Loader
Ser Drag como acto político - Entrevista a Lila Llunez | Revista Colibri
11675
post-template-default,single,single-post,postid-11675,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Ser Drag como acto político – Entrevista a Lila Llunez

Conectades, entrevistas de cuarentena

Edición #16 Lila Llunez

Por Alma Chamot

Lila Llunez es un artista queer multidisciplinario; se dedica a las artes plásticas, es investigador, fotógrafo y drag. Forma parte del colectivo de artistas “Luna en piscis” y de la producción del concurso-show de Drag Kings “Carrera de Reyes”. Como Dandy Dust, su nombre drag, conecta los distintos lenguajes que desarrolla con el objetivo de desafiar y deformar los roles de género tradicionales en el arte. Logra expresar una nueva forma de corporizar el género, con una estética que no solo atraviesa lo queer, sino también lo cyborg y kinky.

-¿Qué es ser drag y qué fue lo que te motivó a serlo?

Para mí ser drag es una experiencia muy subjetiva y muy difícil de entender a través de definiciones convencionales. Medio que trato de descartar lo más posible la definición de drag. Obviamente, exceptuando que haya que explicar demasiado la práctica pero, en general, me interesa cómo lo vivo yo. Para mí, es buscar la manera de presentar en el exterior la sumatoria de contextos, estéticas, referencias, intereses, política y todo lo que conforma mi cuerpo de trabajo. Cómo encontrar la manera de corporizar eso y poder vivenciarlo exteriormente. Entiendo que para algunas personas es un acto más performativo que para otras, que se trata más de la construcción de un personaje. Yo lo vivo como una forma de ser persona en el mundo, ser una persona drag todo el tiempo pero por m0mentos lo corporiza, lo vive y se nota.

-¿Empezaste siendo drag o ya habías estudiado otros lenguajes artísticos y eso fue lo que te motivó a ser drag? 

Medio que un poco de las dos, en realidad. Porque si bien yo empecé a ser drag mucho tiempo antes de mi formación académica en arte, de todas maneras empecé de muy chico. De más chico todavía, siempre me moví en talleres de arte porque mi mamá era modelo vivo en talleres de arte. También era mamá soltera, así que yo iba con ella para todos lados. Medio que crecí entre pintores y escultores y ya modelaba. Creo que desde ahí ya empecé a sumar referencias, estilos que me gustaban. Ya tenía algo de la práctica, igualmente, porque en mi casa estaba lleno de materiales gráficos y otras cosas que me gustaban también. En el momento, no eran solamente artes plásticas sino que también me influía mucho la música que estudiaba.

Fotografía por Lila Llunez. Asistencia y vestuario por @hellboy_makeup

-Osea que esa persona drag te acompañó desde la niñez, ¿no?

Absolutamente, no conozco la vida sin ser drag y no la entendería, tampoco.

-¿Creés que es importante tener una formación artística para draguearse?

No creo que sea importante en el sentido fundamental, creo que cualquier persona que venga de cualquier formación puede hacerlo. Lo más importante del drag no es tanto cómo lo hagas sino, principalmente, que lo sigas haciendo, que lo hagas, que te movilice, que lo sientas y entonces creo que eso puede venir de cualquier lado. Después creo que la formación artística ayuda a complementar en resoluciones estéticas, sumar herramientas para acciones y gestiones técnicas, osea de ninguna manera puedo decir que mi formación artística no me ayudó, pero tampoco quisiera dar a entender que el drag es un espacio exitista que requiere de cierta formación en arte porque definitivamente no es el caso.

-¿Qué aspectos trabajás a la hora de crear el personaje?

En general, es un poco de todo. Por eso, siento que tengo mucho cruce de referencias, me gusta tomar mucho del mundo de la música, me gusta pensar cómo se vive el drag en el cuerpo, pensarlo de la misma manera en la que sentís la onda de sonido cuando estás escuchando la música que te gusta. Me interesa mucho el universo de la música, todo lo que es historia del arte, la moda, ver desfiles, miro muchas películas, me gusta mucho el cine clase B, también. No sé, siento que es un poco de todo, obviamente uno se nutre mucho de la escena local, de ver lo que están haciendo les amigues, otres drags que conocemos.

