Loader
La convivencia de los vecinos de Flores y la coperativa El alamo | Revista Colibri
6914
post-template-default,single,single-post,postid-6914,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

La convivencia de los vecinos de Flores y la coperativa El alamo

Hace ya ocho años la cooperativa El alamo se asentó en el barrio de Flores, más precisamente en Artigas y las vías. Con algunos conflictos con los vecinos, Los trabajadores cartoneros de la cooperativa lucharon por la pertenencia de este paso, superando la estigmatización del resto de los habitantes.

Ese lugar de trabajo de los cartoneros, fue convirtiéndose de a poco en un asentamiento y el conflicto con los comerciantes y vecinos linderos estalló.

Cada vez que había un robo la culpa era del asentamiento.

La tensión fue en ascenso hasta que en marzo de 2005 vecinos y comerciantes pidieron el desalojo de los cartoneros y TBA, la empresa concesionaria del ferrocarril también reclamo el lugar a través de la justicia.

Luego de muchos conflictos, la cooperativa reclamó una solución basándose en la ley 992 que los incorporó al servicio de higiene urbana y la ley 1.854 (conocida como de “Basura Cero”) establecía que debía promoverse la participación de cooperativas y organizaciones no gubernamentales en la recolección y reciclado de los residuos y especificaba que los cartoneros “tendrán garantizada la prioridad e inclusión en el proceso de recolección de los residuos sólidos secos y en las actividades de los centros de selección”.

A mediados del año 2006, integrantes de la Asamblea, el Centro Cultural Nunca Más y vecinos del barrio formaron un equipo de apoyo técnico de la cooperativa, que además recibía el respaldo económico y logístico de la Fundación AVINA y  la colaboración entre las distintas cooperativas existentes en la ciudad.

La situación con los vecinos que querían echarlos se agravó y durante los meses de noviembre y diciembre de 2007 un grupo se concentró en Artigas y la barrera pidiendo el desalojo de los cartoneros del predio donde se estaba construyendo el parque de la estación. Querían como única solución la erradicación de los cartoneros de la Ciudad de Buenos Aires.

Finalmente, en abril de 2008, se logró el comodato del galpón de Av. de los Constituyentes y Roosevelt, propiedad del Ministerio de Derechos Humanos y Sociales de la Ciudad que lo cede a la Dirección General de Reciclado.

En noviembre de 2011 se inauguró oficialmente la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos Reciclables. Un inmueble de 800 metros cuadrados que posee dos enfardadores, una máquina clark, estacionamiento de carros, baños y oficinas para la administración, además de balanzas electrónicas y mesas para la separación y clasificación de los materiales recolectados.

Un año después, el 16 de noviembre de 2012, es presentado en sociedad el plan de gestión de la cooperativa El Álamo para la recolección, clasificación y comercialización de los residuos urbanos secos, en el marco del concurso público que había ganado.

La rúbrica de un convenio por cuatro años (el 2 de enero de 2013) con el Ministerio de Medio Ambiente y Espacio Público de la ciudad para brindar el servicio público de recolección diferenciada de residuos urbanos secos, es el corolario de una lucha de más de 10 años.

“La primera de las batallas se ganó: instalar en el barrio que hay que separar los residuos y romper con algunos prejuicios que en algunos sectores estaban muy arraigados”. (Alicia Montoya, responsable del equipo técnico de la cooperativa El Álamo)

Actualmente estan en tratativas con el Ministerio de Ambiente y Espacio Público para el traslado de la Planta de Tratamiento de la Cooperativa, localizada en la traza del futuro paso bajo nivel de la Av. de los Constituyentes y vías del ferrocarril Mitre y el consiguiente ensanchamiento de esta arteria.

La relocalización – a propuesta del Gobierno de la Ciudad y aceptada por la El Álamo – se haría en el inmueble ubicado en Av. de los Constituyentes 6259.

Ya hace casi 10 años que los vecinos conviven con la cooperativa, de una manera conflictiva pero aceptada, cada vez con más convicción.

No Comments

Post A Comment