Loader
Micaela Vita: voz de trinchera | Revista Colibri
14014
post-template-default,single,single-post,postid-14014,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Micaela Vita: voz de trinchera

Por Mateo Missio
(repost: Brújula Barrial

Micaela nos habla como artista, o mejor dicho, como artivista. La música para ella también es una trinchera desde donde dar la batalla para lograr un mundo mejor para las mujeres, las personas LGBT+ y las infancias, construyendo desde la ternura y el amor libre.

¿Qué recuerdos tenés de tu infancia en relación al barrio donde creciste?

Cuando nací vivíamos en Caballito, pero cuando mi papá y mi mamá se separaron fuimos asentándonos transitoriamente en diferentes barrios porteños, pululando siempre en la zona norte de la ciudad. Con mi vieja solíamos hacer mucho los fines de semana el plan de tomar el bondi e irnos a caminar por el centro, nos gustaba mucho ir al Teatro San Martin a ver obras infantiles y después andar por las librerías curioseando y eventualmente comprar algún que otro libro en oferta… tengo lindos recuerdos de esos paseos con ella.
La escuela en la que hice toda la primaria y secundaria era en Colegiales y también guardo con mucho cariño y ternura esas primeras experiencias de coquetear con la adultez, de tener ya cierta independencia y entonces salir de la escuela con amigues y caminar el barrio detrás de alguna aventura. Cruzar el puente naranja que en ese entonces pasaba sobre las vías para ir a la casa de algune, sentarnos en el barcito de la esquina que tenia las mejores medialunas con jamón y queso del mundo.

                                                                                                Saludo final de Duratierra en su show en San Telmo, Buenos Aires.

Teniendo en cuenta que ahora vivís en las sierras ¿Cómo es tener un proyecto activo en la agenda cultural y vivir fuera de una gran ciudad?

Es un desafío hermoso que abrazo y acepto porque tengo la certeza de que vivir acá potencia mi vida y la de mi familia. Es muy sano para mí habitar esta distancia con Buenos Aires, poder alejar la mirada y elegir un nuevo lugar para crear, observar y sentir diferente.
Formar parte de dos proyectos artísticos activos como son Duratierra y Triángula implica mayor organización y previsión de algunas cuestiones. Todavía es algo nuevo porque nos mudamos en plena pandemia, donde el movimiento estaba muy limitado y fue recién hace poco tiempo que la cosa comenzó a reactivarse, entonces empezamos a poner en práctica lo que habíamos imaginado como modelo de organización.
Estamos manejando las agendas de los grupos con mayor antelación, pactando ensayos intensivos tanto acá como en Buenos Aires, yendo y viniendo con bastante asiduidad, sacándole la ficha de a poco a esta nueva dinámica.

«Mi despertar como compositora vino de la mano del sacudón transfeminista»

                                                                                                                                                                 Micaela Vita

¿Cómo vinculás tu arte con la militancia feminista?

El transfeminismo me atravesó la vida y la modificó por completo. No podría mirar mi propia historia sin observar el antes y el después, la enorme mutación que fue (y sigue siendo) para mi la militancia, el artivismo, el pensamiento y la acción transfeminista.
Mi despertar como compositora vino de la mano de ese sacudón. El deseo artístico se hizo mas grande, mas expansivo, encontré otros motivos más profundos para decir, para darle nuevos lugares a mi voz, a mis palabras, para replantear mi rol como artista, mi forma de habitar los escenarios, asumiendo la complejidad de las contradicciones y reconociendo mis propios privilegios dentro del colectivo también.

¿Creés que el amor libre es una práctica feminista? ¿Por qué?

Lo veo como una forma de relacionarnos que va de la mano de la libertad y la deconstrucción de gigantes cimientos del sistema capitalista y patriarcal (de nuevo aquí los privilegios). No lo veo como una práctica amatoria obligatoria para nadie, ni dentro ni fuera de los feminismos.
Creo que el transfeminismo puso en agenda, entre otras tantas cosas, nuestro deseo. Pudimos empezar a dar discusión acerca de las formas de relacionarnos, entender que la monogamia (y la familia nuclear como su máxima exponente) se nos impuso como un modelo aparentemente único y muy conveniente para sistema. La idea del amor romántico nos pintó funcionales a un otre, a la espera de que ese alguien nos complete y nos dejó afuera de la posibilidad de mirar nuestro propio deseo y preguntarnos cómo queríamos nosotres amar.
Me parece sumamente interesante y revolucionario que se esté dando mayor visibilización a otras maneras de armar vínculos.

Los últimos shows de Duratierra son ATP y hasta participa su hije en el escenario ¿Cómo nace esta idea de incluir a las infancias?

Para Astor la música es parte de su vida desde que estaba adentro mío. En casa todo el tiempo está la música presente y él anda siempre cantando, bailando, tocando el bombo, participando de cada guitarreada. Es algo cotidiano y natural. Por eso cuando nos pidió subirse al escenario a cantar una canción fue una obviedad decir que sí. Es un tesoro incalculable para mi poder compartir la música con él y verlo disfrutar así. Ese día se subió a también Sarita (hija de Nico, baterista de Duratierra) y fue el colmo de la ternura.
Creo que desde la mirada adultocentrista fuimos dejando a las infancias bastante excluidas de situaciones que colectivamente son experiencias muy transformadoras. Todo lo que sucede en un concierto pensado y armado con amorosidad para todes no debiera dejarles afuera. Estamos luchando para crear un mundo mejor para elles, toda nuestra música les pertenece y el mejor regalo para nosotres es que se sientan abrazades por nuestra trinchera y que puedan ser libres de disfrutar, de cantar, bailar, hacer lo que deseen, sabiendo que son parte y que les estamos cuidando.

¿Qué fechas y novedades de tus proyectos musicales se vienen antes de fin de año?

Con Duratierra vamos a estar tocando durante Octubre en Paraná (Entre Rios), Rafaela (Sta. Fe) y Avellaneda (Bs.As). Después nos queda la fiesta que será en Noviembre la vuelta de la Peña Trashumante luego de la pandemia y después de eso vamos a parar para concentrarnos en la grabación del nuevo disco que nos tiene muy encendides.
Con Triángula también preparando un nuevo material sonoro maravilloso y con algunas fechas que iremos comunicando prontamente.


También te puede interesar:
Fifi Real, tango queer y disidente
Entrevista a Noruco, «Rompo todo» – Fotógrafe del mes
Por más espacios, visibilización y trabajo para las mujeres músicas

¿Querés colaborar con nosotres y disfrutar de beneficios?
SUMATE A LA RED COLIBRI 

No Comments

Post A Comment