Fotógrafia de Lila Llunez. Peinado y shibari @hellboy_makeup

Fotógrafia de Lila Llunez. Peinado y shibari @hellboy_makeup

-¿Consideras que ser drag es un acto político?

¡Definitivamente! No creo que pueda concebirse una cosa separada de la otra. Entiendo que para algunas personas pueda verse más por una cuestión estética o que tal vez empiecen a experimentarlo de esa manera. No creo que para que sea un acto político tiene que estar intelegido por la persona que lo hace como un acto político sino que creo que el drag como práctica es disruptiva en si misma y desafía un montón el estándar. Requiere una forma de replantearte en la sociedad, te da toda una nueva manera de interactuar con el mundo. Es muy loco la verdad, no sé, ahora tal vez pensando desde el encierro es medio raro porque no puedo parar de remitir a cosas que me suceden en el espacio publico. Pero bueno, pensando en las viejas épocas de salir a la calle… la idea de que te subiste dragueado a un colectivo, te miró la gente alrededor, ya estás construyendo un acto de performatividad politica en sí mismo, siempre estas como generando algún tipo de reacción. 

-¿De qué forma atraviesa lo queer y lo político tu propia obra?

Lo queer creo que es lo mas intrínseco. Tiene una parte que roza lo invisible y todo lo que va de lo íntimo y lo privado en la construcción de cierta persona. Además de que el termino queer ya es un paraguas en si mismo. Para mí, ser queer es una forma de habitar el mundo, lo siento como un término muy expansivo que supera los hechos de mi identidad de género, mi orientación o mi expresión. Finalmente, es la torcedura del todo. Entonces, existir extra-normativamente me parece que constituye una base muy nuclear de cómo pensar la persona. Es cierto que también es lo que me permite cierta flexibilidad al momento de armar los looks no tener que quedarme pegado demasiado a una cosa, poder sentirme más libre, más flexible entre distintas apariciones que pueda tener.

Y creo que lo político va también muy de la mano con eso por lo mismo, existir de una manera queer en el mundo es un existir efectivamente político, no reniego de ninguna manera la política, me encanta la política, me considero una persona muy política y creo que todo drag lleva adelante una militancia, ya sea en una performance o en el mismo look. O que sea algo más subyacente por el simple hecho de estar generando ese movimiento.

Fotógrafia de Lila Llunez

Fotógrafia de Lila Llunez

-¿De que se trata el colectivo «Luna en piscis» en el cual participás?

El colectivo lo formamos con un grupo de artistas de La Plata, también es un grupo muy chico, somos un grupo de amigues que nos juntamos a hacer arte porque nos gusta y queríamos encontrar una manera de poder producir obra juntes por fuera de ciertas rigurosidades que nos estaban implicando como el habernos conocido en un contexto académico y tener que producir para ese contexto, así que nos cruzamos muy desde afianzarnos, desde lo que más nos importaba a nosotres que eran las estrategias colectivas de juntar las ideas de cariño.

Somos un grupo de personas muy cursis, muy orientados a lo kitsch, muy luna en piscis, jaja. No tenemos todos luna en piscis pero los que no tenemos luna en piscis somos piscianes, así que hay un poco de las dos cosas. Tratamos de construir desde el afecto y la cursilería toda la cantidad de formatos y cosas que podamos hacer, ya sea en virtualidad, en lo físico, no nos interesa remitirnos a una forma de hacer obra, para nosotres una obra puede ser cualquier cosa que produzcamos desde esa intención. 

-¿Y «Carrera de reyes»?, ¿cómo surgió? y, ¿cómo lo están gestionando en cuarentena?

