Loader
Ciudad con Francia y revolución | Revista Colibri
6883
post-template-default,single,single-post,postid-6883,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Ciudad con Francia y revolución

Quien fuera (el ya despedido y recordado escritor) Florencio Escardó la recuerda como una calle asociada a un baldío con muy antiguos árboles y una gran enredadera florecida en pasionaria; hoy esta calle se toca con la extensa Avenida Juan Bautista Justo al -casi- 5000, a la altura del barrio de Villa Gral Mitre, rodeado éste entre los barrios de Caballito, Villa Santa Rita, Villa Crespo y La Paternal.
Su nacimiento se encuentra en Tres Arroyos al 2149 y termina en Remedios de Escalada de San Martín al 2150. Es un pasaje de dos cuadras que corre entre Boyacá y Gavilán, y a unos metros de su extensión se encuentra limitando con la Plaza Dr Roque Sáenz Peña, el Instituto Cabrini y la Clínica de la Esperanza. Parece que no, pero tiene a muy poca lejanía el ya querido Parque Centenario. Su designación se hizo en la nomenclatura de la Ordenanza Nº 1424 del 30 de Diciembre de 1925.

La Fronda es como se ha conocido a lo largo de la historia a una serie de movimientos de insurrección ocurridos en la Francia de entre los años 1648 y 1653, durante la regencia de Ana de Austria y la minoría de edad de Luis XIV. El nombre de fronde evoca las hondas o tirachinas que portaban los sublevados del primer levantamiento en París. Fue la última batalla llevada a cabo contra el rey de Francia por los Grandes del reino y que continuó con la guerra hispano-francesa de 1653-1659. En esos momentos, la nación tenìa un rey de cinco años, Luis XV, una regente española, Ana de Austria y un ministro italiano, Mazarino.

 

La guerra se dividió en dos partes:

La Fronda parlamentaria (o “vieja Fronde”), que fue la que empezó la guerra, y la Fronda de los príncipes, que la continuó y la amplió  antes de ser vencida la revuelta.
La Fronda como movimiento de insurrección nació, en principio, a causa del descontento general por la crisis económica y el aumento de la presión fiscal generadas para hacer frente a la Guerra de los Treinta Años. Con la llegada de la regencia se esperaba una rebaja de las tasas, pero no fue así: el Cardenal Mazarino creyó que Francia podía soportar la guerra y no aflojó la presión. No dió el brazo a torcer.
A partir de ese momento la Fronda se convirtió en una lucha de intrigas, una puja por el poder donde los líderes eran príncipes descontentos. Gastón de Francia -también conocido como Gastón de Orleans, fundador de la Casa de Orleans, y eterno conspirador- no ocultaba su oposición a Mazarino.
El Parlamento de París libró una auténtica batalla con la regencia a propósito de los impuestos para modificar la política del reino. París era en esos tiempos, una ciudad de carácter rebelde, fácilmente inflamable, que vivía de rentas y estaba dominada por las corporaciones.

La lucha duró hasta 1652. Finalmente Condé fue vencido y Mazarino salió triunfante de la contienda y la nación, cansada de disturbios, comenzó a ser gobernada con un absolutismo sin límites.

El nombre de esta calle rememora aquella lucha llevada adelante por el pueblo de París contra los abusos más despóticos por parte de del poder reinante. ¡Vaya revolución con la que cuenta Francia en su sangre!

No Comments

Post A Comment