Loader
#MenstruAcción lanza material sobre gestión menstrual
10365
post-template-default,single,single-post,postid-10365,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

#MenstruAcción lanza material sobre gestión menstrual

Por Rocío Lema

Hablemos de menstruación

Se estima que en Argentina 10 millones de personas menstrúan. Pero, ¿de qué hablamos cuándo hablamos de menstruación? ¿Hablamos de ausencia de embarazo? ¿productos de gestión menstrual? ¿cuestión del orden privado? ¿tabú?. La menstruación históricamente fue una cuestión estrictamente de mujeres y algo de lo que no se debía hablar frente a cuerpos no menstruantes. 

La organización Economía Femini(s)ta, que nació en mayo de 2015 con el objetivo de visibilizar la desigualdad de género a través de la difusión de datos, estadísticas, contenidos académicos y producción original orientadas a todo público, en 2017, a través de su campaña #MenstruAcción se propuso profundizar sobre esta cuestión y visibilizar que la menstruación también es un factor de desigualdad, sumada a la brecha salarial, la redistribución asimétrica del trabajo doméstico y la informalidad laboral que aqueja principalmente a mujeres. Entonces, se hicieron la pregunta ¿cuánto cuesta menstruar? luego de investigar, concluyeron que en 2019, la canasta nacional de productos de gestión menstrual anual ronda los 2.468 y 2.966 pesos, dependiendo si la persona utiliza toallitas o tampones.

El jueves 17 de Octubre, en el fondo del Club Social 911, en el barrio de Villa Crespo, las econofeminitas lanzaron su nuevo material educativo sobre menstruación pensado en el contexto de la educación sexual integral (ESI). Con la sala llena, mayoritariamente de mujeres con una prenda roja, las organizadoras presentaron el nuevo material. 

Agostina Mileo o “La Barbie Científica” explicó que “la idea de armar esto tiene que ver con ir completando o seguir agregando a la militancia que estamos llevando a cabo en nuestro activismo menstrual, cuando empezamos nos costaba imaginar decir menstruación o que en los medios salieran titulares con la palabra menstruación, y ese fue el primer desafío, que se instalara la palabra, dejar de usar eufemismos, cómo acto político, para empezar a reconocer ese proceso y empezar a pedir mas información”.

Fotos: Proyecto menstruar

En relación a la importancia de la ESI y su implementación, dijo “Sí bien la quita del IVA a los productos de gestión menstrual y la provisión gratuita son reclamos que están en todo el mundo, hay algo que no puede salirse del esquema político argentino y es pensar en la lucha por la identidad, y la ESI tiene todo que ver con eso, en pensar ya, no en un cuerpo que es mio, o un cuerpo que es mi decisión, si no un cuerpo que soy yo, y que esa identidad política está reflejada en espacios de construcción cómo es la escuela. La ESI siempre decimos que es un derecho, pero es un derecho que se está llevando a cabo casi a espaldas del estado, en las aulas, desde les educadores. Este material forma parte de crear y de contribuir con esa identidad colectiva, y en este contexto de recorte de ajustes, queremos aportar con este material una noción de sujeto que exceda esa individualidad y nos empiece a pensar en contexto”.

Mira el video de Agostina Mileo #NosotrasParamos de Revista Colibrí

El material educativo, consta de cuatro ejes principales:

  1. los estereotipos: abordar los mandatos de la buena menstruadora que construyeron las empresas de productos de gestión menstrual y desarmarlo. La buena menstruadora al tener acceso a estos productos puede dejarlo en el ámbito privado, y hablarlo solo con otras personas que menstrúan. Este material propone hablar de la dimensión pública de la menstruación, y cómo instancia vulneradora de derechos en muchos casos.
  2. los mitos: aborda los mitos acerca de la menstruación, tiene láminas sobre los mitos que se pueden colgar en el aula. Desmitifica que sí tenemos relaciones sexuales durante la menstruación no se puede producir un embarazo o que sí dos personas que menstrúan están juntas un tiempo, se le sincroniza. La barbie científica explica sobre esto “queremos desmitificar, pero no mediante la censura de eso que cada una cree, o diciendo que eso que sucede en tu casa es cualquiera, si no de preguntarse y cuestionarse”
  3. La pregunta, ¿cómo incorporamos los conocimientos acerca de la menstruación? 
  4. La propuesta de actividades dinámicas: dejar de lado la conferencia vertical, en donde habla el/la que sabe, y el/la que no sabe escucha. Propone cuestiones lúdicas y de trabajo en grupos.

Mileo concluyó “ les invito a que lo usen, que nos hagan comentarios sobre todo lo que crean que se puede agregar, o lo que no resulta o es complicado y que haya modificarlo. La idea de que esté en formato digital es que sea mutable y sobre todo de pensar que la creación de políticas públicas es un hecho fundamental en el camino para instalar nociones más inclusivas en la sociedad. #Menstruacción es parte de un recorrido que busca desarmar la idea de que la menstruación es cosa de mujeres, para empezar a ser un tema de estado a la hora de pensar una sociedad más igualitaria”

No Comments

Post A Comment