Loader
El amor es más fuerte
9616
post-template-default,single,single-post,postid-9616,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Por Luz Rodríguez

Fotografía: Belén Llanos

“Tenía 16 años cuando me enamore de Matías. Al poco tiempo de conocerlo, lo que sentía por él se me hizo muy claro: lo deseaba sexualmente, lo quería en forma plena, lo quería todo. Me encantaba. Me gustaba su forma de ser, de actuar, de hablar. Lo admiraba. Ese mismo día empezó para mí un gran conflicto”, Carlos Jauregui, primer presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA).

Puto, putito, marica, maricón, trolo, trolebús, tragasable, tragaleche, loca (el femenino como insulto nunca falta), marimacho, torta de mierda, machona, “te falta una buena pija”.


 El 28 de junio se conmemora el Día Internacional del Orgullo LGBT.

Orgullo es el amor propio.

Orgullo es gozar con quien vos desees.

Es ser sincero con uno mismo.

Es ser siempre fiel a lo propio.

Es el vivir y dejar vivir.

¿Preguntás qué es orgullo?

Orgullo es bancar.

Las miradas que congelan

Las palabras que hieren

Los chistes que insensibilizan.

Orgullo es afrontar la vida de la forma deseada, sabiendo que tu deseo es maltratado, minimizado, señalado. Es aceptarte luego de que te hayan enseñado que lo tuyo “no iba”. Es abandonar el estigma, abrazarlo y volverlo virtud. 

Pero para que este Orgullo tenga su correlato, es necesario salirse de los lugares comunes que encastran al movimiento en un conjunto de peluqueros, machonas y trabas, es dejar de asociarles a una enfermedad, es dejar de ahondar desde lo morboso y lo amarillista, es ubicar el vacío legal que impera en la consecución de derechos para acceder a las dosis hormonales necesarias, a un cupo laboral digno, a centros de formación donde no existan las miradas que golpeen, a adoptar niñes y a dejar atrás un pasado que les lastimó.

Todavía hay miedo de decir con seguridad que se es homosexual en una cena familiar, de contar en el ámbito laboral que te mudás con tu pareja, de elegir tu ropa para ir al colegio, de besarte al aire libre sin temer que te golpeen. Aún está el peligro de que vuelvas a tu casa y que te dejen en estado hospitalario. De que la Policía te detenga por besarte con tu pareja en público. De que te miren, te señalen, te griten, te vigilen.

Nos siguen pegando abajo

A principios de mes, varios sucesos homolesbotransfóbicos se dieron a conocer tanto a nivel nacional como internacional. Agencia Presentes los notificó:


1) 5 de junio: Juicio a Mariana Gómez – Besar no es delito. Tras besar en las inmediaciones de Constitución a su esposa, Rocío Girat, a fines del 2017, Mariana fue interceptada por un oficial de la policía de la Ciudad que la agredió con el argumento de que estaba fumando en un lugar no apto para ello. Mariana intentó retirarse de la estación, pero intentaron detenerla entre dos agentes y, tras ella defenderse, fue denunciada por “resistencia a la autoridad”. En el Día del Orgullo LGTBIQ+, fue sentenciada a un año de prisión en suspenso.

2) 6 de junio: Intento de asesinato a Lorena Ortega. En la ciudad de San Lorenzo, Paraguay, un grupo de tres varones y una mujer cis molieron a fierrazos a una mujer trans de 40 años luego de perseguirla en una camioneta. La amenazaron expresando con desprecio -el ingrediente inmutable de la fórmula- que la atarían y arrastrarían del vehículo atada del cuello. Comentarios entre les agresores iban y venían mientras Lorena sufría, hasta refugiarse en un baño de un motel.

3) 7 de junio: Lesboodio en Londres. Melania y Chris, una pareja de lesbianas que se encontraba paseando por la capital inglesa, se vieron en una situación de dolor y sangre a raíz de cuatro varones de no más de 18 años en un autobús. Allí las insultaron, acosaron verbal y sexualmente y finalmente los ataques físicos concluyeron con ambas dos cubiertas de sangre. Ellos querían que se besen para un goce propio: no se puede ignorar más el hecho de que una mujer -lesbiana o no, interesada o no- si no cumple con un deseo masculino es digna de recibir todo tipo de maltratos y agravios.

4) 15 de junio: Ataque a la activista trans Yhajaira Falcón. Trabajadora del Ministerio Público de la Defensa, fue atacada a  mitad de mes por un grupos de varones a dos cuadras de su casa, en el barrio de Chacarita. De esperar, fue a radicar la denuncia y les oficiales de policía que allí la “ayudaron”, la trataron de muchacho, le dijeron que su credencial laboral era trucha y detuvieron a los agresores a medias. Los tratos en el Hospital no fueron mejores: de mala manera, la atendieron con frialdad mientras Yhajaira temblaba del miedo y en shock bañada en su propia sangre.

* * * * *

Hoy, 28 de junio, desde las 17 horas la Comisión Organizadora de la 4ta Marcha Plurinacional contra Travesticidios y Transfemicidios llevará adelante su actividad desde Plaza de Mayo hasta el Congreso.

¡Al closet y los crímenes de odio no volvemos nunca más!

Contactos:
Florencia Guimaraes, Activista Travesti. Cel 1168832131 

Romina Pereyra, Activista Lesbiana. Cel 1138778620 

Mariana Monroe, Activista Travesti. Cel 1126915254

No Comments

Post A Comment