Loader
Un triunfo para la comunicación popular
9690
post-template-default,single,single-post,postid-9690,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Un triunfo para la comunicación popular

Por Luz Rodríguez

Fotografía: La Tribu Audiovisual

“La única manera de garantizar el derecho a la comunicación y la pluralidad de voces es entender que los medios comunitarios tienen una importancia central en esa pluralidad y libertad de expresión. Es entender que las comunidades están gestionando medios de comunicación”

Alejandro Demasi, Radio La Tribu

“La unión hace la fuerza”, dicen. Pues no hay nada de erróneo en eso, y la comunidad de La Tribu lo pudo comprobar. Hace 30 años la radio comunitaria, referente entre los medios populares en el país, comenzaba a transmitir desde un pequeño departamento en la calle Gascón en el barrio de Almagro. Sería ese el estudio de radio improvisado donde clandestinamente arrancó La Tribu a latir. “La comunicación es un derecho y se la debe garantizar”, rugían las primeras voces que le dieron impulso a esta radio que luego se volvería familia. En el día de ayer esta familia obtuvo legalidad oficial.

Festejo de #30añosEncendida

Festejo de #30añosEncendida

Alejandro Demasi, forma parte de la organización desde hace siete años y se desenvuelve en el área de comunicación. Se encarga, junto a otres compañeres, del taller de radio que se brinda en la cárcel de Devoto y del taller de podcast, como unas de las tantas actividades que el colectivo brinda a la comunidad además de la emisión de los programas.

Lo que tenemos

El paso a la legalidad, es decir, el reconocimiento de la radio por el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), en palabras de Alejandro,significa revalidar un camino que empezó hace 30 años. Pero La Tribu no recorrió este camino -que, confiamos, es el correcto- sola, la bancada de espacios y radios comunitarias alternativas la llevaron a conformar redes de unión y fortaleza que le otorgaron una base sólida sobre la cual levantarse como la mega-radio que es hoy; después de todo, es difícil no pensar en todas las personas que pasaron por ella dejando un poquito de esencia propia -que tanto la alimentó- para lograr convertirla en un multi-espacio que también se traduce en colores, acompañamientos, juegos, prácticas y actividades abiertas al barrio y alrededores, sesiones de cine-bar, eventos, festejos y demás.

Lo que falta

Si bien es un paso enorme y con infinidad de significados positivos para la gestión del periodismo y la comunicación popular, no todo es color de rosa. Alejandro asegura que esta confirmación legal, no obstante, no garantiza su funcionamiento”. Las ejecuciones de fondos concursables -como el FOMECA- se encuentran en baja con respecto al ENACOM, ente del cual dependen para seguir funcionando y que no está emitiendo los saldos correspondientes para que dichos concursos sigan en vigencia. Por otro lado, está la situación de la pauta oficial: la adjudicación de ésta es discrecional, no cuenta con criterios claros acerca de qué se considera y qué no para poder acceder y no hay justificaciones acerca de las irregularidades con respecto a su programa. Como ejemplo de esta pauta, La Tribu no está recibiendo fondos desde el año 2015. Las radios compañeras, por su lado, no cuentan aún con una licencia y esto genera consecuencias tales como ponerlas en situación de riesgo “en términos de legalidad/ilegalidad”. La Tribu, entendiendo el compañerismo, quiere estar ahí donde un par esté desamparado y es por eso que estará activa en las luchas colectivas para que el deseo de muches se cumpla: que la comunicación siga siendo un derecho.

Festejo de #30añosEncendida

Consideramos que nuestro proyecto era legítimo desde la primera transmisión que se hizo, la legitimidad te la dan las diferentes organizaciones, colectivos, sindicatos, centros de estudiantes, personas que escuchan y hacen. El mismo gobierno que está otorgando una licencia es el mismo gobierno que desguasó, en los puntos neurálgicos, a la Ley de Servicio de Comunicación Audiovisual, atacando a los artículos que prohibían o limitaban la concentración de medios. Sabemos que esto no termina acá, esta licencia no es fruto de la decisión de un gobierno: lo que se consiguió es producto de una lucha colectiva”.

No Comments

Post A Comment