Loader
Historia del Encuentro Nacional de Mujeres | Revista Colibri
3875
post-template-default,single,single-post,postid-3875,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Historia del Encuentro Nacional de Mujeres

Por Nicole Martin

Este fin de semana se realizará el 32° Encuentro Nacional de Mujeres en Resistencia, Chaco. Los días 14, 15 y 16 de octubre, las autoconvocadas, pertenecientes a organizaciones sociales, políticas e independientes, realizarán talleres, actividades culturales y marcharán para volver a exigir el aborto legal, medidas en contra de la trata de personas y la ley de emergencia por la violencia de género.

La heterogeneidad de esta multitud está identificada por las nuevas voces y posturas que se materializan en las temáticas de taller incorporadas año a año. En esta ocasión y bajo la ya reafirmada consigna de «El encuentro somos todas», la marcha recorrerá las 37 cuadras que separan una de las esquinas principales de la ciudad -avenidas Castelli y Las Heras- del Parque de la democracia.

22308797_350838068675207_1001502965322342178_n

Fuente: encuentronacionalmujeres.com.ar

El Encuentro Nacional de Mujeres es más que una marcha, es un espacio de debate, formación y problematización de coyunturas. En esta ocasión, habrán 71 talleres, donde se plantearán diferentes temas a cuestionar, como sexualidades, anticoncepción y aborto, violencia y maltratos, femicidios, trata, trabajadoras sexuales, cultura de la violación, etc. Este último año, se incorporó «Activismo gordx» a la propuesta.

Metodología de los talleres

Los intercambios surgen en grupos de discusión autogestionados, donde cada participante comparte su historia y postura. Horizontalmente y levantando la mano, la tarea es discutir el temario propuesto para cada taller y elaborar conclusiones. «El corazón de los encuentros», como lo describe su página oficial, es un espacio democrático y pluralista que tiene modalidad el consenso. Es decir que no se vota, sino que se construye las conclusiones garantizando todas las expresiones presentes.

La organización de las conversaciones está a cargo de una moderadora y una secretaria designada en el momento, que tienen el rol de ordenar el debate y escribir todo lo que se discute para después elaborar las conclusiones. Al terminar el encuentro, la comisión organizadora se encarga de difundir las conclusiones de todos los talleres para ser entregadas en el siguiente encuentro al iniciar el mismo taller.

Hasta ahora han sido desarrollados en quince provincias, a lo largo y ancho del territorio argentino. La masividad de los talleres en los Encuentros ha logrado influenciar en las leyes nacionales sobre violencia contra la mujer, trata de personas, lesbianismo, la figura legal del femicidio y el matrimonio igualitario, entre otros temas.

enmardelplata

30° Encuentro Nacional de Mujeres – Mar del Plata

Historia de un movimiento social

Se realizan desde mediados de 1985 de forma anual a partir de la iniciativa de grupos de mujeres que habían presenciado la Clausura de la Década de la Mujer en Kenia, África (1985, Kenya, África) y decidieron reinvindicarla en nuestro país. Para ello convocaron a organizaciones, comisiones e independientes femeninas al Teatro San Martín de la Ciudad de Buenos Aires los días 24 y 25 de mayo de 1986. Copiando la metodología implementada en el foro de ONGs de Nairobi, se propusieron 21 talleres de diversos temas, con la posibilidad de ser ampliados con las propuestas de las participantes.

Los ejes centrales del Primer Encuentro Nacional de Mujeres fueron la situación de la mujer en la Argentina y las estrategias para el cambio de posicionamiento femenino en el mundo machista. El Encuentro finalizó con un plenario y elaboración de conclusiones, donde se expresó la diversidad y multiplicidad de experiencias, ideas y opiniones. En principio, esto demostró los acuerdos y diferencias propios de un movimiento cultural. Pero también mostró compromisos comunes: condena a la dictadura, reafirmación de la democracia y compromiso con los derechos humanos. La experiencia fue tan exitosa que se decidió seguir realizando anualmente la reunión en otros lugares y en fin de semanas largos para extender la duración.

