Loader
Transformar el miedo en organización
10082
post-template-default,single,single-post,postid-10082,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Transformar el miedo en organización

Por Luz Rodríguez
Fotografía: Carla Peverelli

“Somos 60 organizaciones feministas y trans feministas de la cultura, la educación y los DDHH y convocamos hoy para dar un mensaje urgente a la sociedad, a los medios y a los espacios de decisión política”, Colectiva Actrices Argentinas.

Actrices Argentinas convocó, ayer a las 18:30hs, a una conferencia de prensa en la sala del Hotel Bauen. La razón de la audiencia fue precisa: una nueva denuncia penal, bajo la denominación de acoso sexual. La víctima fue Anahí de la Fuente, maquilladora y ex trabajadora del Centro Cultural San Martín en el área de comunicación. Su victimario es Diego Pimentel, ex funcionario del San Martín, quien a su vez tiene a su cargo una cátedra docente en la Universidad Nacional de las Artes. 

Julieta Díaz junto al resto de las actrices

NiUnaMenos, la Campaña (Caba), Madres Víctimas de Trata, MUCABA, MUTO, Fieras, Mujeres Audiovisuales, Estudiantes de Artes Multimediales de la UNA y Bailarinas por la Legalización son algunas de las agrupaciones junto a las que Actrices lleva esta denuncia con una base sólida, bajo el también acompañamiento de redes de abogadas, escritoras y demás trabajadoras del ámbito artístico. Mientras tanto, desde el auditorio del Bauen, se escuchaban los gritos de las compañeras periodistas y fotógrafas que, junto a cánticos sororos, no faltaron. 

En el ojo del huracán vuelve a aparecer el abuso de poder, la precarización laboral y el abandono estatal ante el desamparo de las víctimas de la violencia género sistemática, siendo el caso de Anahí sólo uno de los tantos: desde la colectiva afirman que demás denunciantes fueron (al igual que Anahí) removidas de su espacio laboral en el San Martín como castigo por animarse a hablar.

Manoseos, acercamientos sospechosos, comentarios fuera de lugar, exigencias arbitrarias, exposiciones y humillaciones son algunas de las expresas vivencias por las que las víctimas se vieron atravesadas. Frente a esto y bajo el peligro que corren les estudiantes de la rama artística, Actrices se organiza junto a sus grupas compañeras para poner el grito en el cielo y así unirse a les alumnes en un camino sano en su educación en el mundo de las artes. Es por esto que la implementación de una mirada de género en la selección justa de personal, es necesaria para quienes vayan a ocupar roles jerárquicos destacados. “El sistema debe reinventarse de raíz para garantizar un clima laboral justo y saludable”, sostiene Laura Azcurra. La eliminación y erradicación de la violencia contra las mujeres y disidencias, se siente desde la grupa, comienza ahora.

Laura Azcurra al micrófono en plena audiencia

“La persona acosada, además de soportar el trauma de haber sido arrasada por el descaro de su superior, queda desplazada de su fuente de ingresos y su espacio de pertenencia mientras el agresor conserva su puesto protegido por la impunidad de quienes le otorgan sus privilegios”, advierte Malena Sánchez desde el comunicado que sacó la organización, además de afirmar que lejos de quedar en un ámbito solamente laboral, también se extiende al académico. Los espacios universitarios y de aprendizaje, se evidencia, necesitan ser contemplados como escenarios de protección.

Anahí de la Fuente mirando a cámara

Actrices Argentinas vuelve a alzarse contra quienes buscan aprovecharse de les más vulnerables en el ambiente que les compete. Vuelven a decir basta ante a quienes quieren amedrentar, silenciar, manipular, hostigar. 

Frente a la complicidad machista, respuesta feminista y organizada.
Ya no nos callamos más.

No Comments

Post A Comment