Loader
"Tejiendo Marañas", una experiencia artística en cuarentena | Revista Colibri
11956
post-template-default,single,single-post,postid-11956,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

«Tejiendo Marañas», una experiencia artística en cuarentena

«A modo de premisa política
No soy una obra coleccionable,
mucho menos estampilla de musa para tu ego.»
de la serie «Hermosas carajiadas al patriarcado» – Lucía Celeste Velázquez

«Marañas» es una exposición virtual colectiva creada en contexto de aislamiento social preventivo y obligatorio como espacio de encuentro y producción. Sus impulsoras son Lucía Celeste Velázquez y Valentina Lodigiani, integrantes de «Compañía La Par», un proyecto cultural de Buenos Aires que nació a principios de marzo de este año y tuvo que reinventarse.  
Las palabras de sus creadoras, en conversación con Revista Colibrí, descubren cómo comenzó el proceso de Marañas y cómo lo expandieron hacia otras artistas.

«En realidad, fue una forma de nombrar una intervención que nos encontró después de una serie de coincidencias, que decidimos aprovechar porque si se alinean los planetas, que sea para tomar impulso y crear.  El 24 de marzo se acercaba y nos urgía encontrarnos para sumar nuestros cuerpos en el grito de memoria, verdad y justicia. Después vino la pandemia. Teníamos que estrenar nuestra intervención, una pequeña puesta en escena con música y poesía, pero ese mismo día arrancó el aislamiento. Nos quedamos manijas de presentar lo que habíamos armado y decidimos que la Compañía no se quedaría estancada esperando a que volviera la (mal llamada) normalidad. Iniciamos una búsqueda-construcción.
Cada una contaba con experiencias, formación y ejercicio artístico de hace más de una década. Pero teníamos otras inquietudes. Queríamos seguir encontrándonos y generando un lugar donde pudiéramos asumirnos como artistas, con confianza y libertad; y para eso, sabíamos que el espacio tenía que ser feminista, sin masculinidades ni violencias, donde se pudiera gestar una construcción artística democrática. También queríamos que el proyecto contara con el aporte de diferentes disciplinas y obvio, con las ganas de crear, apareció el deseo y la necesidad de expandir a amigas, referentes y artistas. Después de algunas intervenciones virtuales y con ganas de seguir tejiendo red, esbozamos «Marañas»,  una exposición virtual colectiva.

Convocamos a diferentes artistas y elaboramos una serie de premisas. Esta vez, además de producir, nosotras cumpliríamos otro rol: el de organizadoras, gestoras, acompañantes y curadoras. El objetivo fue entrecruzar disciplinas poniendo el eje en el estado del cuerpo durante el aislamiento social obligatorio. Además de las creaciones en sí, intentamos pensar Marañas de manera integral, es decir, presentar y difundir a las artistas participantes, y promover la reflexión sobre la propia práctica.

Creemos que lo personal es político y lo intentamos llevar a la práctica compartiendo lo que sentimos, lo entendemos como un aporte a deconstruir la figura del/la artista como la aprendimos. A último momento, sumamos también el elemento del sombrero online. Así le dimos forma a la exposición. La idea de la maraña y enredo se fue materializando, pensamos en un formato de acceso y distribución y para eso generamos una estética, creada por Valen. 

Por último, respecto a nuestro rol de curadoras, realizamos el ejercicio sororo de acompañar las producciones sin intervenirlas, simplemente dar tiempo y escucha para que las artistas puedan producir. Al reconocernos como mujeres e identidades no hegemónicas partimos de la base de que estamos en un lugar de desigualdad en esta sociedad patriarcal, y la producción artística no es una excepción. Por eso, nos juntamos, nos hacemos compañía como pares. En el camino de encontrarnos buscamos empoderarnos en nuestras propias herramientas expresivas.

La Compañía busca ser una estructura que no sólo permita producir, sino que, sobre todo, distribuya y divulgue: a la vergüenza y el silencio no volvemos nunca más.»

No te pierdas todos los Domingos las publicaciones de las obras de «Marañas», en nuestra web y redes sociales.

No Comments

Post A Comment