Loader
Gordofobia y alimentación en cuarentena - Entrevista a Delfina Lecointre | Revista Colibri
11078
post-template-default,single,single-post,postid-11078,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Gordofobia y alimentación en cuarentena – Entrevista a Delfina Lecointre

Conectades, entrevistas de cuarentena
Sexta edición: Delfina Lecointre

Por Carla Peverelli

Delfina Lecointre es modelo y activista vegana. Utiliza sus redes para hablar sobre temáticas que la interpelan como la gordofobia, ley de talles y veganismo. Le da mucha importancia a lo estético y tiene un estilo muy particular que intensifica y visibiliza su militancia.


-¿Qué implica la gordofobia en cuarentena? ¿Qué opinás de estos miedos que tiene la gente a engordar en cuarentena y lo que circula en redes?

La verdad es que estuve viendo bastante, no gente que yo sigo, sino de otros lados, memes y chistes gordofóbicos respecto a la cuarentena. Ya no sé cómo explicar el concepto de gordofobia, porque ya no es fobia, es odio directamente hacia los cuerpos, sería como gordo-odiante la palabra, pero bueno, ya tenemos gordofobia instalado, como homofobia, que tampoco es fobia, es odio, odio hacia cuerpos  y hacia las personas diferentes que no están en la norma.

Y éste odio a los cuerpos gordos se ve reflejado en un montón de ámbitos, desde la televisión que nos muestra cuál sería el cuerpo “perfecto y sano”, porque lo que tiene también esto,  es que la gente se ataja con “lo sano” para criticar tu cuerpo, ese “yo te lo digo por tu salud” y la verdad es que a nadie le importa la salud de un gordo, simplemente le está molestando que esa persona exista y tenga ese cuerpo y, por ahí, que no le moleste tenerlo y lo lleve como quiera. 

-De ahí viene esta contradicción que vemos que  exponés en tus redes que te dicen “Qué valor que tenés”,  “cuánto autoestima”.

Sí, antes eran constantes esos mensajes que recibía: “¿cómo haces para tener esa autoestima?”, que yo entiendo que no son desde un lado de maldad, lo entiendo pero no van más porque es como decirte “¿cómo te animas a creerte linda siendo gorda?”, básicamente. Otra cosa que me dicen en las redes es que mi cuerpo es “arte”, y a esas personas me gustaría preguntarles si a una persona flaca le hacen el mismo comentario, porque yo no lo veo nunca. 

-¿Creés que hay relación entre la gordofobia y el excesos de uso de redes sociales en este contexto de cuarentena? 

Sí, a ver la gente ya era gorde-odiante desde antes, pero bueno ahora con todo esto de la cuarentena y de “te quedas en tu casa” , piensan “uy, el gordo es gordo porque no para de comer y ahora va a hacer sólo eso»,  entonces asocian eso con engordar en la cuarentena.  Hay muches gordes que no se la pasan comiendo, hay metabolismos que son diferentes, o lo que fuera, pero no es cuestión de andar juzgando o criticando o tomándolo como chiste, porque también se usa al cuerpo gordo como chiste y eso quedó viejo, ya sea gordo o por otra cosa de cualquier cuerpo, como que ya no da, ya fue. Y también he visto famosos haciéndose gordos con aplicaciones para mostrar cómo van a quedar después de la cuarentena, y me sorprende que la gente no se de cuenta lo mal que está eso porque vas a los comentarios y la mayoría se lo aplauden.

-¿Encontrás relación entre el avance del feminismo y la visibilidad de la gordofobia?

Obviamente el feminismo ayudó a que se hable más de la gordofobia, pero aún hay feminismos que no incluyen a la gente gorda, pero bueno, estamos en momento de deconstruirnos, es momentos de abrir la cabeza y de deconstruirnos de absolutamente todo, desde de qué nos reímos hasta de qué comemos, de lo que consumimos en general, medios de comunicación que no ayudan para nada y que constantemente están reforzando estereotipos, no veo mucho la televisión pero a veces me sorprende una publicidad que sigan con esa línea de pensamiento. Y ni hablar de que en la tele no hay representación para cuerpos gordos, vos la prendés y todas las minas son hegemónicas, y si hay una gorda o un gordo están representados de una forma estereotipada. Al mundo de la tele, las series y demás les falta un montón.

-¿Qué opinas de la falta de talles y las marcas que se autoproclaman feministas pero no tienen todos los talles, osea que no cumplen con la ley de talles?

Bueno, no soy experta en el tema, hay personas que están más metidas en el tema como AnyBody y demás, pero bueno me ha pasado de no conseguir taller para mi así que puedo hablar del tema. Hay muchísimas marcas que se autoproclaman feministas y no tienen talles, ahí está el problema, se supone que el feminismo incluye a todos y si tu marca no tiene talles para mí no me estás incluyendo.

Siempre las excusas que meten las marcas es que es muy difícil hacer taller y que es mucho presupuesto. Yo hice ropa e hicimos talles desde el día uno así que si no hacés talles para todos es porque no querés, no porque no podés. Hay que tener más empatía porque realmente la persona que va a comprar ropa y no consigue sufre mucho y lo digo por experiencia, cuando era mas chica que aún no tenía mi lugar para comprar ropa , sufría mucho, sobre todo para comprar jeans porque tengo un culo y piernas gigantes y sufría mucho porque sentía que no encajaba y que era mi culpa.