«Carrera de reyes» es un espacio que combina el ser un concurso y el ser una gran puesta en escena, es una especie de concurso show.  No fui parte del eje fundador,  me uní dos o tres meses después del comienzo. El fundador, como drag king se sentía muy solo, digamos. En la escena local no tenía muchos pares que estuvieran haciendo lo mismo ni había un espacio donde mostrar su expresión, así que decidió fundar este espacio que de repente fue una cosa enorme, increíble y además llevamos adelante un grupo de amigues muy lindo.

Lo de la cuarentena fue un desafió muy grande y nosotros surgimos como un show en vivo y en directo en un espacio. Contábamos mucho con pensar la performance arriba del escenario y pudiendo entender también la respuesta del público. Junto a todo lo que se da en el vivo desde la dinámica de un concurso, el entusiasmo. La energía que genera el escenario es muy difícil de recuperar en estos tiempos y la cuarentena fue muy de repente, no creíamos que iba a durar tanto ni que ibamos a crear un show virtual. De alguna manera, está buenísimo. 

Lo están transmitiendo en vivo en la cuenta de instagram de carrera de reyes @carreradereyesok. Queríamos que las perfos pudieran lucirse con el mismo esplendor con el que se lo veía en vivo, hacerle justicia a lo que los participantes mandan que son cosas increíbles. Todos tuvieron que ir acomodándose también porque les pedimos  que hagan performances en sus casas. Es un cambio muy rotundo y estamos profesionalizandonos en lo que podemos, queremos que el show sea cada vez mejor desde lo visual y entablar esta nueva relación con el público desde lo remoto.

Fotografía por @armandoa.bruno

-Con todo esto que estás contando, se nota que hay mucha autogestión: ¿por qué creés que la cultura drag no se desarrolla por fuera de lo under?

Nosotros, particularmente, somos un equipo bien chico así que somos un ejemplo muy claro de autogestión pero medio que casi como todos los eventos de acá. Es una pregunta media complicada. Supongo que tiene que ver con el desarrollo mismo de la sociedad argentina que en general no ha tenido demasiado contacto con la cultura drag y lo están empezando tal vez hace algunos años por ciertos programas importados… Justamente, tiene que ver con esto de conocer el drag desde un espacio muy extranjero, entonces es difícil de adaptar a la viviencia del drag local, porque no tiene realmente nada que ver con el drag de afuera. Tuvimos que avalarnos mucho desde la autogestión y estar todo el tiempo creando espacios porque no nos dan muchos espacios más. Es un hermoso sueño la idea de salir de lo under y a la vez es un lugar muy lindo de resguardo.

-¿En qué creés que falta profundizar en los espacios de arte para que sean ámbitos más diversos o más inclusivos?

Uff, un montón. Es muy complicado de pensar, responde a esto que veníamos charlando, de que, de alguna manera las instituciones tienen que habilitar ser permeadas por todo el resto de la sociedad que, tradicionalmente, han dejado afuera. Al mismo tiempo, esas instituciones trabajan en respuesta a un público y el público no deja de ser una extensión de la misma sociedad. Entonces el cambio paradigmático se tiene que dar muy mano a mano desde las instituciones y desde la sociedad.

Por supuesto que estaría buenísimo que las instituciones sean inclusivas, que dejen ser blancas, que dejen ser cis, que dejen de ser academicistas y exitistas. Tanta cantidad de cosas que componen, todo lo que es el sistema desde la linea de directores, curadores, fundadores  de instituciones, los que premian, los que tutelan, los artistas, todas son bajadas tan autoritarias, desde una jerarquía casi vetusta. Finalmente, deja afuera prácticamente todo lo interesante que está sucediendo ahora, deja todo lo del under en el campo de lo abyecto, en el campo de lo otro, que es precisamente el campo de lo queer, también. Entonces, sería pensar en instituciones más queer. 

Para conocer más sobre Lila visitá a su sitio web @queerborg  
No te pierdas de ver la entrevista que le hicimos en vivo a través de nuestro instagram 

 

| También te pueden interesar las fotos de Catherhea Teoh
No te pierdas de leer todas nuestras entrevistas de «Conectades» 
Colaborá con Revista Colibrí ¡Somos Red!
No Comments

Post A Comment