Loader
"Maik" - Palabras de une artista trans-género no binarie | Revista Colibri
11825
post-template-default,single,single-post,postid-11825,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

«Maik» – Palabras de une artista trans-género no binarie

Texto por G Maik
Fotografía y vídeo por Eleonora Ghioldi

 

Mi nombre es Maik G. Soy artista escénico. Me identifico como persona transgénero no binarie. Eso significa que no creo que existan sólo dos géneros: varón-mujer, por lo tanto, tampoco puedo identificarme con sólo uno de ellos o con lo que socialmente está estipulado que serían características de uno o de otro, sino que mi género es un estado constante de mi ser que fluctúa entre diferentes características que una persona puede tener, ya sean más femeninas o más masculinas, por decir de algún modo.

Creo que incluso las personas que sí se pueden identificar con uno de esos dos géneros tampoco son totalmente o una cosa o la otra sino que socialmente todo está armado para que tengas que responder a uno o a otro.  Y me parece importante que podamos visibilizar la existencia de un montón de personas hace muchísimo tiempo, quizás desde los orígenes de la humanidad, que pueden manifestarse de distintas maneras según el momento.  Y que eso no implique ni un problema, ni algo tan llamativo o que no se crea que eso no es algo corriente.  Y que de ese modo tengamos menos limitaciones en cuanto a nuestra posibilidad de manifestarnos como nos sentimos.

 

Creo que sobre todo entre las personas no binaries y transgenero se da este reconocimiento, respeto y valoración por cómo cada persona se identifica y que sea de la manera que más le guste.  Yo, a través de mi identidad, trato de poder sentirme más libre cada vez, expandirme en ese sentido y usar al género como una performance porque lo es un poco, la performance de cada día, de cada momento, de cómo me siento y de poder expresarme de cada manera, sin tener que dar ningún tipo de explicación. Porque en definitiva, ¿qué es tan importante de eso? Si soy una persona como cualquier otra.

Eso corre para todes, para todas las personas.  Por eso, me parece importante que las infancias sean libres. Que no se ponga peso social sobre les niñes, les infantes para que tengan que dar con una categoría u otra.  Creo que es tiempo de tirar esas barreras que no tienen mucho sentido y de poder escuchar y visibilizar aún más a todas las personas que desde hace tiempo vienen pronunciando estas nuevas maneras de llamar al género que promueve el respeto y la libertad. Además del amor propio, incluso la creatividad.

No hay algo que sea normal.  La heteronorma mata.  La heterocisnorma mata. Genera odio, intolerancia, mucho dolor y sufrimiento. Y eso es muy injusto. Por eso, me parece importante apoyarnos, visibilizarnos, y sobre todo poder compartir nuestras experiencias de vida, escuchar mucho a quienes han hecho cosas antes, por conseguir derechos o por sostener luchas, o que con sus acciones han demostrado cosas valiosas al mundo.

Sobre todo, también me parece un acto de amor, respeto y libertad pronunciarnos a favor de que las personas pueden identificarse como quieran y disfrutar de hacer y mutar y transformarse cuántas veces quieran porque no tiene sentido limitarnos. Yo cuando nací fui asignade mujer claramente por mis órganos genitales, por tener una vagina, por nacer con vagina. Entonces crecí creyendo que éso era lo que tenía que ser: una mujer.  ¿Qué es ser mujer? Eso no tengo ni idea, pero en definitiva en relación a lo que socialmente se espera como conducta  de una mujer sí tuve un montón de reproches extraños o de situaciones confusas o contradictorias.  Pero como yo no sabia que existía la posibilidad de ser una persona transgenero nunca me lo cuestione demasiado. Simplemente siempre me deje ser y creí que yo era así.

Muchas veces recibí comentarios: de no ser lo suficientemente femenine, o ser llamativamente masculine. Me generaba cierta rareza, porque yo no me percibía ni como una cosa ni como la otra.  Yo pensaba que simplemente era una persona. Hay gente que le gusta más la destreza física, por decir algo, y gente que le gusta más otro tipo de actividades o costumbres. Pero yo no podía decir que eso corresponde a un género o a otro.  No podría hablar en términos binarios por empezar.  Pero además no lo podría aplicar a ningún género porque me parece que son cosas de las personas, que uno tiene gustos y preferencias en un momento de su vida. Y que está buenísimo darles lugar y desarrollarlas.

Intenté de algún modo encajar en la categoría mujer pero tiempo después me di cuenta que eso me generaba cierta disrupción de la imagen de mí misme, porque me daba cuanta que las demás personas me veían de una manera que no era de la manera que yo me percibía. Y eso era extraño y cuando por fin conocí a les amigues que tenía que conocer, me adentré un poco más en el conocimiento, primero y más que nada en el feminismo y el transfeminismo, y luego, conocer más acerca de las posibilidades de nombrar a los géneros que existen. Me sentí mucho más libre y más a gusto de poder nombrarme como «persona trans».

Hoy en día, no me identifico como «varón o mujer trans», sino como «persona trans». G Maik.  Trato de darme esas libertades. Sobre todo, desde la performance de todos los días, de cómo sentís vestirte, que es algo muy claro. Es una sensación, es lo que te dan ganas.

También sucede en la relación con las personas o en los roles que une puede ocupar en un trabajo, en mi actividad artística, en un grupo. Pero por sobre todo, tiene que ver por cómo me siento cada vez y eso me dio mucha libertad para poder ser y no llenarme de prejuicios en relación a mí, que ya estaban sucediendo, y poder desestimar las voces y opiniones que no me interesan, que no fomentan la libertad, sino que hablan de una limitación.

Esa es mi práctica de todos los días. Escucharme cómo me siento, cómo quiero estar, cómo quiero ser, a cada momento, con cada persona, y expresrme de ese modo. Lo más libremente posible.

Ser no binarie significa que no soy hombre ni mujer. 

 

Para conocer más sobre G-Maik podés seguirle en instagram como @maiki_sailorqueer . 

Esta producción fue realizada de forma colaborativa por ©️Eleonora Ghioldi
como parte de su proyecto en curso sobre roles de masculinidades y feminidades. 

Conocé más sobre el trabajo de  Eleonora en @muestraguerreras 


También te puede interesar
«
Detenides: relatos trans en el encierro»
Disputar la representatividad – Entrevista a Natalia Zappacosta
Colaborá con nosotres aquí 

 

 

 

No Comments

Post A Comment