Loader
Día de la futbolista, otro gol del feminismo
9893
post-template-default,single,single-post,postid-9893,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Día de la futbolista, otro gol del feminismo

La historia del primer mundial de las pibas
21 de agosto: ¡FELIZ DÍA DE LA FUTBOLISTA!

Por Nicole Martin

¿Qué pasó barrabrava
que la hinchada está libre de machos?
¿Qué pasó barrabrava
que al final eran todo unos fachos?
Van pasando los años,
Jugadores también dirigentes
¿Qué pasó con las pibas?
Es lo que se pregunta la gente
Y las pibas te copamos la parada
Oh oh!
En las calles, en las canchas y en las camas
Oh oh!
Si tu fútbol lo cuida la Policía,
Y Nuestro fútbol es alegría,
es disidente, es feminista.

A partir del anuncio de la AFA en marzo del 2019, cuando Claudio “Chiqui” Tapia oficializó la profesionalización del fútbol femenino, la atención se puso en los colectivos de mujeres que van detrás de la pelota. Como si esto fuese algo nuevo, los medios masivos titularon que “las mujeres también juegan al fútbol”. La agenda se marcó por un hito, aquella jugada de Macarena Sánchez Jeanney, que demandó a la AFA y al Club UAI Urquiza por desvincularla en el medio del Torneo de Primera División y reclamó su incorporación como futbolista profesional: un golazo que visibilizó a un colectivo que hace años lucha por las canchas y condiciones laborales dignas. Las feministas disputan hasta los cánticos tradicionales, cambian enemistad por sana rivalidad y pretenden transformar el fútbol en un espacio libre de machos y fachos.

La historia del fútbol femenino data de muchos años atrás. Uno de los primeros goles de la historia fue marcado por Las pioneras, aquellas 17 jugadoras argentinas que disputaron en la primer Copa Mundial Femenina de fútbol de México en 1971. Por amor a la pelota y a la camiseta blanca y celeste, sin ropa ni botines, viajaron a Distrito Federal para demostrar la fuerza de sus ovarios. En “Pelota de papel 3”, la tercera edición de historias de fútbol, por primera vez escrito completamente por mujeres, el cuento escrito por Norma Saralegui, una de las jugadoras, cuenta todas las maniobras que tuvieron que hacer aquellas mujeres para desenvolverse en un país extraño y sin un mango.

El relato, presentado por Macarena Sánchez Jeanney, detalla que las había invitado un tal “Mandrake”, manager de la equipa, quien gestionó los pasajes a través de un empresario anónimo. Las 17 llegaron al aeropuerto del DF llenas de ilusión pero nadie las estaba esperando. “Ahora a lucharla-dijo una de las jugadoras en el aeropuerto, cuenta Saralegui-, quevachaché. Volver no vamos a volver. Nos quedamos acá y vemos que pasa. Afuera de la cancha vemos cómo nos las rebuscamos y adentro vamos a demostrarles a todos quienes somos”. Por la pasión al fútbol, potenciado por ese fuego interno que obliga a las mujeres a levantarnos, las jugadoras tuvieron que arreglárselas para poder subsistir sin dinero ni responsable en México.

Aunque finalmente apareció un tipo que las llevó a un hotel, las chicas llegaron a cantar boleros en un restaurant argentino a cambio de comida. A viveza criolla, vendieron fotos autografiadas, cambiaron monedas argentinas por extranjeras –a buena diferencia- y aguantaron desde el primer partido, la derrota frente a México, hasta el gran evento: el partido contra Inglaterra. Las criollitas ganaron 4 contra 1 en el Estado Azteca sin saber que ese resultado sería el hito que marcaría el Día de la futbolista. Aunque todavía sólo fue declarado en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, las que militan este frente en organizaciones interclubes, luchan porque llegue a nivel nacional.

En un contexto donde el feminismo logró intervenir casi todas las áreas de la sociedad, el fútbol no es la excepción. En 2019, las mujeres comenzaron a firmar sus primeros contratos profesionales, pero antes del anuncio de la AFA, ya se palpitaba el logro. En 2017, el “Chiqui” Tapia se auto-promovía  como “el presidente de la igualdad de género para el fútbol argentino” y, a finales del año pasado, la Conmebol esgrimía la obligación de contar con un equipo femenino a todos los clubes que pretendan participar de la Copa Libertadores o de la Sudamericana. “Las pioneras dieron el puntapié inicial y Maca hizo el gol”, sostuvieron las diferentes referentes del tema en “En el estadio y en el potrero, mujeres en el fútbol”, un evento de debate en el Anexo de Diputados de la Nación de marzo de 2019.

Macarena Sánchez Jeanney, reconocida en junio por la Legislatura Porteña como en la lucha por la igualdad de derechos laborales en el deporte, hizo incapié en la importancia de Las pioneras y, en diálogo con Revista Colibrí, expresó que la AFA tuvo que responder a su reclamo por la presión que todo el colectivo de mujeres futbolistas ejerció durante tantos años. “Ahora hay que seguir luchando por todo lo que hace que el fútbol femenino sea desigual al masculino: profesional en su totalidad, escuelitas para las más chiquitas y mayores inversiones“, agregó.

Esta idea se repitió en casi todos los discursos de aquella jornada en el anexo de diputados, donde se reunieron mujeres de diversos espacios relacionados al fútbol. Fue coordinado por la Directora de Deportes del Consejo de la Mujer en el Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH), Myriam Torres, quien afirmó a Revista Colibrí que “Poder derribar la desigualdad es una tarea ardua y nuestra tarea es lograr democrática y colectivamente una convivencia entre todas las miradas, en un feminismo pluralista”.

