Loader
Oscar 2020: Natalie Portman y un vestuario que grita presente
10588
post-template-default,single,single-post,postid-10588,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Oscar 2020: Natalie Portman y un vestuario que grita presente

En los Oscar 2020, Natalie Portman fue noticia por llevar bordado en su saco de Dior el nombre de varias directoras de cine que no fueron nominadas para esa terna. No es la primera acción política de la actriz, que también es psicóloga.

Por Maii Kisz

La categoría, este año, se dirimió entre Bong Joon Ho (Parasite), Sam Mendes (1917), Todd Phillips (The Joker), Martin Scorsese (El Irlandés) y Quentin Tarantino (Once upon a time in hollywood). Una vez más, la ausencia de nominaciones a mujeres no refleja la actividad que ellas llevan a cabo como directoras.

Portman, que ya había expresado públicamente su preocupación por la falta de reconocimiento a las mujeres por parte de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, dio un mensaje contundente. Sobre su cuerpo llevó, entre otros nombres, a Greta Gerwig, Lulu Wang, Lorene Scafaria y Marielle Heller. Las nombró. Nombrar es dar entidad, otorgar lugar y hacer presente.

¿Quiénes son estas mujeres?

Greta Gerwig llevó a los cines, en 2019, la séptima adaptación de «Mujercitas». Este clásico de la literatura que cuenta con más de 150 años editado y es el segundo film de Greta como directora. Lorene Scafaria, por su parte, es actriz, escritora, directora y productora. Tres de esos roles los cumplió en «Hustlers» (Estafadoras de Wall Street). Una película inspirada en una investigación real. Lulu Wang es productora, directora y escritora y en 2019 cumplió los tres roles en «The Farewell». Mientras que Marielle Heller, actriz, directora y escritora, estuvo al frente de un equípo fílmico por tercera vez para construir «A Beautiful Day in the Neighborhood». Con diferentes trayectorias, las cuatro mujeres tienen en común el esfuerzo por realizar diversos roles y una visión para contar las cosas atravesada por sus propias vivencias.

Otros nombres del saco de Natalie son los de Amiel, Diop, Har’el, Matsoukas y Sciamma.

¿Qué otras acciones políticas realizó Portman?

Portman nació en Jerusalén, se fue a vivir a Estados Unidos de chica y se graduó en Harvard. En 2002 escribió una carta a los editores del «The Hardvar Crimson» titulada: «La diversidad israelí se muestra incluso entre los líderes». En su escrito, dejó clara su postura de señalar a los responsables políticos por las masacres en ese territorio. «Debemos avergonzarnos de cada acto de violencia y llorar a cada niño como si fuera nuestro», expresó.

En 2017, la actriz, que termina por posicionarse en referencia con sus palabras y acciones, se presentó en una marcha de mujeres, tomó el micrófono y proclamó: «Necesitamos inspirarnos en la naturaleza y recordar que tenemos el misterio de la vida y la semilla de todas las posibilidades dentro de nuestros cuerpos. Necesitamos exigir libertad del miedo y tener control sobre nuestros propios cuerpos«.

La actriz es también psicóloga y, por eso, esa relación no puede ser casual.

Recordemos que Portman ya había contado que la primera carta de un fan que abrió, a los 13 años, tras haber realizado «León el profesional», contenía el relato de una fantasía de violación hacia su persona apenas cumpliera 18 años. Lo cual la llevó a sentirse insegura de su propio cuerpo e intentar mostrarlo lo menos posible.

Un año más tarde, en 2018, fue galardonada con el premio Génesis y decidió no asistir. Los motivos, nuevamente, eran que sus acciones estén en sintonía con sus ideales.

Los Génesis fueron pensados para premiar anualmente a personas judías que han conseguido reconocimiento y excelencia en sus ámbito. En respuesta a lo que decían de ella por cancelar su asistencia, publicó algo que vale la pena leer por completo: «Mi decisión de no asistir a la ceremonia del Premio Génesis ha sido mal caracterizada por otros. Déjenme hablar por mí misma. Elegí no asistir porque no quería aparentar que respaldaba a Benjamin Netanyahu, quien iba a dar un discurso en la ceremonia.

Del mismo modo, no formo parte del movimiento BDS y no lo apoyo. Al igual que muchos israelíes y judíos en todo el mundo, puedo criticar el liderazgo en Israel sin querer boicotear a toda la nación. Atesoro a mis amigos y familiares israelíes, comida israelí, libros, arte, cine y danza. Israel fue creado hace exactamente 70 años como un refugio para refugiados del Holocausto. Pero el maltrato de aquellos que sufren las atrocidades de hoy simplemente no está en línea con mis valores judíos. Como me preocupo por Israel, debo enfrentarme a la violencia, la corrupción, la desigualdad y el abuso de poder.

Por favor, no tome ninguna palabra que no venga directamente de mí como mía. Esta experiencia me ha inspirado a apoyar a varias organizaciones benéficas en Israel. Los anunciaré pronto, y espero que otros se unan a mí para apoyar el gran trabajo que están haciendo».

A lo largo del tiempo, el reclamo que Natalie lleva adelante, a través de cada posicionamiento, no es más (ni menos) que el pedido constante de las mujeres por ser escuchadas y por tener mayor visibilidad para lograr igualdad de oportunidades.

Para leer más notas de Maii Kisz, hacé click acá

No Comments

Post A Comment