Loader
#Fotodelasemana Gustavo Salamie ‘Otro ser’
10517
post-template-default,single,single-post,postid-10517,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

#Fotodelasemana Gustavo Salamie ‘Otro ser’

Por Alma González

En esta edición de la #FOTODELASEMANA presentamos el trabajo de Gustavo Salamie a.k.a. Otro Ser. Sus fotografías contienen una composición muy sensible, que transmiten y recuperan la conexión del cuerpo desnudo con el territorio y la naturaleza que tiende a perderse con la vorágine del mundo capitalista. Esa sensibilidad también aparece en sus respuestas, cuando conversa con Revista Colibrí para esta sección: 

-¿Cómo comenzaste a interesarte en la fotografía?

-Mi primera cámara se la compré a un amigo cuando tenía 15 o 16 años, era una cámara panorámica, diferente a las que conocía en 35mm y cuando la vi me pobló la cabeza de imágenes surrealistas. Me acuerdo de una foto que le saqué a mi hijo, yo tendría 18 años y el 2. Está saltando en la cama de mis viejxs, desnudo, esa foto es la libertad para mí, es el recuerdo de mi infancia, inmortalizado en su infancia, en una foto. Tiene picardía, inocencia y adrenalina. Luego seguí usando otras cámaras que eran de mi familia y las llevaba a los recitales o les sacaba a mis amigos. Y siempre llevaba una cámara cuando íbamos de viaje. En mí, eso despertó curiosidad por lo documental, por la noche, por el comportamiento de las personas.

Después por alguna razón que -no tengo muy clara- dejé de sacar fotos. Estuve 5 o 6 años sin agarrar una cámara hasta que sentí la necesidad de expresarme de manera creativa. Así que fui explorando mi creatividad, probando nuevas cosas, y eso me llevó a crear mi propio lenguaje, a darme cuenta hacia donde no quería ir, a trabajar para mí y no para lo que esperaban de mí. Y cuando me di cuenta de que eso me daba la posibilidad de generar cambios profundos en mí e inspirar a otres a generar su propia transformación, fue que me entregué nuevamente a la fotografía.

Pienso que lo que me llevó a interesarme por la fotografía (y por el arte en particular) fue la búsqueda de una transformación personal y social, fue entender que la fotografía es una búsqueda y es el camino que recorras en esa búsqueda y no es sólo sacar fotos o la cámara con la que sacas fotos. Yo soy la cámara y yo soy la foto.

Es esa búsqueda que me permito encontrarme con personas que tienen algo para contar, personas con las que puedo crear, romper preconceptos, eliminar prejuicios, modificar actitudes, entender la diferencia y la diversidad, entenderme a mí y evolucionar. Hacer poesía. O sólo hacerlo por diversión, que es otra forma de hacer poesía.

-¿Por qué te interesa vincular los cuerpos con la naturaleza?

-Es parte de una búsqueda que comenzó hace años, es el lugar en el que estoy ahora, lo que estoy sintiendo. Todo pasa por el cuerpo, y lo que vivimos en esas aventuras es el encuentro directo con la naturaleza, es lo que más me importa ahora, el momento en el que está sucediendo la fotografía, donde sucede la transformación personal de todes les que estamos viviendo eso. Pero esto es ahora y puede cambiar. Seguramente vaya a cambiar.

La fotografía final, la imagen, es sólo el recuerdo de lo que fuimos. Aunque esta búsqueda actual comenzó para adentro, explorando lo que pasaba con mi cuerpo, como percibía yo el cuerpo de les demas, y cómo la sociedad percibía todos los cuerpos. Y cómo eso me afecta y nos afecta.

Me pregunto por qué asusta tanto un cuerpo desnudo y la sexualidad. Por qué genera tanto tabú. Los cuerpos desnudos son hermosos, están cargados de historias, quiero expresar esa libertad que lleva un cuerpo desnudo, vincularlo con la naturaleza, con la sexualidad, descubrir un espacio y habitarlo y disfrutarlo sin límites, hacer que la energía trascienda. Me gusta imaginar nuevos espacios, crear otros universos y después generar en la persona que ve la obra una ventana para soñar, para que imagine su propio universo, o su propia aventura. Te doy una inspiración, una invitación a que hagas tu propia transformación. La posibilidad está ahí, está en vos decidir si queres seguir la vida de la manera que te dijeron que tenías que vivirla o si queres descubrir tu verdadera naturaleza. 

-¿Cuáles son tus lugares de inspiración?

-La muerte es un lugar de inspiración, el modo en que me relaciono con ella. Las alturas, los árboles, los techos, las terrazas. Hay algo ahí en el vértigo, en la sensación de vacío y de arriesgarlo todo. Aunque no sé si siempre mis lugares de inspiración tienen que ver con lo que luego sucede. Los viajes son otra fuente de inspiración, los viajes mentales, cuando entro en una especie de universo personal donde puedo imaginarme todo tipo de situaciones y puedo viajar en el tiempo. Los libros también, durante mucho tiempo fue Castaneda y sus historias sobre las enseñanzas de Don Juan Matus, lo que me daba la inspiración para imaginarme cosas. Creo que todo eso y la música, la música es una fuente continua de inspiración. La música y mis amigues artistas.

-¿De qué manera creas la idea/composición de las fotografías?

-Tengo imágenes en mi mente. Creo que la composición está dentro mío, es mi forma de ver y simplemente sucede. Hay una idea general que está vinculada a una pregunta anterior donde hablamos sobre cuerpos y naturaleza. Hay una idea de libertad, de correr los límites. De vivir el momento y de ahí que cada espacio explorado se convierte en escenografía y en escenario de una búsqueda en la que estoy inmerso. En esta idea general del trabajo que estoy realizando actualmente está presente la idea de “manada” como grupo de exploración y de experimentación a través del viaje, de lo nómade, del compartir con les otres en términos de comunidad un espacio. Y de recorrer ese espacio y hacerlo nuestro, de reconocerlo, de hacerlo parte del juego que estamos creando.

-¿Cómo llegan a vos les modeles? ¿De qué manera te vinculas con elles durante las fotos?

-No hay una búsqueda particular en cuanto a “les modeles”, me gusta mucho experimentar con amigues, siento atracción a experimentar con otres artistas, con personas que estén vinculadas al arte o que compartan mis mismas expresiones, que puedan comprender hacia donde estoy yendo. Pero también siento atracción hacia las personas que nunca posaron, que nunca fueron fotografiadas desnudas. Cuando me encuentro con este tipo de personas y siento o me muestran su curiosidad y sus ganas de experimentar por primera vez se me presenta como todo un desafío. Es como abrir una ventana o un portal y decirle: “Mirá todo ese mundo es tuyo, está ahí y existe para vos, ahora sabes que tenes esa opción” y cuando eso pasa suceden cosas, hay una liberación, una transformación, sale algo oscuro, algo que tenías guardado para darle lugar a algo nuevo.

También me gustan ciertas actitudes, ciertas maneras de comportarse y de moverse de algunas personas, los gestos. Creo que hay algo mío y algo que quiero descubrir.

-¿Qué es lo salvaje para vos?

Mi cuarto. Mi casa.

Mi fotografía.

Tus rituales.

Una ola sin control que me arrastra hacia lo profundo.

La libertad.

Las cosas que me hacen vibrar.

Mi manera de descubrirme vivo y ese algo que me eleva ante los otros.

Mi animal y yo más tu libertad.

Mis pensamientos…

Los caballos que vimos escapar esa tarde en el sur.

Lo salvaje es eso que nos hace libres.

No Comments

Post A Comment