El planteo general es el de allanar el camino a las mujeres en el ámbito y el de organizar espacios que siembren una base de acciones general. “Necesitamos generar las condiciones para que las niñas de hoy puedan pensar en ser futbolistas y dirigentes como un proyecto de vida”, declaró a Colibrí Paula Alberastegui, subsecretaria de género y diversidad de Estudiantes de la Plata, un club que fue pionero en lanzar un spot para “nivelar la cancha” a finales del año pasado.

La tarea se da desde cada equipo en particular pero se coordina en organizaciones centrales, como Mujeres Asociadas a Clubes de Fútbol Argentino (MacFut) o la Coordinadora de Hinchas. “Este es un mundo de hombres y el fútbol está concebido para ellos, pero nosotras estamos demostrando que lo sentimos y lo vivimos igual”, sostuvo María Isabel Pérez, Presidenta de MacFut e integrante de la Comisión de Cultura de Boca, donde se avanza paso a paso hacia un área de género.

La alianza entre los clubes va en búsqueda de políticas que atraviesen a todos los equipos: protocolos para actuar en casos de violencia de género, líneas de ayuda, instancias de debate interclubes, promoción del tercer tiempo (convivencia después del partido) y educación contra la discriminación, dentro de comisiones que lleven a cabo estas y otras acciones para visibilizar la diversidad y los derechos humanos. Sánchez, la santafesina que pasó a ser un ícono del fútbol femenino, se refirió al carácter social que tiene este deporte: “El fútbol tiene que ser una herramienta para otra cosa, no solamente lo deportivo sino para la educación, la inclusión, un cambio de paradigma y para tener perspectiva de género”.

La consigna general es de incorporar espacios feministas, sobre derechos humanos y diversidad sexual. “Muchas dejamos de cantar canciones sexistas en la cancha porque ya no queremos cargar a la hinchada rival agrediendo a grupos discriminados como las minorías sexuales o calificando el bajo rendimiento del equipo a lo femenino”, dijo Florencia Duarte, responsable del área de Género de la Coordinadora de Hinchas y quien participó de “Pelota de papel 3”, un libro de cuentos de fútbol completamente escrito y editado por mujeres.

Contó que existe un cancionero feminista, que se hizo escuchar en la última marcha del 8M, donde futbolistas de todos los equipos, grandes y chicos, unieron sus camisetas para exigir el acceso pleno e igualitario a los deportes, la reglamentación de la ley de Deportes y un fútbol femenino profesional, inclusivo y disidente. Llegaron a la 9 de julio, donde jugaron un partido, y durante toda la movilización cantaron: “Y dale alegría, alegría a mi corazón, una cancha disidente es mi obsesión, que entren todos los cuerpos, gritemos gol, un caño al patriarcado y la opresión. Ya vas a ver, el fútbol va a ser de todes o no va ser, y sí chabón, llevamos en los botines… revolución”.

Dos días antes, bajo la consigna del Día Internacional de la Mujer, representantes de MacFut, AFA y Derechos humanos realizaron el primer acto de articulación entre los espacios, donde se reconoció a mujeres destacadas como Lucía Barbuto, Presidenta de Banfield, Mónica Santino, entrenadora principal de La Nuestra fútbol en la Villa 31, María Silvia Jimenez, primera y única mujer del Comité Ejecutivo de la AFA, Salomé Di lorio, representante de las mujeres árbitro y Lucila Sandoval, arquera pionera del fútbol femenino en Argentina.

Sandoval es de la tercera generación de jugadoras, e impulsa la campaña para reconocer al 21 de agosto como Día de las Futbolistas, en honor a la primera generación que jugó el Mundial femenino de México en 1971. En la jornada del IIDH, destacó la importancia del tercer tiempo y de fomentar un fútbol sin enemigos, sino rivales: “En el femenino no tiene que haber fanatismos, fue, es y será sano y tenemos que trabajar activamente para no mancharlo”.

La historia del fútbol femenino lleva muchos años. De hecho, el primer registro de un partido de mujeres se dio en 1923. Paula Ojeda, directora del área de violencia de Género en Vélez, opina que el logro en la AFA visibilizó este deporte, pero que la histórica resistencia de la sociedad se relaciona con los estereotipos que llevan a la desigualdad de género. En el club que representa, recientemente se logró anexar al estatuto social un protocolo de acción institucional ante situaciones de violencia de género, discriminación y abuso sexual.

En un procedimiento histórico, que involucra no sólo a los socios sino a cualquiera que tenga relación con el club, se empezó a trabajar en estadísticas para estudiar los casos de violencia y acoso. De allí surgió el dato de que el 18% de las consultas provienen de agresiones en las redes sociales, donde los hombres se escudan tras un perfil para insultar o acosar a las mujeres. Del total de casos, el 74% son judicializados por incluir ataques físicos.

“Aunque quedó mucho en el tintero, estamos dando pasos gigantes”, dice la representante de Vélez en diálogo con Revista Colibrí. Y agrega que piensa en un Convenio Colectivo de Trabajo para las jugadoras, licencias por maternidad, espacios para les hijes entre otras deudas pendientes como vestuarios y alojamientos dignos para las futbolistas de todo el país. En el año donde la selección argentina demostró que tiene ovarios en la Copa Mundial Femenina de la FIFA en París, Francia, se van confirmando los rumores del mensaje que baja la máxima institución del fútbol desde Suiza: el fútbol femenino es el futuro.

Fotos: Coordinadora de Hinchas

No Comments

Post A Comment