancia y de estudio que he tenido, de saber cómo se maneja la propia policía, pude ver que era un caso de gatillo fácil, y solo tuvieron que pasar algunas horas más para que se confirme.

 ¿Cómo era Danilo?

A Dani lo recuerdo con dos palabras: sonrisa y solidaridad. Para mi Dani era eso, y era todo para los hermanos. Obviamente, como todo pibito de 13 años era superalegre, simpático, muy picaron. Siempre lograba lo que quería con su mirada, con su sonrisa.

¿Cómo lo recordás? ¿qué le gustaba hacer?

Recuerdo la última vez me pidió que lo lleve hasta un lugar en donde se hacía un campeonato de rap: era un verano todavía muy caluroso, y no había nadie. Fuimos con uno de los hermanitos en el auto, y les dije: “bueno Pela –uno de los más chiquitos- lo dejamos a Dani y nos tomamos un helado”, y como Dani no se quedó porque hacia un calor tremendo y no había ninguno de los que iban a hacer rap, lo que les dije fue: “vamos a tomarnos un heladito los tres, entonces”.

Él me dijo, “Mauri, ¿y cuanta plata tenés? ¿Por qué no le compramos uno para cada uno de mis hermanos?”, eso era Danilo, solidaridad pura. Todo para los hermanitos y para los amigos. A los que estaban en situación de calle los llevaba a dormir a la casa de él, les regalaba ropa, comida.

A Danilo ya lo habían detenido ilegalmente en marzo por estar rapeando en la Plaza Central…

Es correcto. No sé si en marzo, en diciembre o noviembre, no recuerdo muy bien, pero si lo detuvieron. Estuvo cinco horas detenido ilegalmente, porque la policía no puede detener a menores en la comisaría, hasta que fue la madre a buscarlo. Esto también está siendo investigado.

¿Qué responsabilidad le atribuis al Estado en lo ocurrido esa noche, y qué respuesta consideras que debería brindar ante este y otros casos similares que han ocurrido antes?

La responsabilidad es absoluta. No cabe duda de que la responsabilidad política le cabe a los gobernantes, presidentes, intendentes, y responsables en controlar las fuerzas de seguridad. La propia constitución y demás normas que nos rigen lo dicen claramente. Son los encargados de ejercer un control sobre las fuerzas de seguridad.

El otro día tanto Cristian Ritondo y María Eugenia Vidal nos recibieron en una reunión estilo “campañezca”, donde nos contaron todas las políticas que vienen haciendo para limpiar a la Policía Bonaerense, lo cual claramente es insuficiente, y por lo tanto son responsables, porque sigue siendo responsabilidad de ellos el control de las fuerzas de seguridad.

¿Cómo se cambia esto?

La respuesta para que cambie es muy compleja porque es estructural el cambio, me da la sensación. Las fuerzas de seguridad y las fuerzas armadas del Estado, en este caso la Policía Bonaerense, cumple su rol y es parte de su función también. Es parte de la función el control de la sociedad. A los sectores populares, a los pibes, las travestis y a todos los comerciantes que están en la calle, los controlan de esta manera. Hay una ocupación en el territorio que a los tipos les molesta y llevan este tipo de control.

El otro día se me venía un pensamiento. El Estado argentino que tenemos, se formó a costa de la sangre y la matanza de los pueblos originarios, que ocupaban un territorio. Los pibes de Monte ocupaban un territorio que era la plaza, así como las travestis ocupan un territorio, los manteros ocupan un territorio, la gente que anda pidiendo y juntando basura ocupan un territorio. Hay una relación en cuanto a la ocupación del territorio que no deben hacer, que a los tipos les molesta y llevan este control. Las fuerzas de seguridad llevan en parte esa función para mí.

