Loader
Historia y Uruguay en la Ciudad | Revista Colibri
6886
post-template-default,single,single-post,postid-6886,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Historia y Uruguay en la Ciudad

El nombre de Alejandro Magariños Cervantes corresponde a un jurisconsulto, poeta y periodista uruguayo que alcanzó el máximo cargo de rector de la Universidad de la República entre los años 1878 y 1880, bajo el gobierno de General Lorenzo Latorre.
Nació en Montevideo el 3 de Octubre de 1825, y al comenzar sus estudios de derecho -en 1846- partió hacia España donde se graduó de doctor en jurisprudencia, frecuentando también el rubro del periodismo. Antes de irse había publicado en Montevideo dos cantos de su poema sobre la ciudad uruguaya. Como dato de color, y con respecto a su costado militante, también se lo relacionó fuertemente al Partido Colorado de su país.

Hoy, en la Argentina, se le rinde homenaje en una de las calles de la Ciudad de Buenos Aires.
Si nos situamos en la calle que porta su nombre, la misma se encuentra ubicada en el barrio de Villa Gral Mitre, desde donde se prolonga hasta Villa Luro atravesando Villa Santa Rita y Monte Castro. Previamente su nombre fue el de “San Martín” y su designación actual se hizo por sendas ordenanzas Nº 196 del 20 de Agosto de 1919 y la Nº 514 del 28 de Noviembre del mismo año. Nace en la Avenida San Martín al 2302 y termina en la calle Ruiz de los Llanos al 401. Corre entre Fragata Pte. Sarmiento y Nicasio Oroño.

Durante su viaje escribió una novela: La estrella del sur y el libro “Memorias de un buen hombre”, lo publicó en Málaga en 1849, y más tarde en Madrid donde estrenó una comedia titulada Percances matrimoniales (1850). Dos años más tarde apareció Celiar, una leyenda con prólogo de Ventura de la Vega en una edición ilustrada.

Allí también publicó en 1853 la colección de leyendas y artículos Veladas de invierno, Viaje Chinesco, en 1854 y los Estudios Históricos y Políticos sobre el Río de la Plata.

De regreso a su país, en 1855, fue casi de inmediato designado cónsul general en Buenos Aires (entre el año 1856 y 1857), donde estrenó un drama en verso: Amor y Patria (1857) y publicó un libro de poesías titulado “Horas de melancolía”.

Fundó con varios destacados escritores argentinos “La Biblioteca Americana” (1858), uno de cuyos volúmenes fue su libro “Brisas del Plata”. Tras su actuación como fiscal en lo civil (1860-65) en Buenos Aires  dio a conocer su novela “Caramurú”, con un tema netamente autóctono, pues se desarrolla la trama en la Banda Oriental durante la ocupación lusitano-brasileña.

Llamado por el presidente Lorenzo Batlle, integró su primer gabinete en la cartera de relaciones exteriores (1868) y de hacienda (1869). Catedrático de Derecho de Gentes (1865-80) en la Facultad de Derecho, se le nombró rector de la universidad en 1878. Sus últimas producciones literarias fueron: “Violetas y ortigas” (1884), “Palmas y ombúes”, y “el Álbum de Poesías uruguayas” (1878).

Ocupando el puesto de senador falleció en Montevideo el 17 de Marzo de 1893.
Como curiosidad: al ocupar el puesto de rector universitario se restablecen los preparatorios universitarios, se consagró la libertad de estudios y se otorgaron las primeras franquicias al Instituto Politécnico de Salto.

No Comments

Post A Comment