Para el III Encuentro de Mujeres, en Mendoza, se había duplicado la cantidad de participantes. En esta oportunidad, los talleres se organizaron en función de la rama laboral, tratándose en el mismo todos los temas enmarcados en las luchas reivindicativas de las mujeres y la inquietud de la profundización en la temática feminista.

El IV Encuentro triplicó a las mujeres del primero, a pesar de la crisis económica que azotaba al país en 1989. Aunque la gran mayoría fueron autofinanciados, esa vez contó con subsidios de organizaciones internacionales que ayudaron a brindar alojamiento y comida gratuita mil mujeres de los sectores más humildes. Además, funcionó por primera vez una guardería para los niños que acompañaban a sus madres. No menos importante, esta edición tuvo repercusión en los medios masivos, destacando el indulto a los gobiernos militares y la formación de la red de feministas políticas, que luego llevaría adelante la lucha por la ley de cupos en los partidos políticos.

Como toda actividad humana, nunca fue ajena a las discusiones política propias de los debates de coyuntura, sin embargo, uno de los puntos a insistir en todos los encuentros fue la independencia del espacio autogestionado, para que no primen los partidarismos ni la influencia de los partidos hegemónicos. De hecho, una frase nacida en una de las conclusiones de los encuentros dicta:

El Encuentro es de todas, somos todas del Encuentro respetando que son multisectoriales, con gran heterogeneidad y con todo el pluralismo que componen sus integrantes

enmrosario1

31° Encuentro Nacional de Mujeres – Rosario

El objetivo de los Encuentros, en general, es el reclamo de derechos y de la finalización del régimen patriarcal. Según la Real Academia Española, se trata de una “organización social primitiva en la que la autoridad es ejercida por un varón jefe de cada familia”. En un mundo machista, este orden afecta tanto a hombres y mujeres porque promueve roles pre-marcados que los sitúan en relaciones desiguales de poder.

Además, siempre se focalizó en la “Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito: educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir” como reclamo histórico. En las masivas marchas ha prevalecido el histórico pañuelo verde por encima de los carteles, en símbolo de dicha consigna.

IMG_0396

Foto: Colibrí Revista

Otro factor común de las ediciones fue el desagrado provocado a sectores fundamentalistas de la Iglesia Católica. Históricamente, hombres y mujeres de este sector han obstaculizado la organización de los encuentros a través de campañas en contra del mismo y hasta tratando de convencer a los directores de las escuelas que rechacen los talleres. En la 29º edición en Salta, medios eclesiales divulgaron que el objetivo principal del encuentro era la disolución de la familia, llamando a la acción para evitar su realización.

Es por eso que el encuentro en general siempre termina con un momento de mucha tensión, cuando las manifestantes llegan a la Catedral de la sede. Si bien es un escenario complejo, la masividad de mujeres que se suman al espacio de empoderamiento hace cada vez más difícil para los sectores conservadores frenar a la multitud femenina que no está dispuesta a dar un paso atrás.

enmrosario

La primera represión ocurrió hace dos años, cuando más de 65 mil mujeres asistieron al evento en Mar del Plata. En esa ocasión, y en el encuentro siguiente, en Rosario, la policía reprimió con balas de goma y gases a las manifestantes, detuvo a las mujeres que estaban en la Catedral y realizó detenciones arbitrarias por los alrededores. En ambos operativos, todo el recorrido de la marcha estuvo liberado, incluyendo bancos, escuelas, hospitales y plazas públicas, exceptuando a la Catedral, donde se encontraban las fuerzas represoras.

En Chaco, las movilizadas no esperan una reacción diferente a la de los últimos dos años, a lo que respondieron con una mayor organización en materia de seguridad, como cordones de seguridad, red de contactos entre todas las orgas y un recorrido oficial que no pasa por la Catedral.

Información sobre la violencia durante el ENM en Chaco

Información sobre el 33°ENM en Chubut

1 Comment

Post A Comment