Loader
Paro docente: la represión y la violencia no serán impunes
10048
post-template-default,single,single-post,postid-10048,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Paro docente: la represión y la violencia no serán impunes

Por Pablo Hernan Velazquez

Fotografía: Alana Rodriguez

La comunidad docente chubutense está en lucha, llevaban varios días de corte pacífico cuando en la madrugada del 4 de septiembre, en la intersección de las rutas 3 y 26 al sur de Comodoro Rivadavia, llegó medio centenar de vehículos con hombres armados dispuestos a desatar la violencia contra les manifestantes. “Llegaron a eso de las 3:30 de la madrugada, tenían palos y capuchas para no permitir que se vean sus rostros”, comentó a Revista Colibrí Carina Mardones, responsable de Comunicaciones y Prensa de la Asociación de Trabajadores de la Educación de Chubut (ATECH).

A pesar de la primera versión difundida por la prensa, Noemi Barra, delegada sindical docente afirmó que los agresores no eran trabajadores petroleros, sino contratados por el secretario general del Sindicato de Petroleros, Jorge “Loma” Ávila, con pecheras del sindicalista. En contraste con este sector, la delegada resaltó “la solidaridad de base de los petroleros se hizo sentir en los 22 días de bloqueos de pozos, donando equipos térmicos, ropa comida, abrigo”.

Hace sólo algunos días, el anterior ministro de educación de Chubut, Leonardo de Bella presentó su renuncia porque “no quería terminar con un muerto en la ruta”. Tanta gravedad en este acto de violencia y de desprecio por la educación pública convirtió una Jornada Nacional de Lucha en un Paro Nacional que se desarrollo durante todo el jueves 5.

Los hechos

“Cuando nos enteramos de que había camionetas del sindicato de petroleros yendo a los cortes, los compañeros se comunicaron con nosotros”, contó a Revista Colibrí Noemi Barra, delegada sindical docente, y prosiguió: “para ejercer presión, le pedimos al sindicato que mande gente para aumentar la presencia en el corte, pero no tuvimos respuesta favorable”. Se podía prever un posible intento de romper la protesta con violencia, según el relato de Barra: “A la noche activamos con organismos de derechos humanos para que preparen hábeas corpus y demás medidas para proteger la integridad de les manifestantes que debían bancar en la ruta”.

También solicitaron la redacción de un comunicado para advertir de la responsabilidad de cualquier hecho de violencia al gobernador Arcioni, al ministro coordinador de Gabinete Federico Massoni, al jefe de policía Miguel Gómez y al secretario general del Sindicato de Petroleros, Jorge “Loma” Ávila.

“Había muchas mujeres en la ruta -relató Barra– y le pedían tranquilidad a los hombres que bajaron de las camionetas, pero ellos les pegaron con palos, las patearon, rociaron los refugios que habían armado para soportar el frío con una sustancia de olor inflamable, y luego los derribaron para romper los bloqueos». No son pocas las voces que reclaman la responsabilidad compartida del gobernador Arcioni. Cuando las camionetas se abrían paso, les manifestantes fueron a buscar a la guardia policial para dar aviso y la respuesta que recibieron fue “tenemos la orden de quedarnos guardados”.

Además, el ministro Massoni fue visto en las inmediaciones del lugar momentos antes de un oportuno corte de luz justo en la zona del ataque, lo que permitió una mayor impunidad. Ante esto, Barra denunció que “se libero la zona” para el accionar de la patota.

La lucha de los docentes de Chubut

“Hace siete semanas que los docentes estamos de paro porque no cobramos nuestro salario en tiempo y forma”, dijo Barra y describió que el 30 de agosto se cobró el último de las tres cuotas en los que se pagó el mes de julio, aún no sabemos cuándo vamos a cobrar el mes de agosto, y mucho menos cuándo vamos a percibir lo correspondiente a la cláusula gatillo, firmada en febrero. Además, las prestaciones sociales y de salud se ven afectadas: “Estamos sin obra social, ese servicio se encuentra con intermitencias, aunque nos aplican los descuentos mes a mes”.

Pero no sólo son docentes quienes le reclaman al recientemente reelecto gobernador Mariano Arcioni: en Chubut hay escuelas que sufren de derrumbes, caída de techos, fallas o perdidas de gas y incluso inconvenientes en las calderas de calefacción. Estos son sólo algunos de los muchos problemas edilicios que aquejan a las instituciones educativas que dependen de la provincia patagónica.

“En la provincia hay al menos nueve escuelas tomadas por estudiantes desde hace veinte días en reclamo de mejoras edilicias”, remarcó Barra, y afirmó que también están siendo pacíficamente ocupadas las sedes de la Subsecretaria de Bosques y el Instituto de Seguridad Social y Seguros de Esquel por la Multisectorial de Salud, Educación y Viales.

La violencia logró una parte de su cometido: fueron levantados casi todos los cortes de ruta a excepción de la Ruta 26, que está bloqueada en el acceso a los pozos petroleros y también en el ingreso a la ciudad. También logró poner en evidencia una vez mas el accionar del Estado para reprimir las protestas de les trabajadores y dejó una advertencia del gobierno: en las últimas horas, el ministro Massoni anunció que se reunirá con la ministra de seguridad Patricia Bullrich, y dijo que “necesitamos que en Comodoro haya paz”.

Chubut en deuda

El lunes, una hora antes del violento ataque patoteril, el gobernador Arcioni dijo: “Les he pedido a los trabajadores la racionalidad y coherencia para no perjudicar a todas las actividades productivas de la provincia, que no haya más cortes de ruta porque afectan los ingresos de todo Chubut”. Barra consideró que “las declaraciones del gobernador el día anterior incitaban a pasar por arriba a los bloqueos para que pasen los trabajadores petroleros y garantizar que las empresas como Pan American Energy -que aportan el 17% de los hidrocarburos del país- no tengan perdidas”.

La predilección por el sostenimiento del negocio de privados parece ser una de las claves de gobierno en la provincia de Chubut, y no sólo es la educación publica la que sale perjudicada.

Desde el año 2016, la provincia arrastra una deuda que con las devaluaciones que el peso sufrió en ese lapso, se incrementó en un 2000%, y además sumó su firma la Pacto Fiscal propuesto por el gobierno nacional para devolverle a cambio los fondos de coparticipación federal retenidos por la gestión macrista.

Al día de hoy, Chubut no recibió esos fondos, y además el 70% de los fondos presupuestarios se van en el pago de intereses de deuda. De mantener ese nivel de pago, la provincia podría destinar fondos a otras áreas recién en 2026.

“Esto lleva a más ajuste y lo vivimos fuertemente en salud y educación”, lamentó la delegada sindical docente, y se refirió a la situación del sistema de salud: “Los compañeros de salud sostienen las medidas de fuerza con cortes y ocupaciones, pero garantizando las guardias mínimas, a pesar de no contar con insumos.»

Cuidar la educación

El miércoles por la noche, alrededor de 30 mil personas se manifestaron por las calles de Comodoro Rivadavia para acompañar y apoyar la lucha de les docentes, en defensa de la educación pública y para repudiar la violencia y la actitud de gobierno provincial.

Del mismo modo, las centrales sindicales convocaron a un paro nacional docente para darle mayor relevancia al reclamo, algo que no es común por tratarse un conflicto provincial.

Cuidar la educación es también cuidar a sus trabajadores, un futuro difícil les espera a los gobiernos que eligen golpear a les educadores en lugar de garantizar sus derechos.

 

No Comments

Post A Comment