En ese momento no me ponía a reflexionar que en realidad la que estaba mal no era yo. Al fin y al cabo siempre nos exigen más, a veces ni siquiera alcanza con ser flaco, y una como que entra en esa, por lo menos yo, cuando tenía problemas muy heavys con mi cuerpo y no aceptaba que me digan gorda porque lo sentía como un insulto. Hace un par de años que ya empecé a preguntarme por qué era un insulto.

Gracias al activismo gordo, que va de la mano del feminismo, pero en especial al activismo gordo, que también está hace muchos años, me empecé a tratar de deconstruir, obviamente no dije “ay soy gorda y me encanta mi cuerpo y me chupa todo un huevo” no , no es tan fácil y es un trabajo de autoestima muy lento. Muchas veces me preguntan, me piden consejos por el autoestima y yo lo que recomiendo es terapia, creo que la terapia ayuda mucho también , porque pueden ser inseguridades de muchas cosas, yo por ejemplo no tengo inseguridades con mi cuerpo pero sí con el tipo de  persona que soy.

Y otra cosa importante es con quién nos relacionamos, bueno, la familia una no la elige y hay que afrontarlo y luchar contra eso si son gordofobicos,  pero también en la pareja, las amistades, puede haber amistades que no colaboran en tu crecimiento o en tu autoestima.


-Hace ya tres años que comenzaste a  llevar una alimentación vegana. La gente cree que la alimentación vegana es compleja y de no tan fácil acceso, ¿es así realmente y ¿ahora en cuarentena se complejiza más serlo o es puro estigma?


Sí, se dice mucho que ser vegano es muy elitista pero es todo mentira, porque los alimentos que comen los veganos son los mismos que comen los carnívoros osea: legumbres, cereales, verduras. También piensan que comer carne y lácteos es más barato, es un pensamiento bastante errado porque está muy cara la carne, de hecho mucha gente tiene una dieta casi vegana no porque lo deciden sino porque está muy cara la carne.

Siempre van a decir estas cosas porque siempre se trata de hundir al movimiento y tirarle mierda. Se puede tener una dieta a base de plantas bastante barata, osea, para empezar está todo caro pero si lo comparamos con lo cara que está la carne, lo caros que están los huevos, y demás, se puede decir que es hasta más económico ser vegano.

-Está también la dificultad que te pone el mercado mismo, ¿no? que se encarga de distribuir los alimentos más conocidos, con los que crecimos. Y por eso nos seguimos alimentando un poco con eso, es lo más accesible. 

Sí, no sé, yo siempre digo que cuando yo, por ejemplo, empecé a dejar los lácteos, no era el mismo mercado vegano que es ahora, hoy en día se consigue todo muy fácil y a muy buen precio e incluso hasta a precios más bajos que la alimentación especista. Hoy en día es mucho más fácil, yo cuando dejé la carne no se hablaba mucho del tema, pasa un poco como con el feminismo, también, como que en muy poquitos años se masificó y creció un montón, yo creo que está buenísimo poder dar el mensaje e informar más que nada porque hay muchas cosas que se dicen que no son ciertas y está bueno aclararlas para que la gente no se confunda. En serio que la comida vegana no tiene mucha ciencia, no es difícil de hacer y no son difíciles de conseguir sus alimentos porque son alimentos que al fin y al cabo consumo todo el mundo, como fruta, verdura, legumbres, etc.


Lo que pasa con la alimentación es que  nos enseñaron a comer todo comprado, todo artificial, lo fácil, y mucha gente dice que no tiene tiempo para pasarlo en la cocina haciendo comida vegana  pero no es cierto eso tampoco, se puede hacer una re comida vegana en 20´, que también es el tiempo que quizás gastas haciendo otra comida, entonces, bueno es ir dejando de lado un poco esas cosas que nos inculcan. 

-¿Cómo dialogás con quiénes no son veganos? 

Yo personalmente trato de no tocar el tema con quién creo que no le interesa o con personas que son fanáticas de la carne, porque sé que no vamos a llegar a un punto de acuerdo pero muchas veces te dicen cosas como para molestar, con personas que tampoco pretenden abrir un poco la cabeza es al pedo.

Yo hablo mucho de veganismo con personas que se acercan o que veo que están interesadas, porque de lo que se trata es de llegar a personas desde un lado no violento, desde el diálogo e interactuar y está bueno eso pero si tenés la cabeza más abierta, porque si estás muy cerrado es difícil porque el consumo de carne y de animales es algo muy cultural. Yo lo que siempre digo es que la carne y el asado con cosas muy machistas, desde chicos a los varones les enseñan que para que sea fuerte y bien machote tiene que comer carne, un buen asado.


Todo el ritual del asado es muy machista, y patriarcal, es como que si no consumís carne a la vista de los chabones sos re débil, porque aparte el no comer carne se lo asocia a la mujer, por lo delicado, por la ensalada, por un montón de pelotudeces que ya re fueron. El aplauso es para el asado y ni hablar de la mujer que hizo la ensalada, lavo los platos, hace el postre, ¿dónde está el aplauso?

Culturalmente el patriarcado nos inculca cómo tenemos que vernos, qué tenemos que comer, entonces cuando alguien lo cuestiona y se alimenta diferente, la gente se enoja por eso porque es algo que nos enseñan desde que somos muy chiquites y cuesta desconectarse de todas estas cosas que nos han metido en la cabeza. Hablando de todo, de gordofobia, de machismo, de consumo animal. Es importante deconstruidos de todo básicamente y ahora siento que estamos en un momento de quiebre total y está buenísimo. 

No Comments

Post A Comment