¿Seguridad? Seguridad para la clase alta que tiene plata, están para eso, no son respuesta para la clase baja. Ahí tenes las respuestas: matanza, gatillo fácil, el caso de Facundo Ferreyra, el domingo 19 -un día antes de la Masacre de Monte- en Tres de Febrero mataron a un pibe a quemarropa, por eso sostengo que es complejo. Se puede quizás hacer un control más fuerte con otros gobiernos que sean más pro-derechos, pero es difícil porque tiene tanta autonomía y tanta fuerza los cuerpos de seguridad, tanto poder, que todos estos tipos que le dan poder se olvidan de que también voltearon presidentes, igual que las fuerzas armadas. Y esto se olvida, por eso le siguen dando poder. Así que es compleja la pregunta porque se necesita un cambio de estructura, y no me parece que, en esta estructura, en este sistema se pueda realizar un cambio y obtener respuestas positivas.

 ¿El gobierno provincial o municipal se hizo presente ante las familias o se pusieron en contacto?

Estuvieron muy presentes desde la intendencia, y también la gobernación. Ya te digo, hubo una reunión con Vidal y Ritondo en la que invitaron a las familias, se pusieron en contacto, pero la verdad es que la reunión fue casi un acto de campaña, fue contarles todo lo que ellos estaban haciendo para que estas cosas no sucedan, para limpiar a la policía.

Desde la intendencia hay que tomarlo con pinzas, porque la intendenta de Monte, Sandra Mayol, para mí, es cómplice de todo lo que sucedió. Hasta hace no mucho hacia campaña con toda la policía nueva que traían, publicitando en las redes sociales, con el eslogan de la seguridad.

Y bueno ¡Ahí está! Ahora ella salió, mostró el apoyo a la familia y demás, pero no quita la responsabilidad política que tiene respecto a lo que sucedió y su complicidad porque su propio secretario de seguridad fue el que encubrió todo lo que sucedió ni bien se produjo la masacre.

¿Cuál fue la importancia de los vecinos y vecinas de San Miguel del Monte para el avance de la investigación?

La importancia fue absoluta, sin eso no se hubiese logrado nada, la justicia está ahí. El poder judicial administra y en parte las sentencias son un poco injusticia. La justicia está en la calle y la tiene el pueblo. Si el pueblo, si mis tíos, si los familiares no se hubiesen movido como se movieron para despertar y levantar al pueblo y abrirle los ojos de todo lo que estaba sucediendo esto sería un caso más de accidente, un armado de causa, lo hubiesen tapado por algún lado.

Pero el pueblo inmediatamente respondió, cortó la Ruta Nacional 3, quería respuestas porque sabia que en parte muchas personas que se levantaron y reclamaron tenían miedo y por eso tapaban y se guardaban un montón de cosas de la policía. La actuación de la Bonaerense en cuanto a resultado final no había tenido antecedentes tan trágicos en Monte, pero de corrupción, de violencia, de persecución a los pibes si que lo había y se sabía.

Por eso en parte fue como la gota que rebalsó el vaso, un vaso que todos venían viendo que se estaba rebalsando, por eso fue tanta la repercusión del pueblo que salto a la calle, así que la justicia para mí se encuentra ahí. Sin la decena de movilizaciones que se realizaron, esto pasaba como un simple accidente de tránsito más.

Por último, ¿qué le dirías a quienes ven como algo positivo el aumento de la violencia institucional y el gatillo fácil?

Les diría que abran los ojos, no les digo que piensen como yo ni como muchas de las personas que salieron a reclamar. No tienen que pensar como nosotros, pero si pensar, dejar de ser manipulados, que abran los ojos y las mentes.

Si ni siquiera se dan cuenta que están siendo manipulados, que pongan, aunque sea, un granito de sospecha en todo lo que escuchan y oyen y no se cuestionan. La disputa de conciencia es una tarea también para quienes pensamos que la cosa puede ser y estar mejor. Pero es difícil, porque son miles y miles de años, y son las mismas personas y los mismos argumentos que mantienen este sistema.

Entones, carcomer y filtrar en ese sistema de pensamiento es difícil, pero en principio les digo que abran los ojos y sospechen de las cosas que ven todos los días en televisión, que es la caja boba que nos enferma.

No Comments

Post A Comment